Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 15 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pedagogia de la tierra (reflexiones de cuarentena)
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul - Guatemala, 27 de abril de 2020

ajpop2004@yahoo.es

Para Amalia (mi esposa)
Us’ij y NIkte (mis hijas)
para Ustedes


1. Como no estar de acuerdo con tus
reacciones,
si te hemos hecho tanto daño,
desde la ambición del miserable
capitalista,
hasta la ignorancia del más pobre,
a quien le susurran al oído que si utiliza
los venenos que venden en las agro
ventas,
les dará más ganancias
y saldrán de la pobreza.

2. Solo veo en tus venas corre sangre
caliente,
no porque el sol sea así,
si por que la maldad del capital,
te ha hecho sangrar,
como lo hacemos los hijos e hijas,
cuando no logramos sentir y pensar,
desde nuestras madres.

3. El rico, el pobre, el indígena, el
ladino, el europeo,
el norteamericano, el chino, el japonés,
ahora te dicen
¡Madre!,
pero como decirte, Madre
si no te hemos cuidado ni protegido
te hemos destruido.

4. Cuando siento el calor del “sagrado
fuego”
que penetra hasta tus entrañas,
siento que lloras desde dolor profundo
siento que lloras del calor intenso,
porque no es un calor de amor,
si no un calor de ambición,
de ignorancia y de destrucción.

5. Acaso no nos damos cuenta que
la pandemia es producto de nuestra
desvergonzada ambición?
no hemos reparado sobre la causa de
la ignorancia a la
que nos ha sumido el sistema.

6. ¡Ay!, cuando siento el calor del
fuego
que seguro entra en tus entrañas
y recorre sobre tu gran rostro
sólo me pongo a pensar
sobre la forma como te estamos
destruyendo.
La pandemia parece que es poca
advertencia,
aún me parece que tendrás más cosas
que revelarnos,
algo así como cuando nuestras madres
además del consejo,
nos corregían.

7. Si esa es la pedagogía tuya,
de decirnos las cosas para que
corrijamos el rumbo
ojalá que lo podamos hacer,
porque siento que el tiempo pasa
rápido
y no nos dará tiempo reparar el daño.

8. Duele, madre; duele
ver a tus hijos e hijas,
corriendo para arriba y para abajo,
queriendo apagar los incendios,
como nos lo hacemos hoy,
con la pandemia,
corremos y tratamos de hacer las
cosas bien,
para no contagiarnos.

9. Pero sigo pensando que el contagio
será poco,
si no no le ponemos atención,
que tú todos los días nos das señales,
como los signos de los tiempo,
el cielo truena, las montañas retumban,
el koj (tigre, pantera), el koy (mono), el
tz’ikin (aves)
todos están volviendo a encontrar sus
territorios,
territorios que el capitalismo les
arrebató,
ojalá que esto podamos aprender algo.

10. Pero parece que no vamos a
aprender,
porque en medio de la pandemia,
seguimos quemando las montañas,
y tu sigues sudando y llorando.

11. Oh, madre mía,
chakuy qa maq,
chakuy qa majq,
oh, madre mía,
ojalá, que cuando nos queramos
levantar,
no sea demasiado tarde.

12. Hoy hablamos de volver a la
tierra,
cuál tierra, qué tierra,
hablamos de soberanía alimentaria,
de buen vivir,
del trueque.

13. Pero como hablar de eso y
volver nuestro rostro a ti,
y como vamos a volver ti,
si al final solo eres nuestra madre de
palabra,
pero de corazón estamos lejos.

14. Por eso te vuelvo a decir,
ojalá que cuando queramos volver la
visa a ti,
no sea demasiado tarde,
porque el tiempo se está yendo rápido.

15. Ojalá,
que sepas disculparnos, perdonarnos,
y ojalá, que nuestros hijos y nuestras
hijas,
aprendan a que no deben vivir para
destruir,
sino vivir para cuidarte y protegerte.

16. Ojalá que aprendamos
a volver a vivir en comunidad
lejos de lo urbano, en donde la vida es
individualista,
que volvamos a vivir en comunidad,
con todos y todas,
con nuestros hermanos menores y
mayores,
pero sobre todo, contigo madre.


www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
. En donde todos juntos nos tomemos de la mano, sin distinción de ninguna clase.

Este proceso que estamos viviendo hoy, no debe concluir en una mesa de diálogo entre mudos y sordos, por eso no al diálogo, este debe terminar con que todos y todas, nos propongamos a avanzar hacia nuestra emancipación. Se respira y se siente que algo nuevo puede pasar, pero necesita de todos y de todas nosotros y que los otros y otras, deben que los demás se unan. Decimos con Benedetti, “lento pero viene, el futuro se acerca despacio, pero viene”.

(1) Tomado del poema de Mario Benedetti.