Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El pueblo sabe porqué: Libertad u Opresión
Por Kajkoj Ba Tiul - Guatemala, 18 de noviembre de 2007

A escasos días que Guatemala tiene un nuevo presidente. Un presidente que tanto los medios de comunicación, la comunidad internacional, simpatizantes y analistas quisieron y siguen queriendo venderlo como un “presidente de izquierda”, sólo porque él y su partido se quisieron proclamar “social demócratas”, o porque en una elección fue el candidato de la Izquierda.

Después de todo este proceso, en contra de muchos vaticinios, en donde algunos pensaban que el oponente (Otto Pérez Molina) no iba a aceptar su derrota o los posibles enfrentamientos en los diferentes lugares del país, al final se llegó a tener el resultado, que incluso no era el esperado por los medios de comunicación, que en sus ultimas encuestas, a pesar de la negación de sus representantes, trataban de incidir en la mente de los ciudadanos para que aceptaran que el Partido Patriota (militarista) iba a ganar, así como tampoco lo esperaban militares de la línea dura y la oligarquía conservadora, que rodean al Partido Patriota.

En las dos últimas semanas, antes del 4 de noviembre, la campaña electoral se estaba tornando ya cansada para todos y todas, nunca se pasó a las propuestas para resolver los problemas del país. Los insultos, las campañas negras, los desprestigios, abarrotaron los medios de comunicación y las tarimas que sirvieron en diferentes partes del país, para que cada uno de los candidatos hiciera sus discursos ante la concurrencia.

Incluso gente progresista y algunos de los denominados “de izquierda”, ya aceptaban la “vuelta al militarismo”, aunque algunos llamaban al voto nulo, a no votar por militares, todavía el viernes pasado, en platicas se escuchaba, “que el Patriota iba a ganar”. Pocos nos pusimos a pensar que la gente del área rural iba a darnos la sorpresa, porque a pesar del “miedo”, no querían volver al pasado.

En un foro convocado por una de las organizaciones mayas después de la primera vuelta, una mujer Ixil decía: “como vamos a volver al pasado, acaso se nos ha olvidado lo que hicieron los militares con nuestras familias”, en otra reunión en el occidente, otra compañera gritaba: “como es posible que se nos haya olvidado lo que pasó en la guerra” y dirigiéndose a un líder maya le decía: “qué han hecho ustedes, por qué ya no llegan a las comunidades a contar sus experiencias”.

En definitiva el área rural ya no está dispuesta para que la ciudad o los “centros de poder” decidan sobre el futuro del país, ni mucho menos para que la oligarquía-militar-religiosa guatemalteca, siga oponiéndose a las “justas y verdaderas” demandas de los pobres y extremadamente pobres del país.

Unas horas después de conocerse que Álvaro Colom era el próximo presidente de Guatemala, con 52.77% de los votos, superando a Otto Pérez Molina, que había sacado un 47.23% de los votos(I) , lideres, liderezas, dirigentes, expertos, intelectuales, académicos guatemaltecos, se sentían satisfechos por haber vencido el “no al militarismo” y se escuchaban frases como: “estamos tranquilos porque no vamos a tener un gobierno militar”, otros manifestando su satisfacción por la participación de los pueblos indígenas para emitir su voto(2) , etc.

Después de los primeros discursos y entrevistas de Colom, ya como presidente electo y al anuncio preliminar de los primeros nombres que formaran el posible gabinete(3) , las aguas comienzan a moverse nuevamente. Sobre todo, cuando se plantea ser un gobierno social demócrata: “Yo tengo el propósito de convertir a Guatemala en un país socialdemócrata, pero con rostro maya, con olor a tamal de maíz, para lo que espero contar con el apoyo de la oposición”, declaró.

Por un lado el CACIF reconoce al nuevo presidente, pero le pide “no echar marcha atrás con el proyecto económico que han estado impulsando”, así mismo el Presidente Berger, invita a Colom a participar en la Cumbre Iberoamericana de Presidentes, en Santiago de Chile, para que siga con los mismo proyectos y las mismas propuestas y le pide que no baje la guardia.

Al mismo tiempo que Colom promete convocar a una reunión de Grupo Consultivo, porque requiere de recursos económicos, para los temas de: Seguridad, Desarrollo Rural, apoyo a las Pequeñas Empresas y Construcción de Vivienda, y anuncia que fortalecerá el Plan Puebla Panamá y solicitará ampliar el Plan Colombia para toda América Latina.

Lo que afirmábamos antes de la segunda vuelta, sobre lo que podría pasar, en relación a los pueblos indígenas(3) , lo volvemos a confirmar, sobre todo cuando se siguen escuchando opiniones como, ahora “corresponde en la inclusión de indígenas y mujeres al frente de las carteras y secretarías del Organismo Ejecutivo”(4) , no solamente designar a uno en el Ministerio de Cultura y Deporte..." o decir, en “el interior del país le está diciendo que hay que voltear hacia ellos, y esto se tiene que reflejar en el Gabinete y las políticas públicas que deberán ejecutarse”(5) .

Colom, en la conferencia de Prensa del día Lunes decía: “Vamos a hacer una administración distinta, donde desde el primer momento se rechace la discriminación y se pague la deuda histórica que se tiene con los pueblos indígenas, a través de programas de desarrollo rural, más cobertura educativa y salud”, resaltó Colom”(8) .

Si las ideas de Colom, pudiera tener las intenciones relacionadas a las demandas de los pueblos indígenas, seria digno de apoyarlas y de fortalecerlas, porque “paga la deuda histórica que se tiene con los pueblos indígenas”, no es meramente cosmética, que “significa tener más funcionarios indígenas”, que a decir verdad “siguen siendo obstáculo para la construcción del futuro de los pueblos indígenas”. Si con tener funcionarios indígenas se resuelven la situación de los pueblos indígenas, lo mismo seria “tener uno o más de cien”, porque entonces no sólo se apelaría “a la voluntad política de los gobernantes”, sino al compromiso y al grado de conciencia sobre nivel de discriminación y exclusión que viven los pueblos indígenas, que son los más pobres entre los pobres en Guatemala y esto significaría reconocer que la situación que viven los pueblos indígenas en materia de salud, educación, vivienda, trabajo, tierra y territorio, tiene como causa el enriquecimiento salvaje de la oligarquía guatemalteca.

El hecho que Colom haya ganado con el voto del área rural, y en este caso por el voto de los departamentos con mayoría indígena, no significa un “voto de confianza para el nuevo gobernante”, sino que es un mensaje de no “al militarismo, a la oligarquía”, al mismo tiempo que es un mensaje rotundo de no “al neoliberalismo y al multiculturalismo liberal”, manifestado en las firmas de los TLCs, Plan Puebla Panamá, Lucha Antiterrorista, Minería a Cielo Abierto.

El que Colom haya ganado con una mayoría de votos del área rural, significa que los pueblos indígenas desde las comunidades no están pidiendo más funcionarios indígenas en la ciudad, están pidiendo que se respete su derecho a la tierra y al territorio, significa reconocer como vinculantes las consultas comunitarias, dejar sin efecto las concesiones mineras, reconocer el derecho de los pueblos a la autonomía y a la libre determinación.

El voto del 4 de noviembre, es un “si a la libertad” y un “no al colonialismo y al militarismo”, esto tampoco significa que los pueblos indígenas estén tranquilos y conformes, porque el peligro de la venta de nuestro territorio está latente, toda vez que ese gobierno no se salga de las cadenas de la oligarquía y de los militares, así como del crimen organizado. El voto del 4 de noviembre, es un mensaje también para seguir organizados y atentos a los programas y proyectos que quiera fortalecer este nuevo gobierno en los territorios indígenas.

En definitiva el voto del 4 del noviembre -además de que los pueblos están asumiendo su derecho a elegir y a no a que se les imponga - es también un mensaje “para que desde los pueblos, aldeas, parajes, caseríos y cantones, siga el proceso de organización social, para defender las “tierras y territorios indígenas”, como elemento central de la identidad indígena.

(1) Ver Prensa Libre, 5/11/2007 www.tse.org.gt: Colom el 52.77% (1,407,762) y Pérez Molina, 47.23% (1,259,892).

(2) Ver. Álvaro Pop: “Debe Voltear Hacia la Provincia”, PL, 9/11/07. Votar es Altamente Complicado, Observatorio Indígena Presenta Informe de Acciones, La Hora, 8/11/07. Figueroa Ibarra, Carlos, Por qué me alegra el triunfo de Colom”, www.albedrio.org.

(3) Ver. elPeriodico y Prensa Libre 8/11/07.

(4) Ver. El Observador, Análisis Alternativo sobre Política y Economía, Año 2, No. 9, Guatemala, Octubre 2007, www.idegt.org

(5) Ver: Votar es altamente complicado, La Hora, 8/11/07

(6) Ver: Debe Voltearse hacia la Provincia, PL, 9/11/07

(7) Ver: Prensa Libre, 6/11/07

(8) Ver: Prensa Libre, 6/11/07

Fuente: www.i-dem.org - Nueva Época número 1331


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.