Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El espejismo electoral
Por Ricardo Rosales Román - Noviembre 2003
rrrcgs@hotmail.com

Para propósitos electorales, Guatemala está dividida en 23 distritos y 331 municipios. Este 9 de noviembre se votó para presidente y vicepresidente de la República, 153 diputados al Congreso, 20 titulares e igual número de suplentes al Parlamento Centroamericano, y 331 corporaciones municipales. Según el padrón electoral, el número de votantes inscritos ascendió a 5 millones 73 mil 282 ciudadanos. Se instalaron 8 mil 885 mesas electorales en mil 285 centros de votación. Guatemala, Huehuetenango, Alta Verapaz, San Marcos, Quiché, Quetzaltenango, Escuintla y Jutiapa son los distritos electorales de mayor importancia.

1.- Electoralmente los espejismos se pagan caro, muy caro. Se equivocan quienes confían en ellos y máxime si a partir de ahí delinean sus expectativas. Los que se dejan llevar por sus ilusiones, más temprano que tarde, tendrán que reconocer a lo que lleva la imprevisión, el subjetivismo y las equivocaciones.

Se equivocan, por ejemplo, quienes siguen insistiendo en lo de la "masiva concurrencia a las urnas" y que "el abstencionismo fue derrotado". Los números dicen lo contrario. Cuando se llevaba tabulado el 85.22% de las mesas receptoras de votos, la votación válida ascendía a 2 millones 307 mil 715, los votos nulos a 112,210 y los votos en blanco a 92,311. Hasta ese momento estaba registrado que no habían concurrido a las urnas 2 millones 561 mil 146 ciudadanos. Otra equivocación de lo más grande es en la que incurrió el candidato presidencial de la Gana, quien encabeza la elección para la segunda vuelta. Días antes del cierre de su campaña, anunció que ganaría las elecciones en la primera vuelta. Propagandísticamente no tenía porqué no decirlo, aun a sabiendas a lo que se arriesgaba. Al final de cuentas, las cosas no le salieron como las proclamó.

No dejaron de equivocarse los unionistas que apostaron a ganar las alcaldías que sus propias encuestas les indicaban. Ellos esperaban ganar, al menos, la alcaldía de la capital, la de Mixco, la de Escuintla, la de Chinautla, la de Villa Nueva y la de Villa Canales. Tienen que conformarse con la alcaldía de la ciudad capital y la de Villa Nueva. El FRG, por su parte, sólo tenía una posibilidad: ganar en la primera vuelta, lo cual era más que imposible como imposible le hubiera sido ganar la presidencia en una segunda vuelta. Lo que no hay que perder de vista es que los votos con que cuenta son votos duros, disciplinados, que es con lo que no cuentan los demás partidos, salvo el PAN.

No se equivocaron ni hicieron cálculos erróneos quienes apostaron a probables resultados favorables a la ANN. Lo que nadie presupuestó fue que su votación fuera tan elevada y que en el Congreso de la República su bancada vaya a ser la quinta o sexta en importancia. Sí se equivocaron quienes apostaron a que con estas elecciones la izquierda sería sepultada. Una elección no acaba con la ideología y el proyecto revolucionario, democrático y progresista para el país, por duro que sea el revés electoral. Un proyecto se torna inviable cuando las tendencias o corrientes al interior de un partido no se percatan de los riesgos y equivocaciones a que orilla el oportunismo electoral.

2.- URNG tiene que examinar muy seriamente y, además, crítica y autocríticamente, lo que pasó. El espejismo que los obnubiló. Su dirección nacional debe asumir los errores y fallas que la llevaron a equivocarse de rumbo. Echarle la culpa a terceros por las equivocaciones y errores propios, además de infantil es irresponsable. Cuando no se es capaz de advertir lo que es evidente se alimentan falsas expectativas y fácilmente se cae en el triunfalismo. Las previsiones, si se exageran más de la cuenta, inducen a equívocos irreparables. Cuando el cálculo de probabilidades se basa en datos inexactos o en especulaciones, los resultados son todo lo contrario de lo que se esperaba. El espejismo in extremis y el análisis plagado de equivocaciones e inexactitudes, en nada ayuda a trazar líneas de trabajo correctas que permitan alcanzar resultados favorables.

Objetivamente, los resultados electorales estimados para URNG no podían ser otros que los que obtuvo este 9 de noviembre. Pero las previsiones de algunos al interior del partido partían de premisas subjetivas y estimaciones falsas como las siguientes: a) que la votación a favor de URNG sería una sorpresa; b) que se había llegado a construir un liderazgo nacional alrededor de su candidato presidencial; y, c) que URNG podría convertirse en una de las primeras tres fuerzas políticas del país al conseguir un número importante de diputados.

En cuanto a sus diputaciones, los más entusiastas calculaban que URNG alcanzaría de 15 a 19. Hubo quienes consideraron que obtendrían 9 ó 10 curules. La mayoría se resistía a presupuestar que sólo llegaran a contar con 5 diputados. De haber obtenido más de 15 escaños los resultados en lo parlamentario hubieran sido algo más que exitosos. Alcanzar menos de 10 curules, habría sido un resultado también exitoso como exitoso hubiera sido que alcanzara 5 escaños que son con los que actualmente cuenta. Menos de 5 diputados ya era un revés y que sólo tenga la posibilidad de contar con dos parlamentarios ya es una derrota electoral como sería mucho más aplastante si se llegara a confirmar que no logró alcanzar ninguna diputación y que, sumado al número de votos alcanzado a favor de su candidato presidencial -que, aunque no es una cifra todavía definitiva y apenas si equivale al 2.44% de los votos válidos y, en números, a 56 mil 383 sufragios- supondría la pérdida de su registro como partido.

Esto no fue lo que previeron sus analistas, el comando de campaña y la dirección del partido. Los resultados son de lo más adversos. A partir de este momento, corresponde a los afiliados, las direcciones departamentales y municipales convocar a una asamblea extraordinaria con el objeto que se informe y explique lo que en realidad sucedió, hacer un balance crítico y autocrítico del trabajo realizado durante este período, y que -madura, provechosa y constructivamente- sean las bases y sus direcciones intermedias a las que se les confíe la responsabilidad de empezar a reestructurar las filas del partido, corregir los errores cometidos, definir las tareas para lo inmediato en lo organizativo, político e ideológico, y trazar las líneas generales de la táctica y la estrategia para esta etapa de la lucha por la reunificación de los revolucionarios guatemaltecos en un solo partido. Sólo así es como se pueden superar exitosamente las crisis por graves y agudas que sean.

No es sobre los despojos de URNG que algún despistado y oportunista vaya a proponerse encabezar la lucha por la refundación de la izquierda revolucionaria guatemalteca. Esto tiene que empezarse a forjar en el seno de las bases partidarias y a partir del compromiso de luchar, en lo interno, por la más amplia apertura, reconocimiento, respeto y aceptación organizativa, ideológica y política, de las distintas tendencias y corrientes que conforman el proyecto revolucionario guatemalteco, y, a nivel amplio, acercarse, organizar, movilizar y unir a los sectores, capas y fuerzas de la población al calor de la lucha por las transformaciones profundas que necesita Guatemala, sin ninguna exclusión ni pretensiones hegemónicas. Tampoco es propio de los revolucionarios, tropezarse con la misma piedra. En todo caso, una derrota electoral no necesariamente debe significar una derrota política. En cambio, una victoria electoral se puede convertir en una derrota política.

3.- Para concluir, y en mi opinión la vuelta electoral del 9 de noviembre marca el comienzo del fin del ciclo de la apertura democrática restringida que se inició en 1985. Entre las dos fuerzas a escoger el próximo 28 de diciembre, cabe prever o su agotamiento y caducidad en el corto plazo o el continuismo y sucesión de gobiernos civiles a la manera como impusieron las camarillas militares a gobernantes como Arana, Laugerud y Lucas, sólo que a partir de ahora tratarían de hacerlo la cúpula del empresariado organizado, los militares en retiro que retornan al poder y los burócratas y tecnócratas al servicio del proyecto gubernamental de los grandes banqueros, agro exportadores, industriales y comerciantes.

La institucionalización de una política de Estado -en interés del país y la nación guatemalteca, el progreso y su desarrollo, la independencia y soberanía nacional y nuestro derecho a la libre autodeterminación-, es la alternativa al continuismo gubernamental, corporativo y civil que es para lo que están institucionalizadas las "elecciones" como las del domingo pasado y que no hay que magnificarlas ni subestimar a fin de saber con exactitud lo que en realidad representan para el país.

Tomado de Diario La Hora - Época IV, Número 28,382
www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.