Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2020

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El poder indolente
Por Kajkoj Maximo Ba Tiul - San Cristóbal Verapaz, 25 de noviembre de 2020
ajpop2004@yahoo.es

El COVID19, la tormenta ETA, IOTA y otras que vendrán, no son los culpables de la situación en la que se encuentra hoy la mayor parte de la población guatemalteca, solo la acrecientan. El neoliberalismo; que promueve desarrollismo, clientelismo, consumismo, desarrollo gris, deforestación, hidroeléctricas, monocultivos, embrutecimiento, pobreza, miseria; es la causa. Despoja de tierras y territorios a los pueblos, obligándolos a buscar otros lugares para sobrevivir: laderas, barrancos, montañas depredadas, lugares periféricos, etc.

El neoliberalismo, ha construido un pode indolente, su modelo democrático es para unos pocos, así como democracia guatemalteca es desigual. Discriminadora y racista. Una democracia excluyente e indolente, porque sigue siendo una democracia para unos pocos. Es la democracia de la derecha y de la extrema derecha. Es la democracia que mata y no da vida. Es la que encarcela y reprime, como lo que sucedió el 21 de noviembre. Con esta democracia mienten y siguen mitiendo.

Al poder indolente, no le interesa hablar de otra democracia. De la democracia más amplia. La democracia en donde quepamos todos No les interesa hablar de la democracia para todos, sino solo para quienes ahora tienen el poder. Hablan de democracia, pero manipulada y secuestrada por el pacto de corruptos y por el pacto de élites. Una democracia nominal. Hablan de una democracia controlada por criminales.

Las elites y los grupos criminales que tienen el poder controlan el Estado y todas sus instituciones. No les importa el dolor de la gente. El dolor y las tristezas de la gente, lo ven como una oportunidad para sacarle provecho. Al poder le encanta victimizar a la gente. No le interesa formar sujetos políticos. Por eso promueve programas asistencialistas y paternalista, para hacer a la gente más dependiente de su cochino dinero y recurso. La victimización, hacer a la persona dependiente de sus mentiras, la forma más segura para perpetuarse en el poder. Los grupos criminales que controlan el Estado, engañan y entorpecen la liberación de los pueblos.

Quienes ostentan el poder hegemónico en el país, a las víctimas de cualquier situación, son una especie de botín político y apetecible por políticos corruptos (Bran, Giammattei, Coc Ba, Choc, Códova, entre otros), por eso estos, ya no solo están controlados por el crimen organizado, ellos mismos son los criminales.

La propaganda política de hoy, se construye sobre la psicología de la víctima. Cómo la victima está en una etapa de dolor y sufrimiento, entonces se presentan como los mesías, como los héroes. No les conviene que la víctima esté consciente que la San Cristóbal Verapaz causa de su sufrimiento, es el modelo que el poder ha construido, para mantener su riqueza y su avaricia.

A la indolencia del poder, le conviene que dejemos de ser solidarios y comunitarios.

Este poder es individualista y no ve al ser humano. Como decíamos con un amigo, hace unos días; a este poder le conviene que los cristianos piensen en el Cristo de la Fe, no en el Cristo histórico. Le conviene que dejemos de ser humanos y que se piense que todo es obra de “Dios”. Y no dicen que el “Dios” que ha trazado la ruta de nuestra autodestrucción, es el “dinero”. En el plano de los pueblos originarios, le interesa el indio permitido, folclórico y no el indio que está luchando y resistiendo en contra del neoliberalismo. El indio que resiste, es intolerable a los ojos del poder indolente. Les gusta a los indígenas que dejan en manos del “Ajaw” las situaciones.

Al poder indolente le conviene que hayan indígenas colonizados que se ponen como alfombra, como siervos útiles al sistema. (1)

El poder occidental o el poder moderno, está propuesto para dominar a los obedientes. Convencer a los gobernados. Lo asumen, porque sirve para imponer la voluntad de unos sobre los otros. Es el poder colonial. El poder que se instaura en nuestros territorios desde la llegada de los españoles. Es como concepto del poder de Dios que castiga y no libera. Es el poder que nos llena de “miedo”.

Es el poder que nos ofrece cielo o infierno, de acuerdo a nuestros actos. En ese sentido, el poder que secuestra el Estado, nos ofrece paz y seguridad, si agachamos la cabeza. Derechos humanos si no protestamos, por ejemplo. En una palabra, el poder indolente miente, como mienten ahora los líderes políticos y sus financistas, convence a los colonizados y los maniata para no seguir construyendo resistencia y rebeldía.

Por eso es indolente. No le interesa en lo más mínimo el sufrimiento de los otros.

Hacen show con el sufrimiento de la víctima. FUNDABIEN, MACDIAFElIZ, las alcancías que ponen en los bancos para que dejen su donativo para los pobres, las fundaciones que dan becas. Estas no se manejan desde la solidaridad, sino con el objetivo de obtener algo a cambio. Devolución o rebajas de impuestos o acrecentar sus ganancias. El político para ganar las próximas elecciones. El capitalismo no es solidario, es oportunista. Es aprovechado.

El poder indolente rompe con sus propias normas, por eso rompe con los estándares de la democracia. No le importa los gritos de la gente. Como dijo el Ministro de Finanzas González Ricci, “le pela todo”. Por eso, no le importa matar a los sujetos que salen a gritar a la calle, exigiendo transparencia y menos corrupción.

Por eso quienes ostentan el poder indolente, se convierten en dictadores y genocidas. Ojo, porque en Guatemala estamos a punto de serlo, llevamos 20 años de ensayo y en una de esas volveremos a los años más oscuros de nuestro país.

 

1) https://lahora.gt/la-carta-que-la-plataforma-de-mujeres-indigenas-le-envio-a-kamala-harris/, visto última vez el 20 de noviembre de 2020

 

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
. En donde todos juntos nos tomemos de la mano, sin distinción de ninguna clase.

Este proceso que estamos viviendo hoy, no debe concluir en una mesa de diálogo entre mudos y sordos, por eso no al diálogo, este debe terminar con que todos y todas, nos propongamos a avanzar hacia nuestra emancipación. Se respira y se siente que algo nuevo puede pasar, pero necesita de todos y de todas nosotros y que los otros y otras, deben que los demás se unan. Decimos con Benedetti, “lento pero viene, el futuro se acerca despacio, pero viene”.

(1) Tomado del poema de Mario Benedetti.