Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Revés para Petrolatina por presión de comunidades
Por Joanna Wetherborn - Guatemala, 9 de febrero de 2007

• Comunidades rechazan actividades petroleras

• Municipalidad no suscribe contrato de arrendamiento a empresa petrolera


• MEM y Petrolatina intentarán en próximo gobierno

La municipalidad de Cobán, Alta Verapaz, no autorizó el inicio de nuevas actividades petroleras en la finca municipal Salinas Nueve Cerros, y aunque las opiniones estuvieron divididas, el Concejo Municipal acordó por mayoría de votos no arrendar el casco urbano de la finca a la empresa petrolera británica Taghmen Energy (cuya subsidiaria en Guatemala es Petrolatina Corporation). Esa compañía era ya concesionaria de las áreas Tortugas y Atzam desde septiembre de 2005, cuando el gobierno central le otorgó la licencia para explorar y explotar crudo. La decisión final estuvo forzada por presiones políticas y las exigencias de las comunidades de rechazar el proyecto petrolero.

COMUNIDADES DICEN NO. La municipalidad de Cobán no suscribió el contrato de arrendamiento que permitiría a la compañía transnacional Petrolatina , ingresar a la finca, explorar el terreno y posteriormente excavar pozos para la extracción de petróleo .

Esa propiedad municipal está ubicada en las cercanías de la laguna Lachuá, comprende 28 caballerías de extensión, cuenta con vestigios arqueológicos y más de 200 objetos arquitectónicos.

El 23 de noviembre de 2006 (según consta en el punto décimo segundo del Acta 95-2006), durante una reunión que duró alrededor de tres horas, con varias discusiones fuertes , el Concejo Municipal contó nueve votos en contra y cinco a favor de autorizar el proyecto de exploración y extracción.

Eitel Gatica, concejal VIII de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca ( URNG ), comentó que tras varias discusiones y principalmente por la presión ejercida desde las organizaciones sociales, se hizo una votación y por mayoría absoluta (más del 50% del Concejo), se decidió no autorizar el ingreso de la empresa petrolera en la finca.

El área es considerada territorio sagrado por algunas comunidades, pues conserva el mayor asentamiento prehispánico del imperio maya en la región norte del país.

Varios pronunciamientos de oposición al proyecto petrolero provinieron de la Mesa Ambiental Q´eqchí ( MAQ ), que integra a 22 organizaciones de esa área del país e hizo pública su inconformidad por las licencias otorgadas a la empresa petrolera: con la actitud de estos funcionarios del grupo oficial se evidencian los vínculos  del gobierno central con empresas transnacionales, a las que están entregando el patrimonio natural e histórico de los guatemaltecos de forma poco transparente.

MAQ fue una de las organizaciones promotoras de una asamblea realizada en junio de 2006, en la que los presidentes de los 34 Consejos Comunitarios de Desarrollo ( COCODES ) del área cobanera de Santa Lucía, manifestaron su rechazo a la actividad petrolera.

Demandaron a las autoridades municipales cumplir con el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo ( OIT ).

DELIBERACIÓN Y VOTO DEL CONCEJO. Las autoridades ediles tuvieron acercamientos con organizaciones civiles y con las comunidades opositoras que les exigieron oponerse al proyecto petrolero, reiterando en sus pronunciamientos que no se pueden tomar decisiones unilaterales a espaldas de la población.

También se dieron diálogos con el Ministerio de Energía y Minas ( MEM ) y con la compañía, que proponían el proyecto como una oportunidad de desarrollo y empleo local.

De acuerdo con Gustavo Adolfo Leal, alcalde de Cobán, los grupos opositores políticos apoyados por entidades extranjeras, manipularon a algunas comunidades y les llevó a tomar una decisión demasiado precipitada.

Reacciones hasta ahora

Taghmen ha operado en el país desde hace casi 14 años, en 1993 obtuvo la licencia de explotación 6-93 en Las Casas y Huapac, en el municipio de San Luis, Petén. En septiembre de 2005, el MEM le otorgó la licencia A7-2005 para realizar operaciones de exploración y explotación por 25 años en Cobán, específicamente en Tortugas (zona donde está ubicada la finca Salinas Nueve Cerros) y Atzam. Con el Acuerdo Gubernativo 149-2006, el gobierno central aprobó el proyecto de la petrolera que indicaba una inversión de alrededor de US$36 millones (unos Q270 millones) en tres años, para perforar por lo menos cuatro nuevos pozos ubicados en el yacimiento sur de Petén y que abarca hasta el área de Alta Verapaz. Leal asegura que aunque el proyecto presentado por Petrolatina dejaría a la municipalidad un porcentaje mínimo de dinero por las operaciones de explotación petrolera (0.5% de las regalías según el Acuerdo Gubernativo 149-2006), la comuna pudo haber recibido entre Q5 millones y Q10 millones al año .

El 10 de enero recién pasado, Petrolatina remitió un informe actualizado de operaciones a las oficinas centrales de Taghmen , indicando que al no haber obtenido el consentimiento de la municipalidad de Cobán, todas las operaciones a excepción del área de Atzam fueron suspendidas, se removió a las personas contratadas para operar en la zona y se desmontó la maquinaria para reducir los costos al mínimo posible. Según Gatica , aún así podría esperarse que el MEM y Petro Latina intenten nuevamente obtener las autorizaciones municipales correspondientes: no se van a quedar con los brazos cruzados, estarán esperando que se den condiciones de gobierno más favorables, quizá con una próxima administración .

 


En cooperación con Inforpress Centroamericana - Inforpress C.A. es una revista semanal de análisis que cubre la región centroamericana, y depende de suscripciones para sus ingresos. www.inforpressca.com

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.