Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2021

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Loqlaj ulew (Sagrada Tierra)
Por Kajkoj Máximo Ba Tiul (1) - San Cristóbal Verapaz, 22 de abril de 2021
ajpop2004@yahoo.es


Hoy 22 de abril se celebra el “Día Internacional de la Tierra”. Es un día no solo para hacer actividades conmemorativas, sino para pensar y tomar acciones decisivas y revolucionarias para detener la forma de cómo el capitalismo y su modelo industrial la están deteriorando y la están enfermando.

Este día nos está llamando a ser más beligerantes y combativos. A ser más rebeldes. A ser más coherentes con nuestros principios y valores. No basta con ver a la tierra con signos y símbolos folclóricos o románticos. Hay que verla y contemplarla desde el concepto que nos dejaron nuestros abuelos y nuestras abuelas. Hay que verla y contemplarla no solo como la madre, sino como la “Madre Sagrada”. Porque ella, nos cobija, nos protege, nos alimenta, nos da de beber, nos da sombra y más. Ella nos mece en su regazo junto a nuestros hermanos pequeños (los animales). Nosotros como hermanos mayores somos los responsables para que a los hermanos menores no les pase nada. Para que a nuestra madre la dejen de destruir y no permitir que la destruyan y que también nosotros no la destruyamos.

Cuidar y luchar por nuestra madre tierra, es luchar por nuestra vida, nuestra agua y todo lo demás que hay sobre ella, delante de ella, a los lados de ella, debajo de ella.

Como dice Amalia Velásquez Pérez, en su disco: “Q’aq Nojib’al” (Nuevos Consejos), con la canción “Qanan Ulew”, que “la tierra es nuestra madre/nos junta y nos da de comer/que no haya nadie entre nosotros que pase hambre. Muchos pueblos no tienen tierra/en manos del rico está/muchos fueron sacados de sus casas/amenazados de muerte/han pasado muchos años/ ahora muchos de nuestros hermanos ya no regresaron. Y cuando regresaron sus tierras estaban en manos de otros. Tu joven, tu jovencita no te olvides de tu historia/la sangre derramada sobre esta tierra es la de tus abuelos y abuelas”.

Así se debe sentir la lucha por la tierra, porque no es solo de nosotros, la dejaron es nuestras manos nuestros abuelos y nuestras abuelas, para que la cuidemos y la rescatemos y se la quitemos al rico, al capitalista, al industrial, al usurero, al haragán. Porque la tierra no solo es para quien la trabaja, sino para quien la cuida y la protege.


(1) Maya poqomchi, antropólogo, filósofo y teólogo, profesor universitario, Guatemala.

 

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
. En donde todos juntos nos tomemos de la mano, sin distinción de ninguna clase.

Este proceso que estamos viviendo hoy, no debe concluir en una mesa de diálogo entre mudos y sordos, por eso no al diálogo, este debe terminar con que todos y todas, nos propongamos a avanzar hacia nuestra emancipación. Se respira y se siente que algo nuevo puede pasar, pero necesita de todos y de todas nosotros y que los otros y otras, deben que los demás se unan. Decimos con Benedetti, “lento pero viene, el futuro se acerca despacio, pero viene”.

(1) Tomado del poema de Mario Benedetti.