Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El viejo macartismo
Editorial de La hora - Guatemala, 13 de mayo de 2005

Según los mandatarios centroamericanos, el presidente Bush les dijo que está preocupado por la proliferación de grupos de presión predominantemente izquierdistas que "pondrían en riesgo la estabilidad de la democracia". Hay muchas cosas que acotar a esa expresión de Bush, si es que realmente la dijo como fue citada por los presidentes de la región. En primer lugar, valdría la pena que le pregunte a su Secretario de Defensa qué les dijo a los mismos interlocutores, puesto que hasta Rumsfeld entendió que mientras exista pobreza no habrá estabilidad ni gobernabilidad en estos países.

La inestabilidad en la región es producto de políticas económicas que olvidan por completo el componente social y que privilegian las utilidades de los grandes capitales bajo la falsa creencia de que ello ha de generar un bienestar en cascada. Los hechos han demostrado la falacia del argumento y hoy en día la situación de pobreza es peor y de no ser por el aporte de nuestros compatriotas que han emigrado y que reciben un trato inhumano en Estados Unidos, en donde hasta se les veda el derecho a disponer de documento de identidad, seguramente que Bush estaría viendo arder a esta convulsa región.

No habría ningún grupo de presión de tendencia izquierdista si no existieran grupos de poder de tendencia derechista que aprovechan las condiciones del mercado para explotar irracionalmente a estos pueblos. Si vamos a dividir otra vez al mundo entre izquierdistas y derechistas, reviviendo el macartismo que dominó a Washington durante tantos años y que causó tantas muertes en países como el nuestro, es preciso que se deslinden también las responsabilidades.

La tendencia en el mundo hacia el fortalecimiento de la izquierda no es casual sino resultado del fracaso del modelo económico neoliberal. En Guatemala hasta los más poderosos empresarios lo han entendido y no han perdido tiempo para formar su propio partido de izquierda, sabiendo que la marea va en esa dirección y que, en todo caso, es mejor tener un instrumento electoral que con discurso de corte socialista pueda envolver la oferta de los grandes empresarios.

Pero hay que entender que la fuerza que pueda tener la izquierda no es, como se podía decir en el pasado, porque se esté exportando la revolución en algún lugar; simplemente es producto de la insatisfacción social generada por un sistema que acumula todos los beneficios para unos pocos y todo el sacrificio para muchos. Si crece la izquierda es porque la derecha alimenta las condiciones para ese crecimiento y la volatilidad política de la región no es culpa de los actores sociales, sino de políticos que no dieron la talla ante las expectativas que la gente puso en la democracia.

Fuente: www.lahora.com.gt

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.