Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Viva el TLC
Por Luis Aceituno - Guatemala, 15 de marzo de 2005
laceituno@elperiodico.com.gt

El entusiasmo ciego y acrítico con que ciertos políticos tratan de presentarnos las bondades y ventajas del TLC con Estados Unidos...

El entusiasmo ciego y acrítico con que ciertos políticos tratan de presentarnos las bondades y ventajas del TLC con Estados Unidos, no deja de provocar una profunda sensación de desasosiego. Las sonrisas de satisfacción, las declaraciones apresuradas e irreflexivas, la necedad con que tratan de esconder cualquier tipo de consecuencia fatal y esa insufrible actitud de quien nos vende una milagrosa cura contra la calvicie, nos da la terrible sospecha de que no estamos lejos del desastre. Como en aquellos vuelos en donde las azafatas hacen gala de todos sus encantos para anunciar que el avión está a punto de estrellarse: Guarden la calma, mantenganse quietos en sus sillones, todo está bajo control, relájense y gócenlo…

Y es que para muchos, el hecho de que una gran potencia como Estados Unidos se digne a tomarnos en cuenta -a nosotros, montón de chorreados y hambrientos- es ya una ganacia en sí misma. Ellos tan blancos, tan poderosos, tan bien alimentados, tan limpios. Habría que considerar más bien este Tratado como un acto de filantropía, lo mismo que en el siglo pasado, cuando la UFCO nos ayudó a limpiar este país de esos molestos bananos que crecían como plaga por todas partes.

El TLC -nos dice sonriente el viceministro de Economía en un programa televisivo- permitirá que la señora que vende tomates en el mercado se convierta en una “empresaria” -lo dice dándole al adjetivo categoría de c um laude en Oxford-. Y si se pone “chispuda” -como acota el presentador- quien quita desplace a Bill Gates de la portada de Forbes. Soñar al menos no cuesta nada, el cinismo tampoco. Total, como dijo también en la tele el presidente Berger, si la señora no está de acuerdo, que arme su partido político, que gane las elecciones y entonces que se haga vocera de gente como nosotros. Complicado el asunto, ¿no?

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.