Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Discriminación y Pobreza
Por Kajkoj Ba Tiul- Guatemala,12 de noviembre de 2005

Xmulew [1] es uno de los pueblos que forma parte de lo que se conoce como Mesoamérica. En este territorio cohabitan cuatro pueblos bien diferenciados: mayas, xinkas, garífunas y ladinos. Cada uno de ellos con sus propios valores, antivalores, sus propios principios y sus propias normas. Pero hay algo que los hace iguales y es el nivel de pobreza en que viven.

En todas las regiones del país, se pueden ver a indígenas y ladinos, deambulando por las calles de las ciudades, pidiendo comida y algo para vivir. También se percibe en las ventas informales o callejeras, vendiendo dulces, chicles, ricitos, etcétera, para llevar por lo menos una tortilla y un chile a sus hijos e hijas.

No es nuevo lo que nos afirman las instituciones que se encargan de medir el nivel de pobreza en Guatemala, cuando dicen que para el otro año habrá más pobreza, porque nuestros abuelos y abuelas mayas, afirmaban hace muchos años, que en Guatemala cada vez más se desarrollaría la pobreza a causa de la ambición de unos cuantos guatemaltecos.

Desde hace muchos años, hemos estado exigiendo a los diferentes gobiernos que le pongan mucha atención a esta situación, pero, por la ambición de poder de unos pocos, nuestro país sigue muriendo de hambre y de frío. Por ejemplo, se sabe que cada final de año, el nivel de la temperatura es muy baja, sobre todo en el altiplano del país y siempre hay algunos muertos, pero los gobiernos casi no hacen nada al respecto.

Berger, cuando estaba desmintiendo lo que estaba sucediendo en las regiones del país, a causa del huracán Stan, dijo: “ellos ya están acostumbrados”, la flamante premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú, en una reunión con organizaciones sociales, dijo: “en Guatemala no hay discriminación” (Garoz: 2005). Que lo diga Berger es justificable [2], porque al fin y al cabo son las mismas expresiones de los grupos de poder, pero que una lidereza indígena, oculte la discriminación y racismo que se vive en Guatemala, termina siendo una opinión que llora sangre.

La pobreza, es entonces producto de la discriminación y racismo a que hemos estado viviendo todos los pobres de Guatemala y percibido en las interrogantes de la gente: qué vamos a comer, en donde voy a conseguir trabajo, ahora no tengo para pagar la casa.

Discriminación y pobreza. No hay que perder de vista que la causa principal de la pobreza en Guatemala, es el racismo y la discriminación. Este proyecto inicia hace muchos años y se ha constituido en un mal original del Estado guatemalteco. Es más, de acuerdo a un proceso de racismo y discriminación, se crea lo que hoy llamamos Guatemala.

El racismo y la discriminación, se alimentan del etnocentrismo, que es una actitud que permite que una cultura se comprenda así misma como superior a la otra. Esta actitud ha hecho mucho daño a las relaciones interétnicas, porque al principio, fue el español, luego el criollo y ahora el ladino (sobre todo el rico), quienes han creado estereotipos en relación a los pobres, pensando que ellos están en los lugares actuales porque así lo quieren o la idea de que están acostumbrado a vivir en una casa de dos ambientes: habitación y cocina.

La discriminación, sobre todo en Guatemala, no sólo es étnica, es también legal, social, territorial, institucional, cultural, física, de tal forma que entendemos que la discriminación es ese trato desigual en lo social, político, económico y cultural y que tiene como objetivo la segregación o eliminación del otro, con el fin de apropiarse de sus recursos, en este caso, el “territorio”. Esta discriminación tiene su raíz en el racismo y que tiene primos hermanos como: el apartheid, la limpieza étnica o el genocidio (Giménez Romero: 2003).

En los países de América Latina, la discriminación y el racismo se inician cuando un grupo de “dementes” extranjeros comenzaron a pensar que los “indios no tenían alma y que por lo tanto eran animales”. Esta situación se reproduce, actualmente, cuando se nos considera que somos incapaces de hacer desarrollar un país, cuando se nos comienza a guiar como si fuéramos “niños”. En el caso de Guatemala, ¿quiénes están hablando por los damnificados ante la comunidad internacional ahora que pasó el huracán Stan? ¿Qué logos aparecen en las pantallas de la televisión o en las páginas de los periódicos?

Esta situación es una muestra del permanente estado de racismo y discriminación que vivimos. Ellos dicen y hablan por nosotros, solo basta ver la “agenda pública hacia los pueblos indígenas en el Marco de los Acuerdos de Paz 2005-2012”, elaborado por la Secretaría de la Paz, SEPAZ, conjuntamente con la Coordinadora Interinstitucional, que tratan el tema indígena dentro del Estado. Aunque en las reuniones de Antigua Guatemala, hubo participación indígena, esta propuesta tiene un claro mensaje respecto de por dónde anda el Estado para responder ante las demandas y exigencias de los pueblos indígenas. Esta agenda, tiene un claro tinte “culturalista” y por lo tanto “paternalista”, es una agenda que no responde a las exigencias por resolver el problema del hambre, trabajo, educación y tierra y territorio de los pueblos indígenas.

De esta manera, discriminación y racismo son radicalmente la causa de la pobreza y extrema pobreza que vivimos en América Latina y en particular en Guatemala. De esta manera, etnocidio y genocidio están de la mano y por lo tanto, mientras no se resuelven los problemas más álgidos de la sociedad y en particular de los pobres, nos enfrentamos constantemente a la muerte y por lo tanto: “es igual de duro morir de hambre o por efectos de un huracán como por lo efectos de la guerra”.

Reconstrucción o Construcción. Desde hace muchos años hemos estado insistiendo que lo que se debe hacer en Guatemala, es transformar la estructura de Estado. Una de las causas del recién terminado conflicto armado, fue la situación de pobreza y exclusión que vivía desde hace muchos años la mayoría de la población de Guatemala. Esta misma situación impulsó a muchos líderes y liderezas del movimiento social a impulsar el proceso de paz y de la que salieron sendos acuerdos.

Todo este proceso iniciado desde hace muchos años, por parte de los pueblos indígenas desde la fecha misma de la llegada de los primeros extranjeros a estas tierras y matizada en los constantes levantamientos indígenas en toda la región. Esta situación tiene su punto álgido en el conflicto armado y posteriormente en esta tan astillada época de paz.

En relación a los destrozos ocasionados por el huracán Mitch y ahora con los destrozos del Stan, nuevamente se vuelve a poner en el tapete el eterno problema de Guatemala, si es Reconstrucción o Construcción. Aunque esto ya había sido discutido con el terremoto de 1976, ahora nuevamente se está discutiendo.

Unos días después del huracán Stan, en el programa “Libre Encuentro” [3], analistas y articulistas de medios de comunicación, conjuntamente con algunos diputados, hablaban de las “agenda pendientes”. En el caso de Guatemala, cada sector, cada clase social, tiene sus propias agendas y todos la tienen pendiente. Esta situación implica que aún no nos hemos puesto de acuerdo sobre el modelo de Estado-Nación que necesitamos en Guatemala. Por lo anterior y por muchas razones más, Guatemala, necesita ser construida y no reconstruida, porque como lo dijera el Cardenal Quezada Toruño en una de sus homilías después del Stan, “no podemos reconstruir lo que nunca se ha construido”.

Guatemala, entonces, necesita primero que desarrollemos el modelo de Estado-Nación, que se ha perfilado en los Acuerdos de Paz. Pero debemos ponernos de acuerdo entre todos para pensar hacia donde queremos ir, porque aún en los acuerdos de paz, no está desarrollado este modelo.

Para resolver el problema de los pobres y sobre todo de los indígenas, debemos desarrollar el modelo de Estado-Nación que reconozca las autonomías multiculturales con una clara inclinación por el inter culturalismo [4]. Esto desarrollado sobre todo, tomando en cuenta que no bastan las políticas de reconocimiento sino que se debe potenciar políticas de redistribución, con un claro objetivo de limitar el desarrollo de los Tratado de Libre Comercio o del Plan Puebla Panamá, al servicio de los mismos grupos de poder.

Esta construcción de Estado-Nación, debe asignarle sus mandatos al gobierno, a la comunidad internacional, a la sociedad civil y particularmente a los pueblos indígenas, a las mujeres, a los niños, etcétera. Este nuevo Estado-Nación, debe destruir por todo con el militarismo y el enriquecimiento ilícito de funcionarios del Estado: de los tres poderes del Estado, alcaldes, cuadros medios, etcétera. Debe incluso, plantearse el mandato de instituciones del Estado que se dedican al tema indígena: Comisión Ejecutiva contra la Discriminación y el Racismo, Defensoría de la Mujer Indígena, Defensor Indígena de la Procuraduría de los Derechos Humanos, Fondo de Desarrollo Indígena de Guatemala, Academia de las Lenguas Mayas y tantas comisiones y asesorías que existe, algunas creadas por los acuerdos de paz y otras por decisiones del gobierno.

Actores de la Construcción de un nuevo Estado-Nación. Es cierto que todo esto no es nuevo y no “estamos descubriendo el agua azucarada”, porque ya hay documentos que nos comprueban que lo se quiere en Guatemala es un proceso de construcción, como: el Documento de la Mesa Maya de 1985, sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el documento sobre los Mayas y la Pobreza, la Facultad Latinoamericana en Ciencias Sociales, FLACSO-Guatemala, ha estado produciendo documento sobre la pobreza. El Acuerdo Sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas, las Agendas Indígenas que han presentado las diferentes organizaciones mayas, desde hace muchos años. Los informes alternativos sobre el cumplimiento del Convenio 169 de la OIT, elaborados por el COMG y otros documentos más.

Si hacemos un análisis sobre la situación de la pobreza en Guatemala, sólo nos bastaría con comparar lo que nos dicen estos documentos y nos daríamos cuenta que no hemos cambiado en nada. Sólo tenemos la inclusión de algunas personas miembros de organizaciones indígenas y de otros dentro del Estado, pero hasta allí no más. No se han impulsado verdaderos proyectos de desarrollo con enfoque social, todo ha sido con un enfoque economicista y paternalista.

Por eso este proyecto debe ser el fruto de la participación de todos y ahora con un enfoque ya no solo post conflicto sino post Stan, se hace mucho más urgente escuchar la voz de quienes siempre se les ha negado la voz –los pobres- y entre ellos a los indígenas. De esta manera los actores para este nuevo proyecto son:

El Estado: Representado por sus tres poderes, quienes tienen la obligación constitucional de velar por el “bien común de todo los ciudadanos” y cumplir con todo lo que en materia de derechos humanos y derechos de los pueblos indígenas se ha comprometido a nivel nacional como internacional.

Partidos Políticos: En este tiempo tienen el reto de presentar un verdadero plan de Estado y un programa de gobierno, para el futuro de Guatemala. Al mismo tiempo de hacer su trabajo en beneficio de los pueblos y no de sus propios partidos como hasta ahora lo han hecho, y se vio ahora con el Stan, cuando una parte de las ayudas lo distribuyeron a sus afiliados.

Movimiento Social: Aquí incluimos al movimiento indígena, de mujeres, de jóvenes, gays y lesbianas, cooperativas, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación alternativo, etcétera, a comprometerse a un proyecto de auditoria social, a fin de controlar para que el Estado cumpla con todo los compromisos y canalice todo los recursos no con un enfoque proselitista como hasta ahora lo ha estado haciendo en algunas comunidades damnificadas por el huracán Stan. Porque esta situación es probable, sobre todo cuando ya se están agitando las aguas en los “partidos políticos” para las próximas elecciones. Además, el movimiento social debe comprometerse a elaborar un objetivo verdadero proyecto de Nación, con la participación de todos y todas y no solo de la dirigencia.

Cooperación Solidaria: Todas las ONGs internacionales que desde hace muchos años han estado cooperando con Guatemala, donando fondos a las organizaciones de la sociedad civil, a fin de propiciar proyectos que vayan en función de la construcción de un Estado-Nación en Guatemala y buscar una forma de fiscalizar los apoyos para que estas ayudas lleguen a confluir en potenciar la participación política, social y económica de las comunidades locales y no solo de las organizaciones acreditadas en la ciudad capital o en las cabeceras departamentales.

Organismos Multilaterales:

a. Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo y Fondo Monetario Internacional, principalmente, dejarnos el espacio para que seamos los pobres y las pobres quienes diseñemos un Estado-Nación en Guatemala, porque hasta el momento los proyectos impulsado por ellos, desde el Consenso de Washington, han sido un fracaso, puesto que su enfoque, es muy bien sabido que es economicista y mercantilista.

b. La Unión Europea, es bien recibido todo su apoyo económico, pero deben dejarnos construir el Estado-Nación que queremos. Por su papel, se le pediría que ayude a fiscalizar al Estado guatemalteco, para que los aportes lleguen realmente a las comunidades y no sirvan de medios para acreditación política.

c. Sistema de Naciones Unidas, Organización de los Estados Americanos, a contribuir a la fiscalización del Estado y monitorear el cumplimiento de los convenios, pactos y acuerdos que en materia de derechos humanos y pueblos indígenas ha ratificado el gobierno de Guatemala.

Las iglesias: Los pueblos pobres y sobre todo los indígenas, tienen una propia espiritualidad que nos permite ver a Dios de otra forma. Pero a pesar de esto, el apoyo de las iglesias cristianas y no cristianas, en esta etapa que vive en Guatemala, es de involucrarse también en un proyecto de Estado-Nación y no sólo hablar del alma y del espíritu, sino también del cuerpo, porque los pobres antes de hablar de su alma y de su espíritu, requieren de condiciones mínimas para vivir: comida, viviendo, trabajo, salud y educación.

Sociedad en su conjunto: A la sociedad guatemalteca, conformada por los cuatro pueblos que cohabitamos en el país: mayas, xinkas, garífunas y ladinos, le corresponde tomar conciencia de su condición de discriminados y pobres, de colonizados y explotados, para embarcarnos a la construcción de un Estado-Nación, en donde vivamos sin exclusión, sin explotación y sin opresión.

Conclusión: Guatemala, vive en una constante pobreza y extrema pobreza, fruto de la discriminación y racismo a que han sido objetos la mayor parte de la población. La situación actual que vive Guatemala, no nos descubre la pobreza, porque es cotidiana. Lo que nos descubre es que en Guatemala carecemos de un verdadero proyecto de Nación. Por eso no debemos potenciar la reconstrucción, sino la construcción de Guatemala, bajo la realidad multicultural, pero se debe enfocar hacia la construcción de las autonomías multiculturales, con el objetivo de potenciar un proyecto de reconocimiento y redistribución para los más pobres del país.

Referencias:

Alvarez Aragón, Virgilio (Compilador), El rostro indígena de la pobreza, FLACSO-Guatemala, 2003.

López Rivera, Oscar A. (Compilador), La Pobreza: un problema de todos. Memoria del Seminario Internacional agosto 2004, FLACSO-Guatemala, ASDI, FUNDACIÓN SOROS; Guatemala, 2005.

Embajada de Buena Voluntad de los Acuerdos de Paz, SEPAZ, FONAPAZ, Agenda pública hacia los pueblos indígenas en el marco de los Acuerdos de Paz 2005-2012, Guatemala, 2005

Giménez Romero, Carlos, Qué es la Inmigración, Integral, Barcelona, 2003

Jobert Bruno, Estado, Sociedad, Políticas Públicas, Serie Universitaria, INAP-Chile, 2004

Tilly, Charles, La desigualdad persistente, Manantial, Buenos Aires 2000

Von Hoegen, Miguel y Danilo Palma, Los pobres explican la pobreza: el Caso de Guatemala, IDIES, URL, 1999

Email: kajkoj@intelnet.net.gt, ajpop2004@yahoo.com

Fuente: www.i-dem.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.