Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2018

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Del dolor a la fuerza
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul - Guatemala, 20 de junio de 2018
ajpop2004@yahoo.es

Ya han pasado aproximadamente quince días que ocurrió el desastre en el Volcán de Fuego. Un desastre natural que aunado a la mano sanguinaria del hombre, nos llevaron a experimentar mucho dolor y llanto. Las escenas fotografiadas incluso por personas que vivían en el lugar, en el mismo momento que comenzaba la tragedia, solo nos daban muestra de estar ante un hecho, en donde nos sentimos incapaces de enfrentarlo.

Posteriormente en conferencia de prensa, funcionarios públicos, miembros de la CONRED en presencia del presidente, informaban que no se podía hacer nada, incluso que no podían destinar presupuesto de emergencia, porque no estaba autorizado. Entonces, vino a nuestra mente todas las acusaciones de corrupción que penden en sus contra. Los viajes sin resultados positivos para el país y el gran ridículo en la que estamos como país a nivel mundial, al abrir la embajada en Palestina, solo por ser condescendiente con su amigo del norte.

Una parte de la población afectada, son quienes habían vivido la represión del conflicto armado, en la región nor-occidente del país. Sus papás, tíos e incluso ellos mismos, había estado en México en los campamentos de refugiados y cuando comienza el proceso de repatriación, la institucionalidad agraria de ese momento y posiblemente con el apoyo de algunas ONGs y no me cabe la menor duda con participación de la Universidad de San Carlos, les compraron esa finca y que ahora, literalmente está hecho cenizas.

Hasta ahora la cantidad de muertos y desaparecidos no concuerdan con los datos reales que dicen las comunidades. Los datos de gobierno, siempre son falsos. Nunca dicen la verdad. Primero porque no hemos tenido un censo poblacional desde el año 2002. Segundo, porque como siempre el Estado no le importa lo que los pobres están sufriendo. Los pobres, no son de su interés y mejor si desaparecieran todos.

En el momento de la tragedia, en uno de nuestros artículos, hacíamos un llamado para que el gobierno, solicitara a su homólogo del norte, que apruebe el Estatus de Protección Temporal para los guatemaltecos en Estados Unidos, porque los dólares que envían nuestros connacionales es un pilar importante de la economía de nuestro país. Si además de asignar fondos para la emergencia, que bien podría salir del presupuesto de ministerios e instituciones que no sirven para nada, el señor Jimmy Morales, solicitar el TPS, sería un gesto positivo en favor de las comunidades, porque como gobierno, hasta ahora se le ve con incapacidad para solventar la crisis.

Y en vez de discutirlo y solicitarlo, ayer nos enteramos en los medios de comunicación, que niños y niñas fueron separados de sus padres por una patrulla fronteriza. Hasta el momento la información con que contamos, son desgarradores, “niños y niñas pidiendo que no los separen de sus padres”. Un gobierno, como el nuestro que por su inutilidad no hace nada para denunciar penalmente al gobierno de Estados Unidos. Cómo igual lo hizo con Claudia, quien fuera asesinada por una patrulla fronteriza.

Patrulleros, con sentido burlesco, al escuchar que todos lloran dice: “aquí tenemos una orquesta, necesitamos un director”. Como todo viene amarrado, vuelve a nuestra memoria, cuando el ejército arrebataba a los niños y niñas de las manos de sus madres, durante la guerra. A muchos de ellos, quienes tuvieron la “mejor” suerte fueron adoptados por familias extranjeras y otros, como fue su gran mayoría, los estrellaron en las piedras, sin escuchar ni un instante sus lágrimas.

"Muchos de ellos lloran tan fuertes que pareciera que no pueden respirar y como si mami o papi fueran las únicas palabras que supieran decir", dice la ONG que transmitió el audio ayer por todos los medios. Se trata de un grupo de niños migrantes centroamericanos que fueron separados la semana pasada de sus padres por las autoridades fronterizas, que obedecen a una política migratoria estadounidense que ha causado indignación y protestas de varias entidades y organismos internacionales de justicia y de derechos humanos, que han tildado la medida como "demasiado cruel"(1). 

Después de la ola de críticas e indignación por las medidas antimigratorias, el gobierno de Trump dice que sólo está aplicando leyes que ya existían, y el fiscal general,  incluso ha citado textos bíblicos para justificar esas acciones. 

Si ni las víctimas del volcán, el asesinato de Claudia, la violencia, ha conmovido al presidente Jimmy Morales, muchos menos la separación de niños guatemaltecos de sus padres. Y todo por quedar bien con Trump. Contamos con un gobierno, que tiene la peor política exterior. Una Ministra de Relaciones Exteriores, que está más preocupada de no ir a parar a la cárcel por corrupta.

Las víctimas del volcán, los migrantes, la pobreza, la extrema pobreza, la ola de violencia, los desalojos, la usurpación y despojo de tierras, los presos políticos y más, nos exigen hoy que así, como nos hemos solidarizado para resolver el parte la situación de las víctimas del volcán, hoy la mayor solidaridad es que nos unamos para que tomemos el curso del país. No solo pidiendo la renuncia de este gobierno, del congreso y la mayor parte de funcionarios públicos, sino a prepararnos para las próximas elecciones, a tomar el poder, tratando de construir un proyecto común, que nos lleve a derribar este sistema salvaje que ha provocado todos nuestros males.

(1) Prensa libre. https://twitter.com/hshetemul/status/1008927175872040960

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
. En donde todos juntos nos tomemos de la mano, sin distinción de ninguna clase.

Este proceso que estamos viviendo hoy, no debe concluir en una mesa de diálogo entre mudos y sordos, por eso no al diálogo, este debe terminar con que todos y todas, nos propongamos a avanzar hacia nuestra emancipación. Se respira y se siente que algo nuevo puede pasar, pero necesita de todos y de todas nosotros y que los otros y otras, deben que los demás se unan. Decimos con Benedetti, “lento pero viene, el futuro se acerca despacio, pero viene”.

(1) Tomado del poema de Mario Benedetti.