Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Déficit habitacional en aumento
Por Eswin Quiñónez, La Hora. 7 de enero de 2005


Política Nacional de la Vivienda sin arrancar

Muchos gobiernos han pasado, algunos con "buenas intenciones" encerradas en promesas electorales de resolver la mayoría de los problemas que consumen a los guatemaltecos. Uno de ellos pareciera no detenerse y aumenta de tal forma en que crecen los índices demográficos, éste es la vivienda.

Los asentamientos humanos reflejan claramente los contrastes de la vivienda en el país. Muchos de ellos se encuentran ubicados en las laderas de los barrancos y las familias viven bajo techos de lámina y carecen de los servicios esenciales.

El año pasado el Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda presentó ante la opinión pública la Política Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos, que hasta el momento sigue sin arrancar.

Las desigualdades del país marcan la situación real en que vive la población. De acuerdo con el XI Censo Nacional de Población que el INE realizó el 2002 existen 11 millones 237 mil 196 guatemaltecos, que traducido a viviendas tendría que significar 2 millones 200 mil 608 según el número de personas en cada hogar.

Pero ese mismo año se constituyó un déficit habitacional de 1 millón 021 mil 592, casi la mitad de lo ideal.

Los contrastes son palpables. En los Asentamientos Humanos y en las colonias populares se aprecian casas con paredes de lámina y cartón, techos de palma y chatarra, pisos de tierra, incluso se pueden observar respaldos todavía de adobe.

La mayoría de estos refugios corren el riesgo de caer ante cualquier eventualidad de la naturaleza como sismos o inundaciones. Aunado a ello, los barrios no cuentan con drenajes, alumbrado público o agua potable; el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) considera que casi el 44% de la población carece del servicio líquido complicando más el problema.

Pasado un año y a la administración pública pareciera no prestarle la importancia necesaria al constante crecimiento del déficit habitacional que cada año sube un poco más del 1%.

Por más que protesten las asociaciones de vivienda popular, las autoridades se limitan a prometer legalizar los terrenos, aprobar una ley de política integral o simplemente incrementarle a los subsidios.

DÉFICIT ALARMANTE

De los más de un millón 021 mil que encierra el déficit, 410 mil 097 viviendas corresponden al déficit cuantitativo y 611 mil 495 al cualitativo, es decir aquellas existentes que necesitan dotarse de servicios básicos y que demandan extensiones adicionales de suelo. En el censo del INE se especificó que estaban ubicadas en zonas marginales.

El déficit cualitativo de vivienda se ha integrado con las cantidades de ranchos y de viviendas hacinadas de mala calidad.

El ordenamiento territorial, crecimiento planificado de los centros urbanos, dotación de infraestructura básica y mejoramiento de la calidad de las viviendas como factores que pudiesen contribuir al mejoramiento del hábitat, fueron compromisos adquiridos por el PNVAH; sin embargo, aún se encuentran en papel.

Y todo esto es factible por medio de la reducción del hacinamiento en las viviendas, así como la dotación de infraestructura y equipamiento comunitario, tomando en cuenta los factores de riesgo ambiental, derechos de propiedad e identidad local y sistemas eficientes de transporte público y privado.
Bajo estos criterios el PNVAH explicaba el mecanismo de mejorar el ambiente físico donde se desenvuelven los ciudadanos.

A CAUSA DEL CRECIMIENTO

La Asociación Nacional de Constructores de Viviendas y otros miembros de la Cámara de Constructores, el déficit puede atribuirse al constante crecimiento poblaciones y las independencias de las familias.

El aumento anual de la población y el tamaño promedio de las familias hacen que año con año se integren 90 mil 912 hogares que demandan vivienda nueva y que, por lo tanto, harían crecer el déficit cuantitativo.

Por otra parte, si supone para ellas una vida útil de 50 años, anualmente debería reponerse 2% de viviendas adecuadas propias, lo que aumentaría el déficit cualitativo en 23 mil 580 unidades.

Con ello el déficit habitacional total crecería en 114 mil 492 unidades anualmente. Sin embargo, el mismo creció a un ritmo bastante lento (0.45%) durante el período de 1995 al 2002.

El déficit ha crecido a ese ritmo debido a inversiones que alcanzan Q 3 mil 950 millones anuales aunado a los recursos provenientes de las remesas familiares que de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 10.7% de éstas se invierte en vivienda, lo que significa US$ 228 millones.

Además, la Superintendencia de Bancos comenta que el sistema bancario invirtió durante el 2003 cerca de Q 750 millones.

Aunque los Acuerdos de Paz establecieron que de los ingresos tributarios del país por lo menos el 1.5% fuese utilizado para vivienda, en los primeros doce meses de gobierno aún no se ha establecido qué monto se trasladará para ese rubro.

El PNVAH estimó que con un presupuesto total de Q 150 mil 432 millones podría atenderse la problemática, de los cuales Q 20 mil 302 millones destinados exclusivamente para la población en situación de pobreza y extrema pobreza, ahí el Estado se comprometería a jugar el papel de subsidiario y facilitador.

LA TIERRA, OTRO PROBLEMA

El Frente de Pobladores de Guatemala consideran que con más de un millón de viviendas que necesitan de mejoramiento, pues las condiciones son precarias, como lo ha manifestado en múltiples ocasiones su dirigente, William Mazariegos.

Por otro lado, el tener un terreno para soñar con una vivienda se ha convertido en otro dilema para los demandantes.

"Las personas no cuentan con terreno para construir una vivienda", señala FREPOGUA, por ello se ven obligados a invadir propiedades privadas arriesgándose a ser desalojadas con violencia.

La Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Guatemala, previo a su retirada manifestó que no existe en el país un control efectivo en el mercado de bienes inmuebles, comercializándose cualquier tipo de terrenos que no cuente con los elementos necesarios que demandan las familias.

A ello se adhiere la carencia de recursos económicos, que es a criterio de FREPOGUA el principal factor que limita el acceso a las cuatro paredes.

Otro factor en juego es el alto número de personas que migra hacia la ciudad y se instala en los asentamientos humanos.

Resultados de una encuesta elaborada por la Asociación de Investigación y Estudios Sociales, explica que la compra de casas de nivel socioeconómico alto es la que más ha aumentado, pero no la de vivienda popular.

La Política Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos fue presentada por el Ministerio de Comunicaciones y busca darle una solución al déficit habitacional que crece año con año.

SE NECESITA VOLUNTAD POLÍTICA

Expertos consultados consideran que la escasez de vivienda puede considerarse como un problema de "estructura" y es necesaria la voluntad política para darle vida; además se necesita mayor inversión en infraestructura para crear las condiciones necesarias para construir las casas.

Dentro de los factores que afectan en cuanto al acceso de vivienda es la mala repartición de la tierra, donde la gran parte es concentrada por un pequeño grupo de personas.

Los accesos a los créditos son muy pocos pues la situación económica de las mayorías es débil y no alcanza para sostener una deuda de grandes proporciones.

Asimismo, no existen todavía programas necesarios para atender la problemática mencionada.

QUÉ PRETENDE LA PNVAH

La Política Nacional de Vivienda y Asentamientos Humanos fue consensuada entre las instituciones públicas, privadas y organizaciones no gubernamentales relacionadas con la vivienda.

Se estima que el déficit habitacional puede ser atendido en su totalidad en 19 años, iniciando desde el año pasado con una cobertura de 1.47%, tanto para la población en situación de pobreza y extrema pobreza como para la que constituye demanda efectiva. La atención del primer año (2004) tuvo que ejecutarse por FOGUAVI pues contaba con un presupuesto de Q 250 millones, de los cuales Q 120 millones eran para la cobertura de proyectos iniciados en el 2003 y Q 130 millones para nuevos subsidios.

Se intentó conocer el avance que FOGUAVI dio a dichos proyectos pero fue imposible localizar a su representante.

De acuerdo con la PNVAH para este año la cobertura podrá aumentar a % 2.82; es decir, se iría creciendo a un ritmo de 7.3% anual, cubriendo a todos los segmentos de población, hasta alcanzar en el 2022 la atención total del déficit habitacional.

Si se toma en cuenta el crecimiento poblacional de 2.7%, para contrarrestar el déficit se necesitaría construir por lo menos 80 mil viviendas al año.

Recuadro:

Servicios deficientes

El desorden que provocan las constantes migraciones hacia la ciudad capital provoca que en los asentamientos o en algunas colonias se viva en condiciones precarias. Por otro lado, en el área rural no se cuenta con estos servicios.

Agua potable: No existe el servicio adecuado; los pobladores se ven obligados a comprar el agua de los camiones repartidores.

Electricidad: En los asentamientos el acceso al servicio eléctrico aún es limitado; si existe no es continuo.

Drenajes: Derivado de la falta del líquido en las calles se encuentran los drenajes se encuentran en la superficie provocando malos olores y contaminación.

Casas: Las viviendas en las colonias marginales son construidas con materiales desechables y corren riesgo de ser presa de un desastre.

Calles: El acceso a los asentamientos es difícil; las calles son angostas y no cuentan con pavimento o asfalto.


Fuente: www.lahora.com.gt

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.