Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Podredumbre
Por Luis Aceituno - Guatemala, 16 de enero de 2007
laceituno@elperiodico.com.gt

Convertidos poco a poco en la antesala del infierno.

Al mediodía del 1 de enero pasado, Evelyn, una diminuta niña de seis años, salió a comprar un pañal para su hermanito. No regresó a su residencia. Su cabeza y su cuerpo aparecieron unas horas después en un barranco cercano al asentamiento donde vive su familia. Dos muchachos de menos de veinte años, apodados “los roqueros”, se atribuyeron fríamente el asesinato.

Leo el reportaje de Paola Hurtado sobre el caso (elPeriódico, 14-01-07) y la cabeza me da vueltas. Mi vértigo, sin duda, responde a la imposibilidad de explicarse lo monstruoso, la gratuidad del mal en su estado puro, la insignificancia a la que se ven degradadas en estas latitudes la vida y la muerte.

Me niego rotundamente a explicarme el hecho como un resultado del pronunciado gusto por el rock y el satanismo de quienes se atribuyen el crimen. Una explicación elemental y perversa, destinada a tranquilizarnos la conciencia. Nosotros, por supuesto, no tenemos nada que ver en el asunto, somos cristianos devotos y escuchamos a Julio Iglesias. Si Guatemala se convierte poco a poco en la antesala del infierno, será culpa de Luzbel y de Marilyn Manson.

Habría que recordar, en todo caso, que estos muchachos que se intercambiaron la cabeza de una niña como si se tratara de una pelota de basquet, no nacieron en Groenlandia sino en la ciudad de Guatemala. Transitaron por las calles que Tu Muni jardiniza, estudiaron en secundarias computarizadas gracias al esfuerzo de nuestro señor presidente, evitaron la desnutrición con la galleta escolar y el vaso de leche, se cristianizaron en alguna de las miles de iglesias que existen para regocijo del Bien y la moralidad pública.

Algo huele mal en este país, sin embargo, y son niñas como Evelyn las víctimas gratuitas e inocentes de este estado de podredumbre.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.