Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Luces y sombras
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 17 de septiembre de 2005

El vicepresidente Eduardo Stein llegó a Naciones Unidas para hablar sobre las metas del milenio y dijo que en Guatemala al respecto hay luces y sombras, porque no hemos logrado avanzar en el combate a la pobreza. La verdad verdadera, en ese espinoso campo, es que las luces son muy pocas y las sombras se hacen más densas, porque estamos muy lejos del ideal de ir reduciendo el número de pobres y, lo que es acaso más importante, la magnitud de la pobreza que afecta a millares de habitantes del país.

En efecto, utilizando los parámetros más sencillos tenemos que ver que mientras el costo de vida ha subido demasiado desde enero del 2004 hasta hoy, los salarios se ven marcados por una tremenda inmovilidad. De hecho el salario mínimo no sufrió ninguna modificación desde hace dos años y medio y se ha propagado la tesis de que si no es mediante una subjetiva definición de productividad, no puede ni debe haber aumento de salario aunque el costo de vida suba. En otras palabras, todos los días el habitante de este país que no pertenece a la minoría privilegiada, ve que su calidad de vida merma, porque su capacidad de compra es menor y no puede satisfacer las necesidades elementales de su familia.

No hace falta mucho estudio científico para demostrar que las áreas de sombra crecen mucho más que las áreas de luz. Cierto es que hay esfuerzos por reformar el sistema educativo, pero obviamente las carencias del Estado son demasiado grandes ante la magnitud de las necesidades públicas. Hay que reconocer que al menos el Vicepresidente tuvo la decencia de reconocer que hay sombras, porque generalmente cuando los gobernantes ocupan la tribuna en Naciones Unidas lo hacen para cantar los éxitos fantasiosos de sus regímenes y perpetuar el engaño a la población.
Guatemala es un país que necesita ciertamente la ayuda internacional que mencionó el vicepresidente Stein, pero más que eso necesita también el aporte de una política tributaria justa que permita a los que obtienen grandes ganancias contribuir de mejor forma al sostenimiento del gasto social para salir de ese rezago que nos ha colocado ya a la cola de Centroamérica. No puede ser, por ejemplo, que sigamos viviendo en un país donde las utilidades percibidas por las acciones no sean debidamente gravadas, lo que hace que las remesas recibidas tanto de empresas nacionales como del extranjero y, peor aún, las que van al exterior, no paguen como pagan en los países de mayor desarrollo capitalista en el mundo. La ayuda internacional para combatir el hambre es indispensable, pero más lo es la decisión nacional de asumir nuestra propia cuota.


Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.