Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los influyentes
Por Luis Aceituno - Guatemala, 12 de abril de 2005
laceituno@elperiodico.com.gt

Líderes, titanes, revolucionarios, entretenedores.

En su más reciente número, la revista Timeelige a los 100 personajes más “influyentes” del mundo para el año 2005, organizándolos en categorias como “Líderes y revolucionarios”, “Artistas y 'entretenedores'”, “Constructores y titanes”, “Cientistas y pensadores” y “Héroes e íconos”.

Los criterios de la publicación para su escogencia -fuera del consabido “nosotros somos Timey escogemos a quien se nos da la gana”- son en realidad ambiguos. Uno se pregunta, por ejemplo, por qué el rapero Jay- Z es un titán y no un simple entretenedor como Quentin Tarantino, y si el activismo gay de la cantante Melissa Etheridge, le confiere el derecho de figurar al lado del Dalai Lama y de Nelson Mandela en la categoría de Héroes.

Otro entretenedor, el cantante colombiano Juanes, es uno de los dos o tres latinoamericanos escogidos para la ocasión. Acompaña tímidamente al presidente Chávez. Digo “timidamente”, porque no debe ser lo mismo alborotarle las hormonas a mi sobrina de 12 años, que controlar una de las más importantes reservas pretroleras del planeta. Pero así es el mundo, según Time,lo mismo influye el señor George W. Bush, capaz de hacer explotar el Medio Oriente, que Martha Stewart, con sus adornos horrendos y sus evasiones de impuestos.

Un dato curioso, es que la revista sólo logra ubicar a 16 “cientistas y pensadores”, frente a 24 “artistas y entretenedores”, de seguro mucho más influyentes, ya que de los primeros, francamente no reconecemos a ninguno. Será porque no salen en la tele o porque piensan cosas que sólo les interesan a los gringos. De todas maneras, que lejos estamos de aquellas gloriosas épocas en que una sola palabra de Jean Paul Sartre hacía temblar al mundo.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.