Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Giro de Costa Rica hacia China impacta al istmo
Por James Smith - Guatemala,1 de julio de 2007

• Todos los países de la región toman distancia de la decisión «tica», por ahora

• Cancillerías de la región habían negociado su ruptura con Taiwán conjuntamente

• Empresarios guatemaltecos insinúan que su país debería romper relaciones con «viejo amigo»

La decisión de Costa Rica de darle la espalda a Taiwán y establecer nuevos lazos con China, provocó que varios analistas especularan que otras naciones de la región podrían seguir los pasos costarricenses, sobre todo Nicaragua y Panamá. En el caso de Nicaragua, con los sandinistas en el poder, las razones podrían ser históricas. Mientras que en el caso de Panamá, que ya tiene una oficina de representación comercial de China, el cambio probablemente será menos rápido, pues el Canal de Panamá le permite recibir flujos comerciales importantes de ambos lugares. Mientras tanto, aunque los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador han manifestado que se mantendrán fieles a su relación con Taiwán, algunos dicen que todo esto podría cambiar dado las nuevas realidades de una economía globalizada. Si bien los tres países han negociado Tratados de Libre Comercio con la isla, algunos empresarios han manifestado sus ansias por entrar en lo que pronto se volverá la segunda economía más importante del mundo.

¿EFECTO DOMINÓ? La decisión de Costa Rica, a principios de mes, puso en una difícil situación a los estrategas de Taipei frente a una eventual ruptura con otros aliados en Centroamérica, en especial con Nicaragua, opinan analistas.

El portavoz de Asuntos Exteriores de China, Jiang Yu, manifestó que el establecimiento de lazos diplomáticos con Costa Rica -que en abril abrió una oficina de representación comercial en el país asiático- marca un nuevo período en las relaciones bilaterales, y manifestó el deseo de que el resto de países centroamericanos sigan la tendencia de los tiempos y rompan vínculos con Taiwán. Actualmente, tenemos relaciones diplomáticas con algunos países latinoamericanos, pero estamos preparados para establecerlos con el resto, enfatizó Yu.

Para varios analistas, la siguiente ruptura más probable con Taiwán sería la de Nicaragua – sobre todo por las recientes declaraciones del vicepresidente Jaime Morales, durante el viaje a Nicaragua del ministro de Asuntos Exteriores taiwanés, Huang Chih-fang, los pasados días 22 y 23 de mayo. Morales dijo que su país, al ser soberano, podía elegir a sus propios amigos y que no podía pasar por alto la importancia de China en la economía y política del mundo (La Prensa, 13/6/07 ) .

Las palabras de Morales recordaron la promesa en su campaña electoral del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, de restablecer relaciones diplomáticas con China. No lo hizo inmediatamente debido a cuestiones internas, pero sólo es una cuestión de tiempo, dice Hoy Wu Hongjing, directora del Departamento de Latinoamérica del estatal Instituto de Relaciones Internacionales Modernas de China (EFE, 15/6/07).

Nicaragua mantuvo relaciones diplomáticas con China durante el primer gobierno sandinista (1979-1990), encabezado por Ortega, pero las suspendió cuando llegó al poder Violeta Chamorro (1990-1997), quien optó por Taiwán.

A pesar de las especulaciones, la semana pasada el ministro de Asuntos Exteriores nicaragüense, Samuel Santos, afirmó que las relaciones entre Nicaragua y Taiwán no corren peligro porque la filosofía del gobierno de Ortega trata de mantener amistad con todos los países (Europa Press, 14/6/07).

Es más, el mismo Ortega, hablando el 18 de junio ante los ministros del Medio Ambiente y Desarrollo de Centroamérica, Panamá y Belice, criticó con firmeza a China, señalando que con su comportamiento brutal está destruyendo al mundo debido a que mantienen una concepción de desarrollo no sostenible con el medio ambiente (El Nuevo Diario, 20/6/07).

Y luego hay el siempre delicado tema de la cooperación. A mediados de este mes, Taiwán confirmó que enviará a Nicaragua una planta eléctrica de 30 megavatios que se sumará a las donadas por el gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, como contribución a solucionar la crisis energética del país centroamericano.

Desde 1990, Taiwán se perfiló como un «buen socio» para Nicaragua con un promedio de US$35 millones por quinquenio en préstamos y donaciones. Taiwán también significa una cantidad significativa de inversiones principalmente en zonas francas que generan la mayor parte de los 80 mil empleos en el país.

A pesar de mantener buenas relaciones con Taiwán, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tiene contactos con el Partido Comunista de China y el gobierno de ese país, que junto a Corea del Sur y Rusia han manifestado su interés por construir un canal interoceánico en Nicaragua.

En el caso de Panamá, que ya tiene una oficina de representación comercial de China, los observadores no esperan un cambio tan rápido, pues el Canal le permite recibir flujos comerciales importantes de ambos lugares (Inforpress 1707). Es más, Panamá firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Taiwán en 2003.

Sin embargo, el gobierno de Martín Torrijos está bajo presión. El ex mandatario Ernesto Pérez Balladares, declaró hace dos semanas, que «El actual gobierno debe reevaluar la conveniencia de mantener relaciones diplomáticas con Taiwán o China, en base a lo que más convenga a los intereses nacionales en estos momentos. » Al mismo tiempo, Pérez Balladares, en cuyo gobierno se abrió la oficina comercial de China, pidió a su homólogo Torrijos que tome en cuenta la nueva política exterior de Costa Rica hacia China.

Así todo, una señal del posible distanciamiento entre Panamá y Taiwán es que el primero se abstuvo de votar el pasado mayo en la votación para el ingreso de la isla en la Organización Mundial de la Salud (OMS), al igual que lo hizo Nicaragua. Ahí, Taiwán perdió con 148 votos en contra y 17 a favor.

Recuadro . De la ideología hacia el pragmatismo

La decisión, tanto de Guatemala como de los otros países del istmo, de seguir apostando por Taiwán ha sido criticado no sólo por los posibles daños al medio ambiente, sino por obedecer a la política de la cooptación dirigida desde Taipei.

Según un informe del BID, «Esta circunstancia ha provocado un duro debate en Taiwán entre quienes consideran la compra de reconocimiento una humillación y quienes lo ven como una necesidad de las circunstancias. Esta disputa por el reconocimiento diplomático, librada a través de concesiones económicas, ha permeado a los grupos políticos en algunos países, por ejemplo, tanto en Costa Rica como en Guyana se ha acusado a algunos políticos de recibir dinero de Taiwán para sus campañas electorales.» (www.iadb.org/intal/aplicaciones/uploads/ponencias/
Foro_REDEALAP_2005_16_Cornejo.pdf .)

Según el editor del vespertino guatemalteco La Hora, Óscar Marroquín, esta cooptación se dirige no sólo a los pocos Estados que mantienen relaciones con Taiwán, «sino con quienes en cada uno de esos países tienen capacidad de influir», –una referencia a los políticos, periodistas y empresarios que fueron en su tiempo cooptados por los diplomáticos taiwaneses mediante viajes y prebendas (La Hora, 8/6/07 ).

De todos modos, según declaró a Inforpress el ex canciller Edgar Gutiérrez, los términos de China con Centroamérica tampoco abandonan la lógica de clientelismo que han marcado y tanto se critican, en el último tiempo, de las relaciones con Taiwán. «Por eso la decisión de Costa Rica se puede calificar como oportunismo, no como sentido de oportunidad», dice Gutiérrez.

El ex canciller dice que tiene indicios que las cancillerías de la región habían negociado su ruptura con Taiwán conjuntamente, pero que la decisión unilateral de Costa Rica de romper ese incipiente esfuerzo de negociación colectiva tendrá como resultado que el resto de países no se moverá por el momento.

A su juicio la única manera de «rescatar la cara perdida» es que los países de la zona – incluyendo Panamá, y sin Costa Rica – retomen la estrategia de cómo abordar y relacionarse con Asia, no sólo con China sino también con India. «Tiene ésta que ser una estrategia bajo interés nacional y regional de largo plazo para saltar esas políticas propias de «banana republics» con las cuales seguimos lastimosamente marcando nuestras relaciones internacionales hoy día», apuntó .

No obstante, el creciente interés del sector empresarial centroamericano por explorar un mercado potencial de 1,300 millones de personas podría inclinar la balanza en un plazo más corto a favor de los chinos. El presidente de la Asociación Nacional del Café en Guatemala (Anacafé), Christian Rasch, dijo que la ruptura entre Costa Rica y Taiwán significa una pérdida de competitividad para el café nacional. «Nos preocupa, porque vamos a perder competitividad, ya que Costa Rica se adelanta a captar el mercado chino con su café .» (Prensa Libre, 8/6/07).

Y de acuerdo con Gutiérrez, la mayoría de los empresarios de ese país «está por la relación con China, incluyendo varios amigos cercanos del presidente que importan vehículos de ahí; los políticos del gobierno son los que están con Taiwán.»

Desde luego, el peso específico de China resulta abrumadoramente superior a Taiwán, y por eso un aliado seguro de Taiwán, Estados Unidos, reconoce a China y sólo mantiene oficina de interés comercial con Taiwán. Es real politik.

REAFIRMAN SU ALIANZA. Mientras que Nicaragua y Panamá vacilan sobre sus relaciones futuras con China, los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador han manifestado que se mantendrán fieles a su relación con Taiwán. Estos tres países ya han negociado TLC con la isla – el de Guatemala se firmó en septiembre de 2005 y entró en vigencia en julio de 2006, mientras que el de Honduras y El Salvador se firmó el 7 de mayo y entrará en vigencia en 2008.

El analista internacional de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) en Costa Rica, Luis Guillermo Solís, considera que la relación de Taiwán con estos países no cambiaría pronto, y que por el contrario, éstos se podrían convertir más intensamente en objeto de cooperación financiera taiwanesa, pues Taipei buscará amarrar mejor a sus aliados –ver recuadro- (Inforpress 1707 ).

Aunque el partido opositor en El Salvador, el FMLN pidió imitar a Costa Rica, el gobierno salvadoreño aseguró el 7 de junio que mantendrá las relaciones diplomáticas con Taiwán.

El presidente Saca subrayó que: «Por respeto a nuestra soberanía, no podemos permitir que se nos condicione a tener relaciones con China Continental. Si acepta que tengamos relaciones con ellos y con Taiwán, nosotros con mucho gusto las abrimos.»

En la misma dirección se manifestó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras, el 12 de junio, anunciando que los lazos entre su país y Taiwán se mantienen firmes y que los mismos se han fortalecido con la reciente firma del TLC .

El vicecanciller hondureño, Eduardo Reina, indicó unos días antes que Honduras seguirá manteniendo sus relaciones diplomáticas con Taiwán, aunque respetaba la decisión de Costa Rica. Sin embargo, el presidente hondureño Manuel Zelaya, expresó luego que no se puede excluir la posibilidad de establecer relaciones con cualquier otro país, de acuerdo con los intereses nacionales.

Finalmente, el mandatario guatemalteco, Óscar Berger , indicó que las relaciones con Taiwán « pasan por su mejor momento» , por lo que descartó seguir la decisión de Costa Rica (elPeriódico, 8/6/07).

De hecho, dos semanas después de esa ruptura, Berger visitó Taipei para discutir varios proyectos de cooperación que serán financiados por Taiwán. Berger terminó su visita el 22 de junio con el compromiso de que el país asiático otorgará US$40 millones para continuar con la rehabilitación de la carretera CA-9 Norte, y US$10 millones para la mejora de la seguridad y del régimen penitenciario.

Pero la noticia más destacada de la visita del mandatario guatemalteco fue que el gobierno de Taiwán y la empresa taiwanesa, Petroquímica Formosa Plastics, financiarán un estudio de factibilidad para la construcción de una refinería en Puerto Quetzal, Escuintla. El estudio costará unos US$5 millones, mientras que Taiwán podría invertir más de mil veces esta cantidad en el proyecto final, indicó Berger después de reunirse, en Taipei con el presidente de la empresa petroquímica, la más grande de Asia.

En su columna sobre la noticia, la ambientalista Magalí Rey Rosa comentó que el entusiasmo de Berger por el proyecto es porque varios miembros de su familia están involucrados en el negocio petrolero (Prensa Libre, 22/6/07)

En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.