Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¡Es el poder, carajo!
La Masacre de Panzós treinta años después
Por Kajkoj (Maximo) Ba Tiul[1] - Guatemala, 3 de junio de 2008

El 29 de mayo se cumplieron 30 años de aquella sangrienta masacre de mayas q’eqchi en el municipio de Panzós, del Departamento de Alta Verapaz. Esta masacre sucede durante el gobierno de Kjell Eugenio Laugerud Garcia, este como todos los presidente de Guatemala, fueron amigos, compadres, parientes, etc., de los principales terratenientes de la región e incluso de algunas personalidades mayas q’eqchi de Alta Verapaz.

No hay que perder de vista que a finales de la década de los años de 1970, ya algunos intelectuales maya como don Antonio Pop, Vitalino Caal, Policarpo Cal Chèn[2], etc., comenzaban a cuestionar el incipiente festival folklórico de Cobàn, y que aùn reúne a las jóvenes indígenas más bellas de Guatemala, que en ese momento se les llamaba “indias bonitas” en contraposición con la “reina de la feria” que era la “digna representante del criollismo guatemalteco en cada departamento de Guatemala”.

En el departamento no solo habían organizaciones campesinas, sino también estaba llegando el movimiento guerrillero, el movimiento de catequistas, jóvenes vinculados a la iglesia católica, los primeros maestros bilingües que se estaban formando en las escuelas normales como la de Santa Lucia Utatlàn Sololá, Pedro Molina de Chimaltenango, etc. En esta escuelas habían mayas de todas partes, incluyendo a q’eqchi y poqomchi, quienes comenzaron a tomar conciencia no solo de la lucha revolucionaria marxista, leninista, guevarista, etc., sino también retomar la identidad como “los primeros pueblos de esa región” y que esto se constituyera otra forma de hacer revolución.

Las reuniones sobre cosmovisión, espiritualidad, liderazgo maya, en casi todas las regiones del país, como las realizadas en Totonicapán, Quetzaltenango, San Cristóbal Verapaz, etc., donde se discutieron los principales intereses que tenían los terratenientes criollos, alemanes, q’eqchi-alemanes, militares, el Estado, para promover acciones que embrutecieran a la gente. No hay que perder de vista el aporte fundamental que la iglesia católica dio para la toma de conciencia en la región para la toma de conciencia, en donde jugaron un papel importante las congregaciones religiosas asentadas principalmente en la región del Polochic, donde habitaban q’eqchi y poqomchi.

Desesperados (terratenientes, militares, el gobierno, etc) por lo que estaba pasando en la región, se dieron a la tarea de iniciar el proyecto contrainsurgente en contra de poblaciones enteras, como lo sucedido en Panzós. Nadie se esperaba lo que iba a pasar, sabíamos que había una tensión fuerte, los indígenas-campesinos, estaban desesperados porque no tenían tierras, recibían malos tratos por los terratenientes, sus productos y sus trabajos no eran bien pagados, entonces solo había un camino, iniciar un proceso no solo de impulsar cambios para el reconocimiento de la existencia de los indígenas en la región, sino para intentar recuperar la tierra que con engaños y bajo compadrazgo con los presidentes fueron cedidos, primero a los alemanes y posteriormente a los criollos de Alta Verapaz.

¿El problema entonces donde está?. ¿Ahora muchos análisis se basan en suposiciones, sin llegar a la profundidad del asunto?. ¿Quiénes son los actores no solo antes, sino también durante y después de la masacre?. ¿Resolveremos la situación solo con “erigir un monumento a las victimas o a la paz y que posteriormente cada mes se cambié la rosa?. ¿Estamos cambiando o intentando cambiar las relaciones de poder en Alta Verapaz?. ¿Què pasa con los actuales intereses de producción para biocombustibles?.

· La masacre
Casi todo el departamento de norte a sur y de oriente a occidente estaba en manos de terratenientes provenientes de todos lados, tanto nietos de alemanes como de criollos guatemaltecos, sobresaliendo los Dieseldorf, los Brol, los Torrebiarte, los Monzòn, los Vielman, los Pelàez, los Ibañez, Peralta Azurdia, Lucas García, entre otros. Todos ellos se dedicaban al cultivo de café, caña de azúcar, arroz, cardamomo, a la crianza de ganado vacuno, al transporte, etc.

En Alta Verapaz, no hay que perder de vista que el periodo de la colonización Fray Bartolomé de las Casas, vino a culminar su frustrado proyecto[3] de la “evangelización pacifica”, por eso la mayoría de las comunidades q’eqchi, tenia a la iglesia católica como su mayor referente para muchas decisiones. Es por eso que la penetración de las sectas pentecostalistas fue fundamental para desarticular algunas propuestas de teología de liberación que se comenzaba a dar el departamento, principalmente en la región del Polochic, que estaba siendo atendido por la Congregación de los Padres Dominicos, quienes estaban inclinados al desarrollo de este método teológico y que posteriormente se complementa con el proceso de “inculturación del Evangelio”.

La llegada de sectas evangélicas obedecía a una estrategia de la doctrina de Seguridad Nacional, solo basta ver el Documento de San Fe I, que en su propuesta No. 3, para contrarrestar la subversión interna, señalan: “la política exterior de Estados Unidos debe empezar a contrarrestar (no a reaccionar en contra) la Teología de la Liberación, tal como es utilizada en América Latina por el clero a ella vinculado. El papel de la iglesia en América Latina es vital para el concepto de libertad política. Desafortunadamente, las fuerzas marxistas-leninistas han utilizado a la iglesia como un arma política en contra de la propiedad privada y del capitalismo productivo, infiltrando la comunidad religiosa con ideas que son menos cristianas que comunistas”.

En Alta Verapaz, así como en la mayor parte del país, después del Concilio Vaticano II a mediados de 1960, la iglesia comienza a dar un salto cualitativo en relación al papel anticomunista que jugó durante el proyecto de liberación que promoviera la contrarrevolución de 1954. La iglesia se compromete con los pobres y los extremadamente pobres, como es el caso de Guillermo Woods con el apoyo que brindó a los campesinos indígenas para la colonización de las tierras en la Franja Transversal del Norte, principalmente en el Ixcàn. En otras regiones ayudaron a la creación de cooperativas como es el caso de las cooperativas de ahorro y crédito de Alta Verapaz, en donde hubo un fuerte impulso de sacerdotes que trabajaban en Alta Verapaz[4].

Es dentro del proceso político que se genera después de 1954. Epoca que le da paso a un nuevo militarismo y a nuevas dictaduras, con sucesivos gobiernos que desde Castillo Armas hasta Mejia Vìctores, solo le pudieron dar cabida al gobierno de Julio César Méndez Montenegro (1966), bajo ciertas condiciones, como las que se deducían del Pacto Suscrito entre el Ejercito de Guatemala y el Partido Revolucionario. Luego fue hasta 1986 cuando llega al poder el Licenciado Vinicio Cerezo y la Democracia Cristiana, que dicho sea de paso también, funcionò bajo presión del mismo ejército y de las élites oligárquicas guatemaltecas.

Era exactamente el 29 de mayo de 1978, cuando el calendario maya marcaba .. Tzikin (dos Tz’ikin), en la mera mañana comenzaron a sobrevolar helicópteros de la zona militar de Cobàn, a quienes ya conocíamos por su saña en contra de la población indígena y campesina. Organizaciones guerrilleras comenzaban a penetrar dicha zona, como el Ejercito Guerrillero de los Pobres (EGP), la Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) y el Partido Guatemalteco de Trabajo (PGT). Así como ya se estaba discutiendo la posibilidad de que las comunidades se organizaran en el Comité de Unidas Campesina. Por otro lado, la organizaciones en grupos de catequistas se fortalecía y otras formas de organización social, política y económica.

En el departamento paulatinamente se estaba fortaleciendo el proceso de organización revolucionaria, campesina, sindical. Dicho sea de paso, los sindicatos siempre fueron callados bajo el mecanismo de cooptación de los lideres, como es el caso del incipiente sindicato de la Fabrica de Calzado Cobán, en donde los lideres fueron cooptados, retirados de sus trabajos y algunos asesinados o ejecutados extrajudicialmente. Dicho sea de paso, la seguridad de la fábrica eran miembros de la G-2 o de servicios civiles del ejército, principalmente de la zona militar de Cobàn. Así mismo muchos de la seguridad de las fincas, sobre todo las que se ubicaban en la zona del Polochic, también eran de la G-2, así como la seguridad de las compañías que se dedicaban a la construcción de carreteras o las que construyeron la Hidroeléctrica de Chixoy, también eran de ese cuerpo de inteligencia del ejército.

Porque sacamos a colación lo anterior, porque todo este aparataje represivo fue bien utilizado por los terratenientes y los nuevos terratenientes que se comenzaban a ubicar en la región y que eran formados por militares o personas vinculadas de ellas. Hay suficientes pruebas como para decir, que comisionados militares y miembros de la G-2 también vieron en el proceso contrainsurgente una forma para tener fortunas y adueñarse de ciertas porciones de tierra.

Por eso no era difícil, controlar lo que estaba pasando en la región del Polochic. No era difícil aprovecharse de las necesidades de la gente y de sus propias demandas, principalmente de la tierra, porque la única forma de dejarlos a un lado, era matarlos y así adueñarse de sus pertenencias. No era difícil decir que estaban manipulados por la guerrilla o por los grupos que llegaban de la capital, porque siempre se ha creído que “los inditos no saben que es lo que quieren” y que siempre hay otras personas “que les inducen a hacer cosas malas”.

Lo que nunca se ha aceptado que es que los indígenas y principalmente los mayas, su lucha siempre ha sido que se les devuelva lo que se les ha quitado “la tierra”. Porque la “identidad” no tiene sentido sin tierra y sin territorio, sobre todo los q’eqchi que han construido su identidad en relación a los Oxlaju’ Tz’ultaq’a (las trece montañas y los trece valles) y uno de ellos es el Xucaneb’ y otros que están a lo largo y ancho del Polochic.

Volviendo al 29 de mayo, más conocido como la “Masacre de Panzòs”, me pareció importante recoger algunas partes de la entrevista que recogen su el libro “Dialèctica del Terror en Guatemala”, Gabriel Aguilera Peralta y Jorge Romero Imery, que presentan, después de entregarnos las diferentes visiones sobre el hecho, tanto de comunidades, de la iglesia, del ejército e incluso del mismo alcalde Walter Overdick.

La entrevista comienza así: “El relato que se presenta a continuación, proviene de uno de los actores de la matanza.

“… llegaron esa vez un promedio de 600 a 700 campesinos (no eran miles como se dijo después en la prensa) que llevaban una noticia de interés para ellos… y yo les había luchado mucho por lograrles un su pedazo de tierra, por salarios justos (verdad?). Llegaron a que yo les leyera un documento. Con eso le sé decir que la tropa que estaba ahí no era tropa destacada en Panzós, como dijo el Ejército. Esa tropa llegó un dìa antes de la manifestación. Fue error específico de Spielgeler y del “Canche” de la Cruz[5] de mandar a esa gente allá.

Ya se sabía que ese día iban a llegar ellos a que yo les leyera el documento. Le, le repito que le estoy contando… asì… en confianza, verda?... porque pueden ser cosas delicadas para uno verdad?.

Esa tropa llegó… a pedido de los terratenientes de la zona de Polochi verdad?... para intimidar al campesino. A mi modo de ver fue un enfrentamiento entre dos fuerzas brutas. Brutas, por un lado, porque los líderes viejos cuando vieron que estaba la tropa ahí apiñada hubieran dicho” “ya no manifestamos!. La gente de la AEU, de la FASGUA, les dan asesoría… eso sí, verdad?, tuvieron mucha culpa,, porque ellos debieron de haber visto el panorama primero.

Cuando llegué el lunes como a las siete y media de la mañana… yo ya sabía que iba a ver manifestación como han habido un montón de manifestaciones. Bueno… cuando llegué me encontré con la noticia de que el Ejército estaba ahì, y que!... si como 35 soldados abusivamente abrieron el salón municipal, y sin consentimiento de nadie se metieron… colocaron su armamento ahí y esperaron…

Cuando yo miré la situación demasiado jodida, verdad? Que se juntaron los Alcaldes Auxiliares ahí… que ya veía que las muchachas ya venían a que yo les leyere el papel y vi yo que ya las tropas se estaban poniendo ya en plan… rodeno la Municipalidad en plan de defensa… como si alguien les hubiera pedido protección, yo salí y les pregunté por el Teniente. Desgraciadamente el Teniente andaba bien borracho. No le pude localizar, no. Estaba bien borracho con los hijos de Flavio Monzón y otros ricos de ahí.

Llegó el momento en que esa masa de campesinos llegó a la municipalidad… ellos acordonaron y no los quisieron dejar pasare. Yo todavía salí a platicar con el sargento, que era la autoridad máxima que tenían ellos ahí, y le dijo: “Ydiai vós… si me viene a buscar a mí, dejalos pasar… además, a vos nadie te ha pedido protección mucho menos yo. Dejálos hablar… hablan…- les leo yo su babosada, y se van tranquilos”. Verdad?. En esas discusiones estábamos, cuando gente de particular… yo le di al Ejército… yo le di al General Kjell los nombres… Porque particulares son los que comenzaron el tiroteo… no fue ni siquiera el Ejército… porque Ud, sabe… gente ignorante con armas ()si uno mismo con armas se pone nervioso)… oyeron el primer plomazo y empezaron a echar plomo… pero que el campesino haya atacado al Ejército como dijeron después… nó!.

Según el entrevistado, posteriormente lo llamaron a una reunión con el Presidente. Este lo trato de “Hijuélagranputa!... hihuélagranputa”, me dijo… Cuando le estaban echando la culpa, reaccionó y pidió que llamaran al Canche de la Cruz (Coronel Arturo de la Cruz) y al Mayor Rolando Archila Marroquin y al mayor Guillermo Splegeler. El informante dice, a Arturo de la Cruz: “Nó… nó. Arturo”, le dije. “Se hombre”, le dije… “y reconoce que fue error de Uds”. “Esa tropa General, le dije, esa tropa no estaba en Panzós. NO hay destacamento en Panzós. El destacamento que hay, está estacionado como a 10 kilómetros del pueblo. No hubo ataque al destacamento. Eso es pura mentira.

De aquí podemos deducir muchas cosas y podemos encontrar a los actores tanto victimas como victimarios. Pero lo que queremos señalar de esta acción conjunta en contra de la población indígena-campesina: militares, alcaldía, terratenientes, comisionados militares, orejas, civiles armados, etc, borrachos o sobrios, es que el miedo y la obsesión por querer proteger la propiedad privada, es típico no solo de las actividades políticas del Estado, sino del modelo capitalista. Esta masacre tenia un objetivo claro, enviarle un mensaje a todo el campesinado y al pueblo guatemalteco, para que dejará de exigir la tierra como derecho humano colectivo. Que dejará de exigirle no solo al Estado sino principalmente a los terrateniente que dicho sea de paso, son y siguen siendo los dueños de la región de Polochic. Estos (terratenientes) son quienes ahora quieren controlar la producción agrícola para biocombustibles, son quienes ahora siguen en compadrazgo con militares y con alcaldes del lugar.

· Entonces tenía razón de ser la “pedida de perdón?
Después de haber seguido durante estos últimos años las acciones políticas del Estado y de los diferentes gobiernos que se han sucedido después dela paz. Podemos considerar que las acciones que han emprendido para resolver los efectos de la guerra, son puros simbolismos y son puras acciones demagógicas. Desde la construcción de monumentos, muchos veces con recursos de los Estados Unidos a través de USAID; siendo este el principal país que financió la política contrainsurgente.

Cuando asume este gobierno y con él, algunos o algunas personas que anteriormente se habían considerado de izquierda y con serias críticas a los sucesivos gobiernos, se pensó que en el área de la paz y del resarcimiento iba a cambiar profundamente. Es decir salir, del modelo paternalista-economicista (cheques) y de la acción demagógica del “pedir perdón” hacia una modelo en el que tal vez algunas cambios en las estructuras de poder iban a cambiar.

Lo que estamos con algunas acciones emprendidas hasta el momento y principalmente con las relacionadas a la “Masacre de Panzòs”, seguimos con el engaño, el cinismo, la mentira y la demagogia. Como es posible que se piense que la esposa del presidente, vaya y en nombre del Estado pida perdón y que posteriormente decidió no ir porque “el helicóptero “ no pudo bajar por el mal tiempo. Aquí encontramos dos situaciones, engañar a la gente nuevamente haciendo creer que porque es esposa del presidente pueda acceder al grado de representante del Estado, esto solo lo puede hacer el vicepresidente o un ministro de acuerdo a las normas constitucionales. Por otro lado, aunque no pudiera ser representante del Estado, lo mínimo hubiera sido, ir al lugar, no importando el tiempo, porque la gente llegó nuevamente al lugar, pero como hace treinta años no los recibieron a balazos, pero si los engañaron.

Treinta años después, los campesinos q’eqchi, hijos y nietos de quienes dieron su vida en el parque de Panzós son engañados, pero porque?. Porque es el ¡es el poder, carajo¡, quien decide. Es el poder quien hablar y es quien mantiene las estructuras injustas y desiguales en Guatemala.

Es el poder, que nunca va a aceptar que no basta con “pedir perdón”, o escribir un nuevo libro sobre la masacre. Porque el resarcimiento no basta con el Cheque a la victimas. El resarcimiento debe ser integral y lo primero que hay que resolver es el problema de la tierra y del territorio de los pueblos indígenas. Mientras esto no se de, no vale la pena que se siga promoviendo pedidas de perdón y sobre todo si lo llevan familiares o amigos del presidente. Además, sino se castiga a los culpables y que algunos siguen aún con vida.

Entonces que pidan perdón, pero que resuelvan los problemas estructurales del país. Lo podrán y lo querrán hacer ¡carajo¡.


[1] Maya Poqomchi, guatemalteco, antropólogo, escritor y docente universitario.

[2] Don Policarpo o Don Poli como se le conocía, fue el primer gerente de la Cooperativa de Ahorro y Crèdito San Cristòbal, R.L, un indígena poqomchi, catequista, carpintero, con apenas tercero primaria, pero con una gran lucidez para conducir las luchas sociales y para hacerle ver a sus hermanos y hermanas sobre la injusticia. Es decir, son de los estrategas que al movimiento social le hace falta. La cooperativa tenía agencias en Telemán y La Tinta, donde se impartía no solo pláticas sobre cooperativismo, sino también de conciencia social y política.

[3] Frustrado, porque este proyecto fue experimentado en Cumaná, Venezuela y no tuvo los éxitos que esperaba la iglesia y el mismo Las Casas.

([4] Este es el caso de la Cooperativa de Ahorro y Crédito “San Cristòbal”, R.L, y sus posteriores agencias en Telemàn, La Tinta, Cahabòn, Lanquin y Campur.

[5] Al Canché de la Cruz, también se le conocía en todo el Departamento como el “Chacal de Alta Verapaz”, porque el fue quien promovió muchas de las acciones represivas en contra de comunidades, organizaciones sociales, catequistas, lideres, etc.

Fuentes:
· Ba Tiul, Maximo Abrahan, Re Jin Aj Kajkoj (Soy de Kajkoj), Escuela de Historia Universidad de San Carlos de Guatemala, Tesis de Grado, 2003. Memoria de Kajkoj, Reflexiones sobre el Conflicto Armado en la Regiòn Poqomchi (en Prensa).

· Aguilera Peralta, Gabriel y Jorge Romero Imery, Dialéctica del Terror en Guatemala, Editorial Universitaria Centroamericana, 1981

· Informe de la Comisión sobre el Esclarecimiento Histórico

· Informe de la Recuperación de la Memoria Histórica

www.albedrío.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.