Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un modelo criminal o pueblos organizados
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul (2) - Guatemala, 8 de octubre de 2020
ajpop2004@yahoo.es

“El capitalismo destruye las dos fuentes de su propia riqueza: el hombre y la naturaleza. En ese sentido, el sistema neoliberal es un ‘real genocidio’, porque está acabando con capas enteras de la sociedad humana y del entorno natural”

François Houtart(1)

Plan para la reactivación económica presentada por el Ministerio de Economía. ¿Cómo reactivar algo que nunca ha servido para la mayoría de los guatemaltecos?. Por eso, este plan más que reactivar, es para volver a lo mismo, es decir, la idea de “volver a la normalidad”. Volver a la explotación del trabajador y que se siga consumiendo el chatarrero que trae el capitalismo. Un plan que no tiene como objetivo los pobres y los miserables de esta tierra.

El cinismo de los capitalistas guatemaltecos, que pretenden hacernos creer que no son una red de delincuentes, que han llevado al país a la crisis total y que ahora con la excusa de la recuperación post covid19, nos hacen creer que su interés es que salgamos todos adelante, cuando en realidad, quienes quieren seguir tomando leche de la misma vaca son ellos. Este cinismo es criminal, desempeñan un papel genocida como en la historia lo hizo la iglesia católica y misioneros, piratas y aventureros, los negreros y los colonizadores”(3), los militares y terratenientes, etc.

Los criminales que se dedican a dictar propuestas económicas para los países, no les interesa la pobreza y peor aún, ni les importan los pueblos indígenas, las mujeres, niños y ancianos. Estos últimos siguen pensados desde la idea de los “desechados” de la tierra. Estos economistas neoliberales, son los “nuevos criminales de guerra”(4) y son los ideólogos de todos los planes que impulsan los Estados que dependen de los recursos y fondos de los organismos internacionales como el FMI, BM, BCIE, BID, etc.

Sus economistas y los organismos legitiman el neoliberalismo

En este sentido el Plan para la Reactivación Económica, es la localización de la propuesta teórica e ideológica, que busca convertir los derechos humanos en mercancías, sin importar las “devastadoras consecuencias sobre los seres vivos”(5).

Estamos viviendo el más despiadado genocidio de la humanidad y no nos damos cuenta. Seguimos solo hablando de una historia pasada y no de una historia continuada, que llevaría a pensar a todos en el genocidio continuado. De tal manera que hay una gran diferencia entre las demandas de las organizaciones sociales urbanas y los pueblos indígenas. Como dice un dirigente de la Sierra de Las Minas; “a nosotros no nos interesa saber dónde está el dinero de la pandemia, porque, sabemos que la pandemia puede penetrar fuertemente en nuestras comunidades, porque no tenemos comida y para nosotros la comida sale de la tierra, por eso nuestra exigencia es “cuándo nos van a devolver la tierra”.

El capitalismo, tiene como objetivo destruir la tierra y al trabajador. Así como los militares asesinos y dictadores justifican sus crímenes con diversas argucias, “en el caso de los economistas (criminales) con sofismas sobre modernización, crecimiento económico, éxito exportador, eficiencia, eficacia, calidad transparencia y mil falacias por el estilo.(6), justifican sus planes económicos que solo servirán para facilitar el proceso destructivo del capitalismo neoliberal.

El “sistema se está cayendo […] lo hace lastimando, lacerando a las frágiles, niñas y niños, ancianos, mujeres y pobres de cualquier edad y geografía”(7), campesinos, indígenas, afro descendientes, etc. Destruye, enajena y aliena el pensamiento, el corazón y el estómago de muchos pueblos, colonias, barrios, parajes, caseríos.

Convierte a todos en consumidores y a los trabajadores en colaboradores. Coopta a líderes de todos lados, incluso hasta los más éticos. Los convence con sus dólares y euros, para que se olviden del proyecto histórico y se conformen con proyectos coyunturales.

Como lo define el Papa Francisco en su reciente Encíclica Fratelli Tutti, el sistema es una cultura que “unifica al mundo pero divide a las personas y a las naciones, porque «la sociedad cada vez más globalizada nos hace más cercanos, pero no más hermanos”(8). Globaliza, supuestamente nos hace más cercanos, por medio del internet y las redes sociales. Ahora es fácil, hacer reuniones virtuales y creemos que estamos haciendo revolución, cuando en realidad nos están llevando a hacer “revoluzoom”(9), como hace algunos años se hicieron reunión en hoteles, restaurantes y salones de tres, cuatro, cinco estrellas.

Hoy el mundo se acorta, pero dividido. Nos vemos por las cámaras, pero no sentimos, ni percibimos el dolor y la esperanza de los que sufren. Las redes sociales: Facebook, instagram, twiter, whatsap, nos acercan a muchos, de una manera ficticia. Utilizar esta tecnología, sobre todo en tiempo de covid19, nos lleva a enredarnos en el discurso sin práctica, como le sucede al gato, que da vueltas buscando su cola. El sistema cae, pero se sostiene o muta, porque no hay fuerzas vivas que lo destruyan totalmente.

Por la fuerte inanición de los movimientos de izquierda y progresistas, los líderes mundiales y locales, amparados y orientados por criminales economistas, presentan sus planes de reactivación económica post covid19, cargado de individualismo y egoísmo.

El Plan para la Reactivación Económica de Guatemala, presentado por uno de los representantes del CACIF en el gobierno de Giammattei, el Ministro de Economía, Roberto Antonio Malouf Morales, peca igual de cinismo y salvajismo. Su objetivo oscuro es asegurar que el capitalismo-neoliberal local, se reconstituya con recursos del Estado y sobre todo de préstamos que vienen de los grandes organismos financieros internacionales como: Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Banco Interamericano (BID) y de otros bancos de desarrollo.

Si bien es cierto, que pretenden “generar nuevas fuentes de ingreso”, pero; relacionado a los negocios corporativos. Los empleos están relacionados a empleo a tiempo parcial o temporales, estos pueden ser en maquilas, trabajos de infraestructura, pero no trabajo
permanente. Atracción de inversiones estratégicas y promoción del consumo de productos, pero con la idea de flexibilizar lo legal, por eso se apela a la seguridad jurídica. Este último ha sido la constante para el ingreso de los megaproyectos (palma africana, minería, hidroeléctricas), así como construcción de carreteras, hidroeléctricas, minerías, entre otros, quienes ya están inscritos bajo el régimen de maquilas, es decir, con una exoneración de impuestos, de los cuales el país necesita ahora.

Por otro lado, este plan está relacionado a fomentar el desarrollo gris. Que ha sido la forma más sutil para desarrollar la corrupción. La construcción de carreteras, puertos, aeropuertos, edificios, etc., ha sido la forma mejor pensada por los economistas y políticos para quedarse con todos los recursos del Estado y de la población. Si no recordemos estos momentos corruptos del país, solo pensemos en Baldetti, Pérez Molina, Jimmy Morales, Sinibaldi, Baldizón y otros, que se apropiaron de recursos del Estados, que hoy nos hacen falta para enfrentar la pandemia.

Pretende crear figuras jurídicas que sean favorables y atractivas a la inversión. Como describimos anteriormente, pretende crear un marco legal favorable a la inversión e identificar infraestructura productiva del país. Este es propio del modelo Consenso de Washington de finales de 1980, donde se favorece a la inversión privada, concediéndole privilegios para no pagar impuestos.

Hoy los asesinos no son solamente los políticos y militares. También hay economistas asesinos. Cierto que “detrás de estos están los criminales de cuello blanco, que con sevicia preparan los asaltos y atracos del patrimonio de los pueblos, el robo de sus recursos naturales y materias primas y la eliminación de sindicatos y organizaciones de los trabajadores”(10). Hoy; estos últimos se les llaman colaboradores, categoría introducida por la izquierda, cuando afirmaba que quien trabaja en su casa es una “colaboradora” o “colaborador”. Estos asesinos son quienes asesoran a los organismos internacionales, son a quienes muchas veces llaman el “panel de asesores”. Estos promueven las normas y categorías, que después de un tiempo, lo desmienten o lo desmeritan.

Hoy estos organismos, después de haber diseñado un catecismo de destrucción masivo, dicen; que “el covid19 dejará muchos más pobres que los que ya habían”, pero no dicen que no es por el covid19 propiamente dicho, sino por el modelo que han diseñado para el mundo. Porque siempre han diseñado modelos que se alimentan de sangre, por eso algunos lo han denominado, el modelo “Frankenstein”. Como en su momento nos afirmaban funcionarios de Banco de Desarrollo Alemán, DEG; “para implementar el desarrollo y los derechos humanos, siempre va haber muchos que se van a morir y sobre todo cuando se impulsa el desarrollo siempre habrá sangre”(11).

La seguridad jurídica, va acompañada de la militarización. “Las tendencias a la militarización de las sociedades y al crecimiento de la desigualdad, o mejor, la concentración del poder y la riqueza en el 1%, crecen de forma acelerada a caballo de la relegitimación de los Estados-nación. Sabemos que cuando los poderosos sacan a sus fuerzas armadas a las calles para imponer el control, están enseñando a la vez su debilidad para mantenernos a raya a partir del consenso, ya que la hegemonía se trasmuta en dominación mostrando los límites del acatamiento voluntario(12).

Que no se olvide, que después del rebrote del covid19, sobre todo el próximo año, habrá un desarrollo del militarismo en las regiones. Se ha ensayado con Santa Catarina Ixtahuacan, Nahuala y Santa Lucía Utatlán; Izabal, Alta Verapaz y Petén; Estado de Emergencia y toque de queda; supuestamente para controlar el narcotráfico y después la pandemia, Estado de Prevención para controlar la nueva oleada migratoria. Y no tardaran en fortalecer nuevos modelos de militarización en la región, para impulsar su plan de exterminio y corrupción, que ahora llaman: Plan para la Reactivación Económica. Se imponen nuevos monumentos, como el inaugurado en Cobán Alta
Verapaz13, para demostrar que además de economistas criminales, los militares genocidas y el crimen organizado siguen teniendo el control del país.

Ante esto, “se impone, por lo tanto, asumir las responsabilidades que tenemos en esta crisis, no en una relación de causa-efecto sino algo mucho más profundo: no hay crisis sistémica sin la intervención de los pueblos organizados, marcando límites al capital y al Estado, señalando incluso rumbos para superar la debacle del sistema-mundo […] los pueblos en movimiento con los Estados, es más compleja que la simple demanda: básicamente, no buscan “derechos” sino su reconocimiento como pueblos, o sea, su autogobierno en territorios propios, con autoridades elegidas por ellos según sus usos y costumbres(14).

De allí, que el Papa Francisco, en su encíclica afirma, que; “la pandemia nos llama, de hecho, «a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección [...]: el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es» […] Puede representar una oportunidad real para la conversión, la transformación, para repensar nuestra forma de vida y nuestros sistemas económicos y sociales, que están ampliando las distancias entre pobres y ricos, a raíz de una injusta repartición de los recursos”(15).

Este sistema depredador y criminal, no le interesa el bienestar de las personas, sino la acumulación de riquezas, porque sabe que “para garantizar un trabajo digno hay que cambiar el paradigma económico dominante que sólo busca ampliar las ganancias de las empresas(16), pero no solo para garantizar el trabajo, sino igual la salud, la educación, la tierra, el territorio, etc., urge un cambio de paradigma, de sistema, de modelo.

Para ello, hace falta una mirada ambiciosa y coordinada, que priorice el interés común sobre los planos personales, empresariales o políticos(17). “Será necesario realizar políticas asociadas a los determinantes políticos y ecosociales de la salud: una fiscalidad progresiva, la reforma del modelo de Estado de bienestar (sanidad y salud pública, servicios sociales y cuidados, educación), la reducción del tiempo de trabajo, la renta básica universal, una transición ecológica y energética rápida y muy profunda, o un sistema productivo, de consumo, financiero y cultural que puedan hacer frente a la grave crisis ecosocial que enfrentamos, son algunas de las propuestas más esenciales”(18).

Volvemos a lo mismo, como aquel refrán “vuelve la mula al trigo”. Urge dejar atrás los intereses personales y grupales; y avanzar hacia un proyecto común. Este proyecto debe ser abanderado por los pueblos y sus comunidades y sus propias autoridades y no por solo que ahora conocemos como movimiento social. Este puede ser el camino que desbarate las pretensiones del capitalismo y sus criminales para Guatemala.

 

(1) https://www.jornada.com.mx/2004/10/05/003n2
pol.php?printver=1&fly=, visto última vez el 28 de
septiembre de 2020.

(2) Maya Poqomchi, antropólogo.

(3) Ibidem

(4) Vega Cantor, Renán, Los Economistas Neoliberales: Nuevos Criminales de Guerra, el Genocidio económico y social del capitalismo contemporáneo, Colombia, 2010, PDF

(5) ibidem

(6) Ibidem

(7) Zibechi, Raúl, Tiempos de Colapso, Los Pueblos en Movimientos, Ediciones desde Abajo, Colombia, Julio 2020.

(8) Papa Francisco, Carta Encíclica “Fratelli Tutti”, Roma, Octubre 2020, PDF.

(9) Expresión que hemos adoptado para definir todas las reuniones que se realizan hoy en el mundo.

(10) Ibidem

(11) Visita al Banco Alemán DEG, en 2015 para presentar el caso de la Hidroeléctrica Santa Rita, Cobán Alta Verapaz.

(12) Zibechi, Raúl, Tiempos de Colapso, Los Pueblos en Movimientos, Ediciones desde Abajo, Colombia, Julio 2020.

(13) https://www.facebook.com/SamChunInforma/videos/-en-vivo-instalaci%C3%B3n-de-monumento-a-lospilotos-aviadores-de-cob%C3%A1n-alta-verapaz-/336792580897576/, revisado última vez el 7 de octubre de 2020.

(14) Ibidem

(15) Papa Francisco, Carta Encíclica “Fratelli Tutti”, Roma, Octubre 2020, PDF.

(16) Papa Francisco, Discurso en la Asamblea de las Naciones Unidas, 2020. https://www.osservatoreromano.va/es/
pdfreader.html/spa/2020/10/SPA_2020_040_0210.pdf.html

(17) https://www.sinpermiso.info/textos/las-politicas-
para-afrontar-la-pandemia-pueden-mejorar-lasalud-pero-aumentar-las-desigualdades

(18) Ibidem

 

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
. En donde todos juntos nos tomemos de la mano, sin distinción de ninguna clase.

Este proceso que estamos viviendo hoy, no debe concluir en una mesa de diálogo entre mudos y sordos, por eso no al diálogo, este debe terminar con que todos y todas, nos propongamos a avanzar hacia nuestra emancipación. Se respira y se siente que algo nuevo puede pasar, pero necesita de todos y de todas nosotros y que los otros y otras, deben que los demás se unan. Decimos con Benedetti, “lento pero viene, el futuro se acerca despacio, pero viene”.

(1) Tomado del poema de Mario Benedetti.