Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Recuperando la dignidad de ser Raquun Aq'aal
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul - Guatemala, 21 de julio de 2016
ajpop2004@yahoo.es

Estaba corriendo el día belejeb’ Qawoq, de acuerdo al caminar del tiempo de los Mayas Winaq’. Llovía demasiado, los animales del bosque ya se encontraban en su nido. Las gallinas y los gallos, estaban ya subidos a los palos. Solo unos cuantos caminantes, recorrían los caminos que del pueblo de Purulha, conduce al territorio “Rex Awaj” (piedra verde), conocido en el idioma de los colonizadores como Sierra de las Minas.

Era una tarde de mucha lluvia, como es común desde el mes de junio hasta diciembre, esta región. Muy pocas veces se verá li loqlaj saq’e (q’eqchi) re loqlaj q’ij (poqomchi), el Sagrado Sol. Pero como decía uno de los acompañantes en esta aventura, el agua ahora es muy importante, porque así dará mucha cosecha el “Sagrado Maíz”. Este año creo que estará mejor la cosecha, decía otro compañero.

Bajo la intensa lluvia iban caminando hombres y mujeres, niños y niñas, ancianos y ancianas. Después de un intenso día de trabajo. Quien sabe en donde, si en su tierra o en la tierra de los finqueros. A pesar de la tristeza y la desesperanza, todos regresaban sonriendo, para llegar a tomar cafecito o el raxq’or (poqomchi) raxuq’un (q’eqchi), agua de masa de maíz. Esta, agua mágica, tiene mucha simbología entre las comunidades mayas, sobre todo entre los aj Ralch’och’ o Raq’un Aq’al (hijo o hija de Sagrada Tierra). Es el recuerdo de que los mayas vienen del Loqlaj Ixim (Sagrado Maíz). Es la simbología de las nueves bebidas que compuso la abuela Xmukane’, para crear a la persona de maíz. Relato encontrado en el Popol Wuj.

Mientras íbamos bajando, también podíamos recordar que este Loqlaj Yaam o Loqla Naaj (Lugar Sagrado), posiblemente comenzó a poblarse por mayas, unos años después que Fray Bartolomé de Las Casas iniciara su famosa evangelización pacífica. Fue poblado por mayas que fueron huyendo del bautizo cristiano y de la persecución implementada por los misioneros dominico y que luego fue apoyado por Juan Matalbatz’, quien después de acogerse al poder de la iglesia y de la corona española, le dan como premio el puesto de gobernador.

La Sierra de las Minas(1), posiblemente fue un territorio-refugio para los diferentes pueblos que habitaban la Región de Tezulutlán y que iban huyendo de la colonización española. La historia oficial, afirma que la evangelización pacífica implementada por Las Casas, fue mucho más benévola con los indígenas, que la fuerza de las armas de los invasores españoles, pero; en realidad, ambas formas de colonización e invasión causaron grandes destrozos, no solo en el pensamiento de los pueblos originarios, sino también en su organización política, social y económica. Algunos pueblos fueron diezmados, como el pueblo Ch’ol, quienes fueron llevados brutalmente a construir las iglesias o los Ak’ala’, quienes fueron reducidos a pueblos de indios. Los Manche’, también desaparecieron del mapa originario de la región (Kajkoj 2004), los Lakantun, se refugiaron en las montañas de la Sierra del Lakandón. Otros fueron obligados a integrarse al pueblo Q’eqchi’.

Este es el primer momento de ordenar el territorio de acuerdo a los intereses del poder español y de la iglesia. El requerimiento, la encomienda, el repartimiento, el ordenamiento y las leyes de indias, fueron las primeras norma jurídicas que utilizaron los españoles para ordenar el territorio para sus propios intereses. Aquí se fortalece el derecho de gentes o la idea de la guerra justa. Bajo la idea de que, los habitantes de los territorios colonizados eran o no humanos, se vulneró la dignidad de los pueblos, a algunos los convirtieron en colonos y a otros en esclavos, pero de la misma forma ambos explotados, oprimidos y reprimidos.

Por eso hablar de la Sierra de las Mina o el territorio de “Rex Awaj”, es hablar de memoria y anticipación, como afirma Boaventura de Sousa Santos, que “el pensamiento crítico parte siempre de una doble idea: de la memoria y de la anticipación. O sea hay siempre en nuestro pensar, en nuestra práctica, un elemento de memoria, porque nuestras sociedades son divididas normalmente entre dos tipos de personas: los que no quieren recordar y los que no pueden olvidar. Y la teoría crítica normalmente está del lado de los que no pueden olvidar, los que fueron y son víctimas de sufrimiento, genocidio, opresión y violencias… Quizá la sociedad busca borrar eso para que con varias narrativas nacionales no se recuerde, pero la gente no puede olvidar”(2).

Con esa intensión las comunidades siguieron marchando. Llegamos el día Lajeb Ajpu’. Amaneció el sol radiante. Poco a poco, los y las representantes de las comunidades comenzaron a llegar. Hombres, mujeres, ancianos, ancianas, niños y niñas, iban con la esperanza de que al fin las autoridades del departamento llegarían a escuchar sus demandas. La asamblea territorial, se convocó para plantear las demandas en materia de educación, salud, cultura, política, social y religiosa.

Ya habían pasado casi dos horas de espera, cuando comenzaron a llegar las autoridades(3) municipales y departamentales, que aceptaron la invitación. ¿Quiénes llegaron?; representantes de la Secretaria de Asuntos Agrarios, representante de Gobernación departamental de Baja Verapaz, el Coordinador Técnico de Educación y Director departamental de Educación, un representante de la municipalidad de Purulha. Atrás de los participantes en la Asamblea, de forma muy tímida, pero queriendo demostrar su poder, estaba el vice Alcalde de Purulha, miembro de una comunidad de la Sierra.

Se estaba desarrollando el programa, cuando de pronto, los y las participantes, comenzaron como a sentirse intimidados, porque dos jóvenes, estaban tomando fotos(4), sin autorización de las autoridades comunitarias. Algunos afirmaban que eran orejas(5) del Alcalde, quien se ha caracterizado por amenazar e intimidar a los líderes comunitarios, sobre todo porque tiene interés en construir una hidroeléctrica en una finca que dice ser de su propiedad. Además, porque siempre ha mantenido alianza con los terratenientes del lugar. Cuando les preguntaron a los jóvenes porque estaban tomando fotos, ellos se presentaron como trabajadores de la Fundación Defensores de la Naturaleza, quienes también han sido cuestionados por su trabajo en la Sierra(6). Por la forma como engañaron a la comunidad de Renacimiento Vega Larga II, para que dejaran su tierra en Vega Larga I, en la zona núcleo de la reserva.

Como hemos afirmado en innumerables veces, que así como ha habido colonización permanente, también hay rebelión permanente o lo que ahora se llama resistencia. Las comunidades siempre se han resistido al modelo. La muerte de Fray Domingo de Vicco y Fray Andrés en manos de los Akala’ y Lakandones(7), no fue por la actitud salvaje de los pueblos, sino porque, desde la colonización, nunca se respetó y reconoció que eran seres humanos.

Lo dramático de estas acciones, es que la actitud más fácil de las autoridades occidental, es justificar la guerra contra los pueblos, todo porque son diferentes y a acosta de cualquier acción o persona, lo importante es someterlos y dominarlos. Para ello, también se contó con indígenas que fueron instrumentalizados, como fue el caso del Ajpop Batz’ al ser reconocido como Juan Matalbatz´, se constituye en un perseguidor de los lakandones, ch’oles y akalaes y someterse al servicio de la corona y de la iglesia(8), así como sucede hoy en día, cuando son instrumentalizados personas indígenas u organizaciones, poniéndose al servicio del poder y en contra de sus propios pueblos.

Así como hubo rebelión o resistencia permanente, también hubo traiciones permanentes. Hoy en día, muchos hermanos nuestros, que utilizando como “discurso” los derechos de los pueblos indígenas, han obtenido puestos en los diferentes gobiernos que se han sucedido después de la época militar. El primero de ellos fue Alfredo Tay Coyoy, ministro de educación en el gobierno de la Democracia Cristiana (1986-1990), así sucesivamente. Han sido muchos que solo con su presencia han avalado diferentes acciones en contra de las comunidades.

El modelo multiculturalista neoliberal, abrió espacios para tener “presencia(9)” de “figuras indígenas”(10), porque no se les puede definir como “representantes”(11), en el aparato estatal. Aunque algunos han sido electos popularmente, como: alcaldes, diputados, estos no han sido reconocidos como representante, porque muchos, llegaron a este puesto “comprando el voto”, ofreciendo proyectos, buscando financiamiento empresarial, para luego devolverlo con proyectos municipales o nacionales o trabajo(12).

Así es como se logra comprender, lo que otros llaman, “el desarrollo de la participación indígena en la política nacional”. Quienes participan, llegan solo a apoyar o fortalecer el modelo de usurpación y despojo en contra de las comunidades. “Ustedes tienen que pensarlo bien, porque el lugar donde estaban antes, no hay nada, además allí se estaban muriendo, si hubieran seguido allí, posiblemente fueran más pobres, en cambio donde están, tienen más oportunidades”(13).

Desde el presidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (COCODE), hasta el más servil funcionario indígena, en cualquier programa de gobierno, como: Ministerio de Cultura o Educación, Comisiones contra la Discriminación (CODISRA), Fondeo de Tierra, Secretaria de Asuntos Agrarios, Defensoría de la Mujer Indígena (DEMI), etc., se han convertido en puesto serviles del Estado y del empresariado guatemalteco, como es el papel que juega la actual Ministra de Trabajo, la Licda, Teleguario, quien ahora tienen como función impulsar el protocolo de Consulta a los Pueblos Indígenas, haciéndolo más burocrático que en beneficio de los pueblos indígenas.

¿Qué tiene que ver todo esto con la situación que vive la Sierra de las Minas?. Mucho, porque funcionarios municipales, líderes locales, han apoyado las políticas del Estado relacionado con el modelo extractivista que se implementa en la región y además avalan, informes de Gobierno que no coinciden con la situación de las comunidades, por ejemplo; mientras el informe del Plan Hambre Cero del gobierno anterior, concluía que en Purulha se había erradicado el hambre y los problemas de salud, el Procurador de los Derechos Humanos, decía lo contrario: “Los hallazgos detectados en la supervisión al “Pacto Hambre Cero” en el municipio de Purulhá, Baja Verapaz, por parte de la institución del Procurador de los Derechos Humanos, reveló desabastecimiento de material e insumos en los centros comunitarios para la atención de la salud, además de la discreción y autonomía en la aplicación de normas de atención médica”(14).

De igual forma, personas que anteriormente fueron líderes de organizaciones sociales, como CONIC, sirven de promotores sociales de las municipalidades o de las empresas(15). Esto pasa en todo el país. Son paradigmáticos, la forma como fueron apresados; el líder comunitario, defensor de la tierra y de la salud Timoteo Chen(16), de la Comunidad de Monte Olivo y el Defensor de Derechos Humanos Mauro Val, de CODECA(17). No se duda, que fue posiblemente traicionado ya sea por algún miembro de una comunidad o de alguna organización social. Eso quiere decir, que la infiltración por parte del Estado y de las empresas hacia el movimiento social o en las comunidades es muy grande(18).

Por esa misma situación, en el año 2012, las comunidades de la Sierra de las Minas(19), haciendo uso de su derecho a la autonomía, a la libre determinación, a la organización y a otros derechos humanos, invitaron a funcionarios públicos para que se hicieran presentes en la comunidad de Rivacó, para presentarles sus demandas. En la misma se hizo presente el alcalde de Purulha de esa época el Señor Sebastian Siquic, el representantes de gobernación departamental de Salamá, el auxiliar de la Procuraduria de los Derechos Humanos de Salamá, el encargado de la comisión de diálogo el Señor Mejicanos. A todos se les hizo saber que las comunidades no querían hidroeléctricas ni ninguna tipo de empresas en la región y que por lo tanto tomaban el “acuerdo de seguir manteniendo la resistencia pacífica y el bloqueo carretero, destinado a impedir que los empresarios entren a su territorio, mientras otros vehículos tendrán libre tránsito”(20). 

A pesar de los acuerdos llegados, vivieron hostigados durante cuatro años por el ex alcalde Siquic, quien negándoles el derecho al desarrollo, implemento una política de persuasión a todos los COCODES. En cada una de las reuniones o donde los encontraba les decía: miren si no quieren las hidroeléctricas, entonces no va a haber proyectos para Ustedes y así fue como nunca mejoró el Centro de Salud de Rivacó, cuando en un principio había dicho que tenía los recursos disponibles.

Nuevamente las comunidades cansadas de tantas mentiras, en Asamblea Territorial del 19 de julio del año 2015, por unanimidad, decidieron no dejar pasar a candidatos de ningún partido político, porque los consideraron como mentirosos y vende patrias. En ese momento fueron mucho más allá, porque decidieron llamar la atención a los presidentes de COCODES; diciéndoles: “wi wiliq jeno’ COCODE, ri q’ayej ri komonil xa ruum naj ri tuk aqach iriyew re ruum Alcalde, aj jeleq wo” (Si un presidente de COCODE; vende su comunidad, solo porque el Alcalde le da una pierna de chunto, también es un ladrón)(21).

Este 23 de julio del 2016, las comunidades volvieron a repetir la experiencia. Pero las autoridades nuevamente, principalmente el alcalde municipal, no acudió a la cita. Desaprovechando una gran oportunidad para poder dialogar con las comunidades(22). Este fuera el inicio de un modelo de diálogo de las autoridades con su pueblo. Pero al contrario, las autoridades cuando se sienten incapaces de ejercer el diálogo en un marco de derechos, lo primero que hacen es, criminalizar y cuestionar las decisiones comunitarias.

“Cuando fui a dejar la invitación, el representante del Alcalde me dijo: porque solo sellos tienen la invitación, quién es el representante para que le podamos hablar o llamar”(23). Poco tiempo después en una reunión con instituciones del Estado, se decía: “algunos no quisieron ir a la asamblea porque nadie firmaba la carta. Otros argumentaban que la región era muy peligrosa”. Ante ello los representante de las comunidades responden: A cuando vienen a buscar nuestros votos, preguntar por los representantes, sí solo, encuentran a alguien que esté hambriento de poder, “aj sajq” (en poqomchi) y ya llegan a la comunidad. O cuando están haciendo campaña, porque no dicen, allá no vamos porque es peligroso. Ellos llegan donde quieren, porque lo que buscan es el voto.

“Entonces que le debemos al Alcalde, al Gobernador, al Auxiliar de la PDH, al Juez, etc, para que no hayan venido. Nosotros no les debemos nada, al contrario ellos nos deben mucho, porque son nuestros mozos y no hacen nada por nosotros, solo mentiras son. A ellos les dimos nuestro voto, pero ahora no nos voltean a ver”. Algo así, como dicen los zapatistas: “nos cubrimos el rostro, porque aunque lo tengamos descubierto no nos conocen o nos niegan”.

El desprecio que demuestran los funcionarios públicos por los de abajo, solo ha fortalecido la desigualdad y la discriminación. Los funcionarios hasta ahora solo han mantenido el statu quo de los mismos y con ellos avalan las políticas neoliberales del Estado.

Las comunidades de los pueblos originarios, como es el caso de las comunidades Q’eqchi y Poqomchi, solo están dando una oportunidad a modelo de Estado criollo para ver si al final se reivindique o por lo que menos que intente ser más humano. Pero este modelo de Estado con su soberbia lo que está haciendo es profundizar la separación y la desconfianza que ya está en la mente y en el corazón de los pueblos.

La Sierra de las Minas, solo está avanzando hacia su liberación y cuando lo logre, estará proponiendo la construcción de un nuevo Estado. No la re-fundación, sino la re-fundición de este y así crear uno nuevo. Y este proceso es parte del arte de la Resistencia como lo dice, Scott, porque la Resistencia no podrá entenderse si no como paso hacia la liberación.

Re’ joj raquun aq’aal
(Nosotros somos hijos e hijas de la tierra)


(1) La Reserva de Biósfera de la Sierra de las Minas, es una espectacular cadena de montañas que alberga los bosques nubosos más extensos de Centro América, y se localiza al este de Guatemala. Esta reserva es una cordillera que se extiende en sentido suroeste-noreste aproximadamente 180 kilómetros, desde el lago de Izabal, y que atraviesa cinco departamentos: Baja Verapaz,  El Progreso, Alta Verapaz, Izabal y Zacapa, protegiendo el bosque nuboso mejor conservado de Mesoamérica, con elevaciones que van desde 150 hasta más de 3.000 metros sobre el nivel del mar.  Limitando al extremo sureste con la Sierra de Chuacús, al sur con el valle del Río Motagua, al norte con el lago de Izabal y el valle del Río Polochic, y al extremo noreste con la Sierra del Mico.  Además,  tiene una influencia fundamental sobre el clima de las regiones adyacentes y también sobre el aprovisionamiento de agua en los valles Polochic y Motagua que se encuentran en sus bordes, ya que en esta reserva nacen 63 ríos.

(2) De Sousa Santos, Boaventura, Revueltas de indignación y otras conversas, Alice y Ces, Bolivia, www.rebelión.org.

(3) Decimos “autoridades”, así como se acostumbra a llamarlos el común de las comunidades, pero en las zonas de resistencia los denominan “mozos”, es decir, trabajadores de las comunidades.

(4) Desde la instalación de las ONG e instituciones de gobierno, se ha convertido en costumbre tomar fotos en las actividades que se realizan, se olvidó que antes de eso, se tenía que pedir permiso, ahora las comunidades vuelven a recuperar esta norma.

(5) Soplón o sapo

(6) López Barrientos, Mario: Comunidades que luchan: Negatividad y Resistencia en Ribacó (Purulha, Baja Verapaz, 1990-2014), Tesis, para obtener el grado de Doctor en Sociología, Universidad Autónoma de Puebla, México, 2016.

(7) Estrada Monroy, Agustin, El Mundo Kekchi de la Verapaz, Editorial del Ejercito, Guatemala, 1979.

(8) ibidem

(9) Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, presencia; es la asistencia personal de una persona.

(10) El DRAE, dice: Forma exterior de un cuerpo.

(11) Desde el punto de vista indígena, para ser representante debe ser electo o seleccionado en una asamblea comunitaria.

(12) Ver lo que está pasando desde el 16 de abril del 2015 en el caso de la corrupción, desde la Linea hasta la cooptación del Estado.

(13) Refiriéndose a la Comunidad Vega Larga I, donde Vivian antes de 1998 los miembros de la Comunidad Renacimiento Vega Larga II. Esas fueron las palabras del representante del Consejo de Areas Protegidas (CONAP), al dirigirse a los representantes de la Comunidad Renacimiento que participaban en una mesa de diálogo convocado por la Secretaría de Asuntos Agrarios de Salamá, a solicitud de la Fundación Defensores de la Naturaleza, a quienes les informaron que los comunitarios de Renacimientos, intentaban regresar a sus antiguas tierras.

(14) http://www.pdh.org.gt/noticias/noticias-destacadas/item/1374-supervisan-pacto-hambre-cero.html#.V5AKZbjhDIU, visitado última vez el 20 de julio de 216

(15) En el año 2012 en la región de Rio Dolores, fueron denunciados el Señor Arturo Ac de CCDA, Señor de apellido Chomo, miembro de la Fundación Guillermo Toriello. Desde el 2013 en la misma región y en la Sierra de las Minas, han sido denunciado el Señor Celso Caal Ayu, por apoyar la política de criminalización que ejerce Hidro Santa Rita e Hidro El Cafetal. Ahora este señor es sirve de promotor social del actual alcalde de Purulha, Sebastian Castro, que tienen intenciones de construir una hidroeléctrica en la Sierra de las Minas.

(16) Fue apresado cuando participaba en un taller sobre salud en la comunidad de Cubilgüitz.

(17) Quien fue apresado cuando regresaba de visitar una comunidades de Chiantla, Huehuetenando.

(18) Sobre eso hablaremos en otro documento.

(19) https://cmiguate.org/comunidades-q%C2%B4eqchis-achies-y-poqomchis-dicen-no-a-las-hidroelectricas/

(20) Cruz, Gaby y Susana Norman, Comunidades Q’eqchis, Achis y Poqomchis, dicen ¡No! A las Hidroelectricas, https://cmiguate.org/comunidades-q%C2%B4eqchis-achies-y-poqomchis-dicen-no-a-las-hidroelectricas/.

(21) https://cmiguate.org/candidata-de-encuentro-por-guatemala-amenaza-a-lideres-comunitarios-de-la-sierra-de-las-minas/

(22) https://comunitariapress.wordpress.com/2016/06/26/memorial-consejo-de-comunidades-indigenas-de-la-sierra-de-las-minas-purulha-baja-verapaz-guatemala/

(23) Palabras del delegado de las comunidades, quien estuvo distribuyendo las invitaciones a las diferentes instituciones.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.