Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Va de nuevo
Por Luis Aceituno - Guatemala, 9 de noviembre de 2004
laceituno@elperiodico.com.gt

Música de Bing Crosby y un país pintado de rojo

Hace unos días fui al supermercado y me lo encontré repleto de lucecitas, renos, campanitas, arbolitos y santacloses. Desde las bocinas una deslavada versión de White Christmas introducía al “mágico ambiente de fin de año” y las edecanes urgían a los compradores a repletar sus canastas de pasteles, chocolates y licores dulzones.

No pude evitar sentir un leve mareo, sobre todo porque el agobiante calor del lugar, contrastaba terriblemente con los decorados nevados. De repente, tuve la impresión de que el policía del almacén iba a acercárseme y me iba a susurrar al oído: “Señor, tengo la pena de informarle que acaba de entrar usted en el territorio de la dimensión desconocida”.

No puedo negar que las Navidades en sí mismas tienen algo o mucho de simpático. Te regalan cosas, te dan besos y abrazos, y las uvas y las manzanas supongo que son beneficiosas para la salud. Ahora bien, habrá que reconocer que vivir los dos últimos meses del año en un país pintado de rojo y verde, y escuchando versiones verdaderamente desafortunadas de las canciones de Bing Crosby, puede llegar a ser una experiencia al límite de lo demencial.

“¿Y todo para qué?”, se lamentaba una amiga mía hace unos años, “para que la mera noche del 24 aparezca mi tío bien bolo y sopapee a su mujer”. Y ahí, por supuesto se acabó la paz, la dicha, la prosperidad, además de los tamales, el pavo y el ponche de frutas que con tanto cariño había preparado la abuela.

Pero lo peor del asunto es que a toda esa gente que adorna con singular entusiasmo calles y negocios para la ocasión, le importa un pepino mi paz y mi tranquilidad espiritual. Lo que realmente persigue es que me endeude, que me emborrache y que sufra una indigestión capaz de llevarme al hospital. Lo importante en estas fechas, no lo olvidemos, es el exceso, ya vendrán tiempos mejores o peores para pensar en la moderación.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.