Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 5 - 2008

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Carta a mis abuelos y abuelas
A propósito de los 187 años de la independencia[1]
Por Kajkoj (Maximo) Ba Tiul[2] - Guatemala, 16 de septiembre de 2008
ajpop2004@yahoo.es

A

Uk’ux Kaj – Uk’ux Ulew, Tepew -Gukumatz, Alom- Qajolom, B’itol-Tz’aqol, Ixpiyakok-Ixmukane, Jun Junajpu-Wuqub Junajpu, B’alam Kitz’e, B’alam Akab’, Majukutaj, Iq B’alam, Kaja Palona’, Chomija’, Tzunununija, Kakixaya, Ixchel, Ixkik.

Ajpop Belejeb’ Kat, Ajpop Belejeb’ Tz’i, Ajpoj Kaji Imox, Ajpop Kaib’ Balam, Ajpop Tucurub, Ajpop Munchù, Ajpop Batz.

Atanasio Tz’ul, Lucas Aguilar, Manuel Tot, Manuela Guarchaj, Mamá Maquìn, Vicente Menchù, Policarpo Chén, Vitalino Caal, Teresa Jul, Antonio Catalán Choc, Salvador Morán, Antonio Pop.

Chakuy taq ni majk, chinchel take ni mam ni watit, ni was ni chak, ni komon, xa patanik taq chi wach i loq laj aq’aal wili. Je taq ixoq je wo winaq, q’ij wo ixsajchic a b’ijnal taq chi pam ni na’. Intiox awe’ taq chirij i qa nojb’aal xayew taq win chi pam take loq laj kalpul, loq laj yaam, jaj inkalokej re’ take qa mam qa tit. Je’ woo chirij i qa nojb’aal xa yew win chi pam take qa moloj ib ixk’an chirisil je wo chiwach loqlaj che’, loq laj q’ij.

Ru’um i nojib’al wili kajchi nitzijb’am re’ juj wili, ru’um man raq ta, chajare inqik’ul taqe kas qachaq wilkeb’ chi pam i katal koriq, chip am take molab ONG rib’ijnaal, t’ont’a inqi q’or chi aj yeol naoj, q’ij wo, re’ chajre’ ink’an ma’ taret ta’.

Chi pam re’ juj wili’ kaj chi ni pajkam awe’ taq ni nojb’al, xa re’ ru’um wilik pech insajchik ni nojb’aal, ru’um naq ni kapaj chi re jin xa pa ni na’ wilik naq re ink’an kajwil nojib’al. Q’ij re’ take ni was nichak kajchi ki b’anam ri kamaj re’ katal koriq wilqeb chi pam re’ koriq we’ re’ jin sajchel.

Ru’um re’ cha yew taq ni nojb’al (Poqomchi).

Uk’ux Kaj – Uk’ux Ulew, Tepew -Gukumatz, Alom- Qajolom, B’itol-Tz’aqol, Ixpiyakok-Ixmukane, Jun Junajpu-Wuqub Junajpu, B’alam Kitz’e, B’alam Akab’, Majukutaj, Iq B’alam, Kaja Palona’, Chomija’, Tzunununija, Kakixaya, Ixchek, Ixkik.

Ajpop Belejeb’ Kat, Ajpop Belejeb’ Tz’i, Ajpoj Kaji Imox, Ajpop Kaib’ Balam, Ajpop Tucurub, Ajpop Munchù, Ajpop Batz.

Atanasio Tz’ul, Lucas Aguilar, Manuel Tot, Manuela Guarchaj, Mamá Maquìn, Vicente Menchù, Policarpo Chén, Vitalino Caal, Teresa Jul, Antonio Catalán Choc, Salvador Morán, Antonio Pop.

Disculpen y perdonen Ustedes que son mis abuelos y abuelas, que son mis hermanos y hermanas, que son mi comunidad y mis iguales. Ustedes que pasaron sobre esta sagrada tierra, ante la faz del cielo y del sol. Ustedes que fueron hombres y fueron mujeres, disculpen que no me acuerdo de sus nombres. Agradezco a Ustedes las ideas y pensamientos que me dieron al pasar por los grandes pueblos y en sagrados lugares donde les hablamos a nuestras abuelas y nuestros abuelos. Así como las grandes ideas y pensamientos que nos dieron cuando nos reuníamos bajo los árboles y ante la faz de cielo y de la tierra, del sol y de la luna.

Por esas ideas estoy escribiendo estas líneas. Porque no encuentro que es lo que les pasa a mis hermanos y hermanas que trabajan con el gobierno o con las ONGs o en otros espacios. Aunque digan que son educadores o transmisores de conocimientos.

En estas líneas que escribo estoy pidiendo sabiduría, porque posiblemente yo y otros que estamos en ese camino estemos equivocados y tal vez ellos están en el camino correcto.

Lo voy a escribir en el idioma del sometimiento y de la colonización, porque no todos pueden leer nuestro idioma. Ustedes saben muy bien, que cuando nos comunicamos entre nosotros lo hacemos en nuestro idioma, porque solo así se nos entendemos, nos comprendemos y hacemos planes.

Pero lamentablemente no todos escriben nuestro idioma y porque también hay hermanos y hermanas que no son mayas no hablan nuestro idioma, pero nos entienden y están en esta misma lucha y por sigo escribiendo en el idioma de la colonización, pero que también lo podemos transformar en el idioma de la liberación.

¿Libertad?
El sacerdote maya[3] en las actividades del 14 de septiembre en el parque central, después de invocar el nombre de nuestros lideres y liderezas mayas y del día Imox, terminaba con estas palabras: “gracias por la libertad, gracias por la vida, gracias trece veces, Creador y Formado, abuelos y abuelas, pedimos por la integración centroamericana, única y diversa”.

En este momento saltaron a mi mente, muchos recuerdos, muchas ideas, muchos pensamientos. Llegaron a mi lo que cuentan en Cobán, cómo fue perseguido y encarcelado Manuel Tot, “encadenado, metido en la bartolina y se negaba a aceptar al cura y comulgar, hasta que en su agonía, acepta que el cura le de los oleos, para que luego Manuel pida que no se le desencadene y que lo entierren con las cadenas, porque el pueblo no es libre”, de cómo se ensañaron en contra de la gesta libertaria de Atanasio Tzul y Lucas Aguilar[4].

Años más reciente, me recuerdo de cómo fueron perseguidos y masacrados hermanos, hermanas, comunidades enteras, no solo durante el conflicto armado, sino que durante todo al recorrido histórico de esta patria, que si es patria pero sin Estado y que puede ser Estado sin nación, porque es de los independentistas criollos y ahora de la burguesía y de la oligarquía guatemalteca. Que por medio de la usurpación y el despojo, primero con la encomienda y el repartimiento, luego con la tarjeta de jornaleros, de vialidad, del servicio militar obligatorio, etc, hicieron crecer sus riquezas y sus mercancías.

Es la patria de quienes durante 187 años han vivido, explotando y oprimiendo al pueblo, es la patria de los astutos, porque hacen creer a nuestros hermanos y nuestras hermanas que son incluyentes, solo porque este quince de septiembre en todas las escuelas del país, obligaron a los y a las alumnas a vestirse de “inditos” y es cierto, de inditos, pero no de mayas. Porque celebraron anticipadamente el 12 de diciembre, en donde el maya es visto como lo que se imaginan, el “indito, el baboso, el tonto, el idiota, la maría. Pero no presentaron al ser pensante, al ser que está en contra de este sistema y de esta estructura”.

Tenemos ya muchos años ser objetos del multiculturalismo corporativo y de esta interculturalidad como ilusión simbólica[5]. Proyectos ideológicos que son promovidos por el Estado Etnófago. Un Estado que ingenuamente creemos que promueve inclusión, cuando promueve cooptación, asimilación, embrutecimiento, idiotez, etc. Un Estado que nos hace creer que está consciente del racismo y de la discriminación, de los derechos colectivos de los pueblos, cuando lo que promueve es del derecho de los individuos, principalmente si son indígenas para que sirvan de obstáculo para la lucha de liberación que entablan las comunidades y pueblos indígenas en todo el país. Acción afirmativa y discriminación positiva, como mecanismo de sometimiento y de pasivismo. Pertinencia cultural pero no de pueblo, como instrumento mecanismo simbólico[6].

Antes de escuchar la “invocación” de este sacerdote maya, así como conocer algunos discursos de indígenas y no indígenas y de ver la forma como fueron disfrazados los y las estudiantes y los docentes de diferentes establecimientos del país. Estuve participando en talleres, diálogos, debates y escribiendo algunas cosas sobre el buen gobierno y que en su oportunidad lo daremos a conocer.

Precisamente por las reflexiones que hemos realizado con colectividades, he comprendido mucho más, mi rechazo al multiculturalismo y a la interculturalidad. Porque estos son, proyectos que hace que quienes ostentan el poder siempre piensen por y para los indígenas y por eso sus conceptos están llenos de “hacia o para”, pero nunca hacen un esfuerzo por comprender que el proceso es “de”. Esto es lo que se llama “etnopoliticas”, es decir, “no se dialoga, no se colabora, ni se acompaña”, sino que se impone.

Por eso es preocupante, cuando se agradece por la “la libertad y la vida”. Porque mientras se llenan las escuelas y los parques de trajes mayas, San Juan Sacatepéquez sigue militarizado. Sipacapa sigue contaminado, comunidades campesinas siguen siendo desalojados de sus territorios, no se ha reconocido el derecho a la consulta de las comunidades, niños y niñas indígenas siguen si ir a la escuela. Las hermanas y los hermanos indígenas y ladinos que trabajan en las maquilas siguen siendo explotados.

Porque se agradece a los abuelos y a las abuelas por la “libertad y la vida”, cuando no existe libertad. Sin temor a equivocarme los abuelos y las abuelas estarán preocupados y estarán realizando consensos a cada rato, cuando escuchan hablar a estos llamados “sacerdotes mayas” o “líderes y liderezas mayas”, que se llenan de muchas palabras exotéricas y que aprendieron en alguna universidad kaxlana, pero sin tener una vida colectiva.

Que difícil es el camino de la libertad dijera Nelson Mandela, cuantas mascaras tenemos dice Memmi, el difícil proceso de la descolonización dijera Fanon. Porque pareciera que en este 15 de septiembre, hemos presenciado una nueva figura del “indio ciudadano”. Es el disfrazado, el blanqueado, el neo-colonizado, el neo-cooptado. Como dice Hale, estamos ante un “indio permitido” o Cojti, ante un “indio mojado”.

Si bien es cierto que el gobierno anuncia el restablecimiento de las funciones de las escuelas normales y que la educación debe ser gratuita[7], pero no dice con que contenidos, el mismo que se ha venido desarrollando desde hace muchos años. La educación que no libera sino que subyuga. En un conversatorio hace algunos días la Licenciada Anabella Giracca, decía que “la familia forma positiva o negativamente al niño o a la niña y la escuela debería ser liberadora”, pero hasta el momento la escuela, los medios de comunicación, como los instrumentos del Estado, no liberan si no que ayudan para el control social y a la explotación.

Contantemente escuchamos a los maestros y a las maestras decir: “mañana los niños vendrán vestidos de inditos y las niñas de inditas”, los comunicadores sociales, sobre todo de los medios corporativos dicen: “nuestros indígenas, los del interior, los del área rural”. O bien el sistema educativo, dice a los indígenas “educación bilingüe intercultural”, porque los Maya, los Xinka y los Garifuna, sigue siendo un problema y no una situación que hay que resolver, porque saben que el camino para resolverlo es cambiando el sistema y la estructura.

Entonces, ¿cual libertad?. ¿Agradecimos por la libertad que tiene los grupos de poder para oprimir y reprimir?. Si es así, que bueno que se realicen rituales folklóricas en el parque en cualquier otro lugar donde aflora vergüenza y odio, porque nuestra ceremonia como uno de los momentos culmen de nuestra espiritualidad no debe utilizarse para conmemorar el aniversario de la patria del criollo, ni para cualquier actividad que programa el Estado criollo y empresarial.

Por eso, en este artículo pedí nuevas ideas a mis abuelos y abuelas, porque posiblemente nosotros estamos equivocados. Y si es así, entonces, lo están ¿las comunidades que luchan por enfrentar el neoliberalismo y la globalización que como cual caníbal se come los recursos de los territorios y de la tierra?


[1] Reconocemos que la escritura en idioma poqomchi está fuera de los cánones de la Academia de las Lenguas Mayas, porque tampoco comparto la homologación de la escritura y por eso asumimos la responsabilidad.

[2] Maya Poqomchi, antropólogo, fundador del Centro de Análisis y Reflexiones Nim Poqom

[3] Que bueno que es sacerdote y no Aj Q’ij, porque el sacerdote solo está para el culto, en cambio el Aj Q’ij no se le confiere ese cargo solo para el culto religioso, sino, también porque es sabio, es prudente, honrado, digno y porque obedece no solo a su nawal, a las estrellas, sino también al pueblo. Si el pueblo sufre él también sufre, si el pueblo es libre el también es libre.

[4]Reconozco que hay que investigar más sobre el verdadero nombre de Lucas Aguilar, según los de Totonicapán, tenìa otro nombre.

[5] Palabras de Felix Patzi (Bolivia), Victor Breton de Zaldivar (España), Héctor Dìaz Polanco (México).

[6] Este es igual al modelo de las iglesias de “cristianizar las culturas”.

[7] Ver comunicado del Frente Nacional de Lucha 14 de septiembre 2008

www.albedrío.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.