Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2017

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Asi te pienso, rebelde
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul - Guatemala, 8 de marzo de 2017
ajpop2004@yahoo.es

¿Quién dijo que eres débil?. Siempre te han acusado que sos la pecadora, la prostituta, la chismosa, la loca, la que grita mucho, la que manda, la que no piensa. Porqué, siempre te señalan que eres la impura, la que provoca, la que incita, la que nos lleva a pecar. Hasta hace poco, todavía no podías entrar con minifalda, con escote o con pantalón, a los lugares sagrados de los opresores. Te impiden abortar, cuando en nuestro país, hay abortos permanentes. Te obligaron a parir cuantos hijos podías dar, con la excusa de que “había que aceptarlos porque son los que Dios te daba”, cuando en realidad, la alianza Iglesia-finqueros, lo que querían eran trabajadores, colonos, mozos, para sus fincas y ahora te criminalizan, diciendo que somos pobres porque has tenido muchos hijos.

Mujer, también te obligaron a acostarte con el finquero, el administrador, el hijo de “papi y mami”. Te convirtieron en botín de guerra. Muchas veces te canjearon como objeto. No les importó romper con tu dignidad, con tu ser, con tu cuerpo. Se adueñaron de tu cuerpo, como se adueñaron de nuestra tierra. En la historia muy poca veces apareces como valiente, siempre como sumisa, pues sí, porque esta historia lo escribe el hombre, el macho, el patrón, el cura, el obispo, el maestro.

Hoy quiero recordarte como Ixkik, Ixchel, Ixmukane, Tz’ununja’. Q’aja’ Palona’, Chomija’, K’akixaja’. Como Manuela Sapon, Micaela Guarchaj. Como Adela Maquin, Teresa Jul, Matilde Bac. Como las doce mujeres, asesinadas cobardemente por comisionados militares y patrullas de autodefensa civil en la ruta que de mi pueblo, conduce a El Quiché. Como las mujeres que vimos correr, sufrir y morir, cuidando a sus hijos e hijas, que eran asesinados cobardemente por el capitán, el teniente, el general, el soldado, el patrullero, el policía, en todo el país, durante la guerra en Guatemala. Quiero pensarte, en la mujer que parió en plena montaña huyendo de la persecución criminal del Estado. Quiero pensarte, en la mujer que ahora sigue muriendo poco a poco, porque no hay centros de salud, porque no ha ido a la escuela o porque no ha tenido la oportunidad de ver ese desarrollo que tanto dicen.

Hoy quiero recordarte, como amiga, como compañera, como esposa, hermana, madre, hija. También como soñadora, como artista, como tejedora, como agricultora, como intelectual, como estudiante, como lideresa, como pensadora, como cantora, como cocinera, es decir, como todo. Pero sobre todo como rebelde y no como débil. Porque nunca eres débil, siempre has sido fuerte. El sistema te presenta así, porque le conviene, más yo te digo, por tu fuerza y tu coraje, es que estamos nosotros. Si no estuviera vos, no tendría sentido la resistencia, ni la rebeldía.

 

POR ESO HOY GRITO, NUNCA MAS LOS TERRITORIOS Y LAS RESISTENCIAS SIN LAS MUJERES
TODOS LOS DIAS SON 8 DE MARZO
PORQUE TODOS LOS DIAS DEMANDAREMOS DERECHOS

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.