Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Inflación galopante
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 9 de noviembre de 2005

La disciplina fiscal que ha mantenido el Ministerio de Finanzas y que inclusive les llevó a adoptar políticas de relativa austeridad para la reconstrucción tras los daños de Stan, ha sido insuficiente para evitar el impacto de la inflación que se refleja en el aumento de precios al consumidor y un serio golpe al bolsillo de las familias guatemaltecas que cada día pueden satisfacer menos necesidades con sus ingresos.

Cierto es que hay factores externos en el impacto de la inflación y que el aumento en el costo de los combustibles tiene efecto directo en ese fenómeno económico que constituye un aumento del dinero en circulación, lo que se refleja en el aumento de los precios, pero también existen factores internos porque es evidente que la existencia de un régimen en el que el Estado perdió por completo su capacidad reguladora hace que cada productor o proveedor de servicios haga lo que le venga en gana, sin que importe el daño que ello cause a quienes viven de un salario y ven mermada su capacidad de compra.

El efecto de la inflación es terrible y al superar el 10 por ciento con respecto al año pasado, no sólo el asalariado tiene que retroceder en su nivel de vida, sino que hasta quien posee ahorros está perdiendo al tener su dinero en una entidad financiera, porque lo que percibe por intereses no llega ni siquiera a cubrir la pérdida de poder adquisitivo de la moneda.

Insistimos que en el caso más grueso, que es el de los combustibles, el Estado tiene que jugar un papel más activo porque está demostrado que existe un juego de especulación que salta a la vista al analizar la forma en que se producen los efectos de la fluctuación del precio en el mercado mundial. En efecto, cuando hay alza, la misma se opera mágicamente en forma automática y sin la menor dilación, pero cuando hay una reducción en el mercado mundial, pasan semanas sin que los consumidores perciban el efecto. Y no es posible que siempre que hay alza los depósitos estén vacíos y que siempre que hay baja los depósitos estén llenos, según las explicaciones con las que nos quieren convencer no sólo las petroleras sino las autoridades que juegan un papel cómplice al apañar esa estafa cometida en contra de los consumidores.

No se trata de regular los precios, cosa que por descontado sabemos que no harán, sino de controlar las existencias para evitar maniobras especulativas que hagan más pesada la carga de la inflación en contra del pueblo de Guatemala. Están jugando con fuego y las autoridades creen que la paciencia popular es eterna, pero hay síntomas de malestar que tienen que ser tomados en cuenta.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 081105


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.