Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Archivos policiales
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 20 de julio de 2005

Imposible saber a estas alturas cuánta de la historia trágica del país está consignada realmente en los archivos de la desaparecida Policía Nacional que operó desde los tiempos de Justo Rufino Barrios hasta la creación de la actual Policía Nacional Civil, pero lo que todos sabemos es que esa institución jugó uno de los papeles más tenebrosos de la historia del país no sólo durante el conflicto armado interno, sino a lo largo de toda su existencia porque los dictadores siempre la utilizaron como elemento de represión, al punto de que no es descabellado afirmar que en buena parte de nuestra historia, Guatemala ha sido una especie de Estado policíaco.

Obviamente las actuaciones más tenebrosas de la Policía no estarán consignadas en los archivos de la institución porque todos sabemos que hubo cuidado de no dejar huella. Las más terribles órdenes fueron siempre giradas en forma verbal, sobre todo cuando tenían que ver con la eliminación de personas, pero algo debe encontrarse en esos archivos y un minucioso estudio de los mismos permitirá reconstruir buena parte de la negra historia del país.

No olvidemos, por ejemplo, que los grandes dictadores usaron a las fuerzas policiales para espiar a la población y mantenerla bajo control. Así fue en tiempos de Barrios, de Estrada Cabrera y de Ubico, cuando el concepto de la policía secreta era equivalente a terror por el espionaje sobre reales o supuestos enemigos de los gobiernos. Mucho más burda y grave fue la actividad de la Policía Nacional bajo la dirección de los gobiernos que se fueron sucediendo desde 1954 hasta la desaparición de esa institución.

Del Palacio de la Policía Nacional salían los escuadrones de la muerte y aún se recuerdan las camionetas Bronco y los jeeps en que se desplazaban los "judiciales" que bajo las órdenes de figuras verdaderamente tenebrosas se encargaban de matar a estudiantes, obreros, maestros, profesionales y, en general, a cualquier persona que aparecía en alguna de las tantas listas que eran elaboradas tanto en dependencias oficiales como en elegantes residencias de donde eran trasladadas a los superiores de los esbirros.

No creemos que aparezca en los archivos la documentación de la ejecución, por ejemplo, de Oliverio Castañeda en los tiempos de Lucas, aunque todos sabemos que el crimen fue ejecutado por los judiciales. Pero si bien el detalle de la represión no aparecerá en las páginas de esa documentación, habrá sin duda muchas revelaciones importantes que permitirán delinear el perfil de la represión y el terrorismo de Estado a lo largo de muchos más años de los que duró el conflicto armado interno en Guatemala.

Fuente: www.lahora.com.gt - Editorial - 190705


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.