Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Se le paga o se le pega: dice Tonatiuh
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul - Guatemala, 14 de noviembre de 2016
ajpop2004@yahoo.es

Alvaro Arzú, el “nuevo Tonatiuh”, un exmilitante de la Juventud del Movimiento de Liberación Nacional, que le llevó a ser gran amigo del “mico Sandoval”, varias veces Alcalde de la municipalidad de la ciudad capital, es más “dueño vitalicio del palacio de la Loba”, ex canciller, director del INGUAT y Presidente de la República que le llevó a ser nominado como el “Presidente de la Paz”, porque durante su gobierno la hoy raquítica URNG, quien se entrega como “cual novia en los brazos de su amado”, dejando por un lado los valores y principios revolucionarios y entregándose a la construcción de un modelo neoliberal, decide firmar la paz y se olvida de los pueblos, porque solo aparece en los comunicados.

Alvarzo Arzú, descendiente de los criollos, oligarcas, conservadores y burgueses guatemaltecos, quienes amalgamaron fortunas usurpando y desalojando a campesinos, indígenas y no indígenas de sus tierras y territorios. A este dictador y fascista, que se cree de “sangre azul”, que por informaciones de gente cerca de él, que cuando los pobres le dan la mano, sobre todo en campañas electorales, inmediatamente se lava las manos con alcohol, para quitarse la contaminación. A él se le debe la concreción del Consenso de Washington a su máxima expresión. El vendió Guatel, el Agua, la energía eléctrica. Uno de los ideólogos de la Ley de Minería que tanto daño ha hecho a los pueblos y comunidades. Culpable del achicamiento del Estado. Es el motivador de la privatización de todo: salud, educación y vivienda. Es el pensador de la ley antihuelgas, anticapucha, antiorganización, etc. Es quien se refería a los indígenas permitidos en su gobierno: “Estos si los quiero yo, no a aquellos que están en las calles manifestando”.

Por eso, que va a saber este hombre de miseria, de pobreza, de abandono, de migración. ¡Nada!. Este solo sabe despojar, despojar, mandar, mandar, criminalizar, criminalizar, matar, matar, decidir por los otros. Como lo dijo en su recién intervención en el VII Foro Regional Esquipulas: “Estoy entre pacifistas y yo soy guerrerista, y por eso no comparto algunos temas […] Me niego a creer que Guatemala está en caos. Guatemala está prosperando. Algunos me odian por firmar la paz y otros me aman por firmar la paz. La guerrilla no se aniquila hasta que se firma la paz o hasta que muere el último guerrillero […] a la prensa se le paga o se le pega, yo me quedo con lo segundo […] Una democracia plena en nuestro medio no funciona, según mi realidad vivida. No funciona mis amigos, mis amigas y la gente allá afuera está esperando ser dirigida, está esperando alguien que mande”.

Este señor no entiende, que el neoliberalismo y sus lacayos como él, han provocado que cientos de los nuestros, dejen sus comunidades para ir a parar a los centros urbanos, como la ciudad capital y a Estados Unidos, México, Noruega, España, donde nada tendríamos que ir a hacer, si en nuestras comunidades hubiera trabajo, salud, educación, vivienda, tierra, tortillas, frijoles, etcétera.

Los vendedores de la Sexta Avenida, de la Dieciocho Calle, del Guarda, del Trébol, de la Florida y de todas las áreas marginales del país, son gente trabajadora, que dejó sus comunidades, con el sueño de encontrar algo mejor para sus hijos e hijas. No son delincuentes, como lo afirman: Carlos Sandoval, vocero de la Municipalidad, Amilcar Montejo, Intendente de la PMT y lo mismos agentes de la PMT, los serviles comentaristas, periodistas, analistas de los Medios de Embrutecimiento Masivo (MEM), quienes afirman que los vendedores son terroristas o delincuentes, ¿lo dicen porque Arzú, les pagó o les pegó?.

Solo basta con analizar detenidamente las fotos, videos del desalojo de la sexta avenida, sin necesidad de ser un experto en criminalísticas, se puede observar que hubo infiltración de personas. La pregunta es; ¿quién les pagó para hacer estos hechos vandálicos?. Porque mientras, quienes estaban preparados para destruir la sexta avenida, cumplían con su pedido, la PMT, como si tuvieran orden de capturar, cuando no es su función, agarraban del “pelo a una vendedora e incluso con la libertad de pegarle varias veces en la cabeza […] o estando un vendedor tirado sobre el pavimentos, todavía miembros de la PMT se dan el lujo de patearlo varias veces”. Estos hechos traen a la memoria, lo que pasaba en las manifestaciones en los años duros de la dictadura en nuestro país.

Entonces, lo que sucedió en la sexta avenida, no tiene nada de diferencia, con los desalojos que dirigen los oligarcas, burgueses y terratenientes en los territorios indígenas. Lo de la sexta avenida, nos debe llevar a reflexionar que el modelo neoliberal se está nuevamente reconstituyendo y que igual desaloja en la ciudad como en la comunidad. Este modelo, no le interesa terminar con la corrupción, sino fortalecer a las élites económicas y políticas, para controlar a la población a través del miedo. Este modelo, nos desaloja, nos lleva a la ciudad e igual nos mata. Es el modelo, de que se paga o se pega.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.