Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Venta de chatarra?
Editorial de La hora - Guatemala, 19 de mayo de 2005

La decisión del Ministerio de Educación de suprimir CENALTEX, entidad impresora de libros de texto que se formó con el aporte de varios países para facilitar la edición a menor costo para beneficio del país, ha sido explicada por la Ministra debido al mal estado en que se encuentra la maquinaria y al costo que tiene mantener la editorial. Hace muchos años que la edición de libros de texto se encomendó a empresas privadas y CENALTEX fue abandonada a su suerte, en parte porque a las autoridades de varios gobiernos les desagradaba la existencia de un sindicato de trabajadores en la entidad.

Ahora fueron despedidos los empleados y cerrada la editorial, lo que significa posiblemente que valiosa maquinaria que podría repararse con inversiones relativamente modestas en comparación con su costo, terminará como chatarra como ocurre con tantas de las posesiones del Estado que no reciben adecuado mantenimiento. El problema del abandono de la maquinaria no es imputable a los trabajadores, sino a las autoridades que tenían que hacer las provisiones oportunas para mantenerlas funcionando en óptimas condiciones.

Creemos que vale la pena una revisión a fondo de la decisión tomada con CENALTEX, no sólo por el interés de los trabajadores cesados, sino también desde el punto de vista del interés público. La Ministra expresó su preocupación porque somos un pueblo que lee muy poco y el costo de los libros tiene mucho que ver. Editar libros en Guatemala es una odisea propia de quijotes, que generalmente no reciben ningún respaldo público y la oportunidad de tener una editorial del Estado, debidamente equipada y que puede funcionar con poca inversión adicional, podría ser muy interesante para poner el libro al alcance de la gente.

Las experiencias del pasado, cuando la Editorial Pineda Ibarra, CENALTEX y la misma Tipografía Nacional editaron libros de autores guatemaltecos como invaluable aporte a la cultura nacional, tendrían que ser tomadas en cuenta porque el libro no es un producto de consumo masivo y por lo tanto su edición no resulta atractiva para los impresores particulares que tienen que buscar utilidades. Una editorial del Estado, creada con aportes y donaciones como CENALTEX, puede no sólo editar libro barato y de calidad, sino además utilizar sus recursos para hacer útiles escolares más baratos que permitan la producción masificada. Cerrar una editorial en nuestro país es como cerrar una iglesia en un pueblo dominado por el diablo y vale la pena revisar la medida para replantear lo que puede hacerse en esa casa editora en beneficio del bien común. Vender como chatarra las máquinas sería un lamentable e irreparable error.

Fuente: www.lahora.com.gt

 

Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.