Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Más allá
Por Luis Aceituno - Guatemala, 15 de febrero de 2005
laceituno@elperiodico.com.gt

La semana pasada vi a un señor en la televisión que habla con los muertos. Es el animador de su propio show. Algo parecido al de Laura o al de Marta Susana,sólo que los asistentes en lugar de arreglar cuentas con los vivos, las arreglan con los del “más allá”.

“Estoy recibiendo una comunicación del exterior”, dice el tipo con la mayor naturalidad del mundo, “creo que es con su abuela”, le informa a una señora que lo mira con una gran ansiedad. “Ella está con alguien. Me dice que es su papá. ¿Su papá también está muerto, verdad? ¿sí? ¿Usted quiere hablar con su abuela o con su papá?” “No importa –responde la señora– con cualquiera de los dos”. En realidad, si no fuera por esos decorados como de sala de disección, la cosa tendría más de oficina telefónica repleta de gente con parientes en Estados Unidos, que de sesión espiritista. Pero, bueno, el animador trata de hacer su trabajo.

Los muertos, por supuesto, regresan para decir cosas como que toda la familia debe vivir en armonía, que se amen los unos a los otros, que no se preocupen por ellos, que ahí la van pasando. Lo preocupante es la seriedad. La validez que día a día van tomando este tipo de experiencias en un mundo que ha decidido echar dos siglos de razón a la basura.

Lo que antes se desdeñaba como pura superchería, hoy invade en la televisión los horarios estelares en donde brujas, curanderos, charlatanes y mediums hacen las delicias de chicos y grandes. El ocultismo como gran espectáculo de nuestro tiempo. ¡Quién lo hubiera dicho¡

Y ahí están sicólogos, sacerdotes, académicos opinando sobre ovnis y experiencias paranormales. El público, por su parte, pide a gritos que lo engañen, que se aprovechen de su candidez e ignorancia para venderle amuletos, comunicaciones con el más allá, aceites milagrosos y comida macrobiótica. Todo sea por la causa.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.