Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sembrando vientos
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 2 de septiembre de 2005

El libre mercado cava su tumba por el mercantilismo oportunista de quienes actúan como los saqueadores.

Nunca hemos vivido una peor época para sembrar vientos que nos hagan cosechar tempestades y huracanes; a la vista están los resultados patéticos y, sin embargo, vemos que en Guatemala los efectos de Katrina se sienten ya en las gasolineras, no obstante que el combustible que venden ya estaba en el país antes de que se produjera el fenómeno tropical. Las autoridades simplemente dicen que no pueden actuar porque vivimos en un régimen de mercado no regulado de los combustibles y el precio está sujeto a la "oferta y la demanda", por lo que no existe poder alguno para controlar el fenómeno.

Es más, las autoridades mismas ya están preparando, gracias a Katrina, una política para favorecer al sector azucarero, que tanto les ayudó con recursos para la campaña electoral, mediante normas para obligar a la mezcla de etanol con el combustible, pese a observaciones que hacen los expertos sobre el daño que ello puede causar a los motores y el costo adicional que podría significar para el país ese fenómeno al obligar a la importación de repuestos.

Lejos de adoptar medidas lógicas, como se hace en todo el mundo, aquí tenemos funcionarios que recomiendan que la gente compre carros económicos viendo en las especificaciones técnicas cuál es el rendimiento por galón que ofrece cada una de las opciones. Como si la población pudiera simplemente renovar su parque vehicular y todos los automovilistas pudieran pasar a ser flamantes poseedores de carros nuevos. Fue patética la intervención ayer de un funcionario del Ministerio de Energía y Minas en una radio, puesto que además de sugerir esa salida y la del etanol, dijo que la otra es engordar el monopolio del gas propano.

Lo cierto del caso es que el mercado libre en materia de combustibles no está funcionando y la muestra categórica la tienen, mejor que nadie, los funcionarios del gobierno que saben perfectamente que hay especulación con los precios y que se aprovechan las circunstancias para explotar más a la población. En Estados Unidos el Gobierno ha dicho que debe tenerse cero tolerancia con los saqueadores que aprovechan la tragedia para beneficio personal. ¿Caerán en esa categoría los que elevan el precio de los combustibles, aquí y en Estados Unidos, para sacar ganancias de un desastre de las proporciones del que ahora vemos?

El libre mercado cava su tumba por el mercantilismo oportunista de quienes actúan como los saqueadores. Quizá la diferencia esté en que en las calles de Nueva Orleans hay pillaje por hambre, mientras que en otros lados es la simple y pura voracidad la que hace que, tras el huracán, algunos se pongan a sembrar peligrosos vientos.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 010905


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.