Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

A leer
Por Luis Aceituno - Guatemala, 10 de mayo de 2005
laceituno@elperiodico.com.gt

Una minoría que salva el honor patrio.

Un diagnóstico del Ministerio de Educación viene a oficializar algo que era vox pópuli desde hace muchos años: Guatemala es un país de iletrados, en el que, según estudios e informes al respecto, solo uno de cada cien guatemaltecos se acerca a un libro sin que se vea obligado a ello.

¿Alarmante? Por supuesto, pero más que empezar a darse golpes de pecho o a jalarse de los pelos, habría que identificar las causas que nos han llevado a esta situación que nos pone como uno de los países más pobres en el mundo a nivel educativo, únicamente por encima de Haití, si mal no recuerdo.

Pero bueno, explicarnos por qué hemos llegado a semejante precariedad, será cuestión de los analistas especializados en la materia. Por mi parte, me preocupa sobre todo ese 1 por ciento de lectores en este país de analfabetas funcionales. Una minoría que salva el honor de la patria, pero que por años se ha visto maltratada, ninguneada, vituperada y hasta acusada de improductiva y holgazana. En un país de ciegos, al tuerto lo apalean, no nos hagamos ilusiones.

Por si también lo habíamos olvidado, habrá que recordar que Guatemala es uno de los pocos países en América Latina donde los libros pagan IVA -es decir, son considerados artículos de entretenimiento de lujo-; donde las bibliotecas públicas brillan por su ausencia y la Biblioteca Nacional es un hoyo infecto que vive de la caridad pública y no ha renovado existencias desde tiempos inmemoriales; en donde no ha existido una política nacional del libro desde el gobierno de Juan José Arévalo…

En fin, ser culto y leído en este país sale caro y la minoría de lectores existente (casi una reserva natural) está tan desprotegida que uno tiende a pensar que existe una especie de confabulación para que desaparezca del todo. A leer todos, como quiere el Mineduc, de acuerdo, pero tal vez pudiera empezarse por hacerle la vida un poco menos difícil a los que ya lo hacen.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.