Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Intolerancia
Por Luis Aceituno - Guatemala, 29 de noviembre de 2005
laceituno@elperiodico.com.gt

Un país de pocas ideas y todas fijas

Cada vez que, por tedio o por puritito morbo, acabo viendo alguna de estas emisiones dominicales de debate político, termino preso de una profunda desolación, de una especie de f lato, de desasosiego, que se apodera de mí a medida que los participantes exponen sus puntos de vista sobre la realidad nacional.

Me aterroriza la ausencia total de pensamiento, y por consecuencia, ese refocilamiento en la tontería, el fanatismo y la desinformación. Un retorno ufano y lisonjero al oscurantismo medieval. El grado cero del conocimiento.

El domingo pasado, por ejemplo, en una de estas emisiones se hablaba del reciente proyecto de ley de planificación familiar -en realidad tiene otro nombre, que omito por enrevesado y kilométrico- , que ha causado una férrea oposición por parte de los sectores religiosos. Se invitaba a dos representantes de estos sectores, al diputado que la había propuesto y a una periodista.

Luego de una hora de una suerte de diálogo de sordos, nada me quedó claro, pero tenía la sensación de estar frente a una oscura amenaza que se cierne sobre nosotros: el fundamentalismo, y la estrechez de pensamiento que este conlleva, están a punto de corroernos. Somos un país con escasez de ideas, y las pocas que alcanzamos a balbucear son todas fijas.

Que sectores de abiertas tendencias integristas se arroguen la representatividad de todos los cristianos -es más, de todos los guatemaltecospara impedir medidas que favorecen a la salud pública más que preocupante me parece peligroso. Para ellos, la única manera de salvaguardar la moral es la ignorancia y el dogma; y por supuesto, la educación sexual en las escuelas nos pone ante el peligro de que una avalancha de condones y pastillas anticonceptivas nos devore, como las llamas del infierno.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.