Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Marta en el Palacio
Por Luis Aceituno - Guatemala, 19 de octubre de 2004
laceituno@elperiodico.com.gt

Un Estado que confunde la farándula con la Historia Nacional

El presidente Óscar Berger recibió la semana pasada en el Palacio Nacional de la Cultura a la presentadora televisiva Marta Susana, quien inauguraba de esta manera la produción en el país del talk show que lleva su nombre. El objetivo central del acto era la firma del contrato entre la presentadora y una empresa televisiva local. El marco del Palacio, así como la presencia del mandatario dieron a la celebración altura de acontecimiento histórico y, por supuesto, cultural.

No es necesario ser un acérrimo crítico de este tipo de emisiones para caer en la cuenta de la desmesura de los hechos. No sé hasta qué punto la llamada “tele basura” pueda considerarse como un aporte cultural a la Nación; y, por otra parte, inquieta sobremanera que el inicio de la producción de la misma en el país se firme en el mismo recinto donde se firmaron los Acuerdos de Paz. Dándole a ambos acontecimientos la misma consistencia política y social.

Como parentésis habría que recordar que la entrega del más reciente Premio Nacional de Literatura –galardón con que el Estado reconoce a sus escritores la obra de toda una vida– se celebró dentro de una galera del Parque de la Industria, como si de atracción de feria se tratara.

Personalmente, no estoy en contra de estos programas ni de que se realicen en el país, ni siquiera creo que la TV deba de presentar una opción educativa y cultural –dada las condiciones de nuestro desarrollo audiovisual, sería tan absurdo como pedir sección de fumadores en las salas de maternidad–. Sin embargo, es preocupante observar la manera en que el Estado confunde la farándula con la Historia. Así las cosas, no hubiera sido extraño que le entregaran la Orden del Quetzal a Patty Chapoy, junto a Berger, la otra insigne invitada de la noche.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.