Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La economía y el dólar
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 3 de septiembre de 2005

Pero fundamentalmente hay que señalar la paja y contradicción de la economía de mercado.

Creemos que dadas las circunstancias internacionales y el descalabro que ha sufrido el dólar en todo el mundo, es absurdo que el Banco de Guatemala siga gastando millones de quetzales para mantener un precio artificial de la moneda norteamericana, sobre todo porque el impacto que tiene el precio de las importaciones actualmente es mucho más grave e importante que el interés por proteger a los exportadores del país.

El precio del petróleo se ha disparado mundialmente y la crisis última, causada por el huracán Katrina, tendrá efectos más terribles, afectando seriamente nuestra capacidad de adquisición. De no ser porque el quetzal se ha fortalecido frente al dólar, estaríamos pagando la gasolina a precios prohibitivos y por ello es que no puede tolerarse que el Banco de Guatemala mantenga la torpe visión de seguir apuntalando una moneda que se derrumba por todos lados. Hoy mismo los informes demuestran que el signo monetario de Estados Unidos se está devaluando frente a prácticamente todas las monedas del mundo. El fenómeno, pues, no es exclusivo de Guatemala, pero aquí prevalece el interés por favorecer a un sector, el de los exportadores, pasando sobre el interés del resto de la población.

Y el absurdo es que se supone que estamos inmersos en una economía de mercado en la que los precios de bienes y servicios se dejan libres, sin intervención del Estado, y por ello las petroleras y los gasolineros pueden asaltarnos en despoblado si se les ronca la gana, como lo hacen las empresas de electricidad y de telefonía. Pero cómo es posible que todo esté “sujeto al mercado”, excepto el mercado de divisas, en el que el Banco de Guatemala plantea enormes distorsiones al violentar las leyes de la oferta y la demanda cada vez que salen al comprar divisas para evitar que se siga desplomando el precio del dólar.

Los guatemaltecos en general no nos beneficiamos con un dólar apuntalado artificialmente; cierto es que quienes reciben remesas familiares reciben menos quetzales pero también tiene que entenderse que con esos menos quetzales pueden comprar más bienes si el Banco de Guatemala deja que la divisa norteamericana llegue a su nivel real y nuestras importaciones se pagaran al precio justo y no al que a puro tubo se infla mediante las operaciones monetarias para detener la devaluación del dólar o la revaluación del quetzal.

Pero fundamentalmente hay que señalar la paja y contradicción de la economía de mercado. Por el lado de los empresarios se ríen de la oferta y demanda porque imperan los oligopolios, y el Estado sólo interviene para mantener artificialmente alto el valor del dólar y encarecer las importaciones de petróleo.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 020905


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.