Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

No basta la disculpa
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul - Guatemala, 24 de abril de 2018
ajpop2004@yahoo.es

Como lo afirma Alejandro Flores, “Los casos de corrupción que vienen destapando el Ministerio Público y la CICIG dan cada vez más elementos para vislumbrar que, además de la clase política, son los grandes empresarios quienes más han participado, promovido y naturalizado la corrupción en Guatemala. Hay indicios que cada día parecen dar más razón a esa hipótesis”.(1)

Lo anterior se confirma con la investigación que está realizando la CICIG y el MP, en relación al financiamiento ilícito a los partidos políticos y presentada el 19 de abril, en donde, aparece un grupo bastante grande de empresarios, que habían financiado la campaña electoral del partido FCN, sobre todo para el pago de fiscales en la primera y segunda vuelta electoral recién pasada. Un financiamiento electoral ilícito de muchos millones, que no fueron reportados por FCN-Nación al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Los resultados de esta investigación, no nos cae de sorpresa, aunque el valor que tienen ahora, es que sea el MP y la CICIG quienes lo confirmen. Hay muchas cosas que discutir sobre la forma como estos llamados “empresarios”, muchos de ellos aglutinados en las cámaras que conforman el CACIF, llegaron a tener tanto poder, para destruir su propio Estado y de paso convertirnos a nosotros como pueblos en sus mozos y colonos.

Nuestros abuelos y padres, nos contaron como llegaron a nuestras tierras y como se apropiaron de ellos, hasta de nuestras mentes, cuerpo y corazón, convirtiéndonos en sus súbditos. Muchos de ellos no tenían ni un quinto, cuando llegaron, pero terminaron siendo los ricos del país y por sus ambiciones, asesinaron a muchos de nosotros y ahora conocidos como corruptos y criminales.

Mi mamá, me contaba: “que el abuelo de uno de ellos, refiriéndose a uno de los que dieron plata al FCN, era un vendedor de escobas y otras cosas en la calle, es decir un achimero(2), entonces cuando la gente no le pagaba, porque dejaba al crédito sus cosas, los obligaba a que le entregaran los papeles de sus tierras y así terminaron siendo dueños de fincas, como la Chimel”. Eso, sin contar quienes, con apoyo de los gobiernos de turno, se quedaron con grandes extensiones de tierras, despojadas a los pueblos indígenas, sobre todo durante la guerra. Claro, eso lo pudieron hacer, porque ellos siempre han puesto y quitado presidentes y obligando al pueblo a ir a votar, para que se diga que aquí se vive en democracia.

En los pueblos, compraron a maestros, sacerdotes, religiosas, pastores, para que estos a su vez convencieran a los pueblos, para reconocerlos como “buenas gentes”, y además “honestos y con ética”, como lo dice el comunicado de los empresarios vinculados en este último caso: “todo lo hicimos por Guatemala” y por eso “pedimos disculpas”. Resaltando su falso nacionalismo. Como decía un finquero de las verapaces: “yo voy cada año a Roma, traigo unas medallitas y paso con el obispo para que los bendiga y luego reúno a los trabajadores y les digo que el papa se los envío, como muestra de aprecio por el trabajo que hacen conmigo” y así me tienen como bueno.

Muchas de estas acciones siempre están pensadas para que las comunidades se olviden que son unos viles corruptos y ladrones. Por eso es que los Q’eqchi’, se acostumbraron a tratarlos como el “Q’awa’ Patrón”, el señor patrón, porque los obligaron a rendirles culto, cuando siempre fueron unos grandes corruptos y ladrones, que se esconden detrás de los supuestos programas de servicio social, como las que realiza FUNDESA, INTECAP, para profesionalizar jóvenes indígenas, como mano de obra barata. FUNDABIEN, aprovecharse de los discapacitados. Mantienen divididas a las comunidades, con proyectos como; RENACE y OXEC en Alta Verapaz o con fundaciones dedicadas a la supuesta protección del ambiente, como; FUNDAECO, DEFENSORES DE LA NATURALEZA.

Estos esbirros del neoliberalismo, financiaron la guerra de 36 años contra los pueblos, por eso es que además de corruptos, también son genocidas. Mantuvieron durante años a dictadores, que masacraron a miles de hermanos y hermanas. ¿Por qué?, porque sabían que infundiendo miedo a la población podían quedarse con los recursos de los pueblos, sobre todo de los indígenas. Prestaron sus fincas para pistas de aterrizajes o destacamentos militares, vehículos para desparecer gente o ir a masacrar, etc. Incluso en algunas fincas hay fosas clandestinas que no se han podido exhumar, como sucede con la mayor parte de fincas en el norte de Guatemala.

La alianza empresarios, militares, políticos y religiosos, nos convirtieron en una población altamente empobrecida, además de una sociedad violenta y violentada. Una sociedad silenciada. Mientras los empresarios corrompían a los partidos políticos, los militares crearon estructuras criminales como las pandillas o maras y los políticos a hacer leyes que en nada beneficiaban a la población. Esta trilogía, ha controlado por mucho tiempo el sistema de justicia, incluso amparados por los Estados Unidos y por eso hay muy pocas probabilidades que se vayan a la cárcel, porque sus actos no son considerados delitos, sino errores.

No se justifica que digan, “no sabíamos que era delito”, porque la constitución, es clara: “no se puede alegar desconocimiento de la ley”. Financiar partidos políticos, no es una equivocación, no es un error, es un delito. Y por eso el mejor resarcimiento, para que no se vuelva a repetir es que los empresarios financistas, se vayan a la cárcel y que devuelvan todo lo que le han robado a los pueblos: la tierra y el territorio. Que entreguen recurso anual para la educación, salud pública, que financien vivienda mínima para los pueblos, buenos salarios e impuestos.

(1) Flores, Alejandro, ¿Justicia Transicional para las Elites?, https://www.plazapublica.com.gt/content/justicia-transicional-para-las-elites, visto última vez el 19 de abril de 2018.

(2) El achimero era una persona que iba de casa en casa ofreciendo sus ventas.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
. En donde todos juntos nos tomemos de la mano, sin distinción de ninguna clase.

Este proceso que estamos viviendo hoy, no debe concluir en una mesa de diálogo entre mudos y sordos, por eso no al diálogo, este debe terminar con que todos y todas, nos propongamos a avanzar hacia nuestra emancipación. Se respira y se siente que algo nuevo puede pasar, pero necesita de todos y de todas nosotros y que los otros y otras, deben que los demás se unan. Decimos con Benedetti, “lento pero viene, el futuro se acerca despacio, pero viene”.

(1) Tomado del poema de Mario Benedetti.