Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Llamado de Obispos
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 16 de octubre de 2005

La Conferencia Episcopal de Guatemala emitió ayer un comunicado que hoy publicamos en forma textual por la importancia de su contenido y la trascendencia del mensaje que envían a los fieles católicos en particular, pero a la población del país en general con respecto a la solidaridad que debe prevalecer en los actuales momentos y en los meses venideros para lograr que de esta tragedia podamos salir fortalecidos y con una visión más justa en el plano social.

Al margen de las actitudes de algunos católicos que la han emprendido en rechazo a la Conferencia Episcopal porque sus planteamientos no coinciden con el punto de vista de fieles que quieren obispos preocupados sólo por las ánimas y no por los seres humanos y su dignidad, hay que decir que nuevamente los prelados guatemaltecos nos están marcando un camino importante que debemos tomar en cuenta a la hora de planificar las acciones de reconstrucción. Es cierto que la reconstrucción material es indispensable y punto de partida, pero tenemos que entender que en muchos sentidos al país hay que reconstruirlo socialmente, para introducir elementos de humanidad y justicia en las relaciones entre los habitantes que conformamos esta patria con tanto potencial desperdiciado o mal aprovechado.

Si aceptamos la tesis de que los jerarcas de la Iglesia Católica tienen que limitarse a pedir por la salvación de las almas y no meterse en cuestiones terrenales, estaríamos aceptando también que el ser humano como hijo de Dios no tiene una dignidad intrínseca que tiene que ser respetada. Por ello es que el mensaje de los Obispos resulta tan importante y crucial, porque no podemos pasar por alto esa realidad que, desde el punto de vista cristiano, resulta talvez la cuestión más difícil de asimilar en la vida práctica, porque definitivamente para muchos es un conflicto eso de pensar en la salvación eterna y compatibilizarlo con cuestiones tan mundanas como el respeto a los semejantes, la preocupación por los más pobres, el pago justo de salarios, la protección del entorno ambiental donde vive la gente más necesitada y, en fin, aquellas cuestiones que muchas veces abordan los Obispos en el marco de su preocupación por el respeto a la dignidad integral del ser humano como Hijo de Dios, y que para algunos constituye una "intromisión" en asuntos que no son de su incumbencia.

Hay que agradecer a la Conferencia Episcopal este nuevo aporte que, realmente, ilustra sobre el sentido de la solidaridad y nos alienta a seguirla practicando no sólo con donativos de emergencia, sino como una forma de vivir plenamente para impedir que haya divorcio entre fe y vida.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.