Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La reducción del Estado
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 16 de noviembre de 2005

Muy contentos deben estar los teóricos del neoliberalismo en nuestro país que han venido pregonando durante años la necesidad de reducir el Estado, porque en honor a la verdad han logrado su cometido al punto de que nuestro Estado se encuentra ya en su mínima expresión, incapaz de intervenir en el proceso económico y, por supuesto, incapaz de cumplir alguno de los fines para los cuales fue establecido.

El asalto al Estado ha sido persistente y el mérito de su aniquilación no corresponde sólo a los neoliberales, puesto que también la llamada clase política puso su aporte invaluable con el saqueo persistente y la promoción de la ineficiencia. Entre una y otra puya, el objetivo de quienes han venido soñando con un Estado pequeño y reducido deben estar llenos de gozo porque el de Guatemala es, seguramente, uno de los que menos presencia tiene en cualquier territorio del mundo.

En efecto, nuestro Estado no sirve ni siquiera para promover seguridad y justicia, valores que hasta los más radicales del neoliberalismo tienen que aceptar como su función inherente. Hemos llegado al punto en el que se ha tenido que privatizar hasta la seguridad y sólo gozan de ella los que pueden pagar ejércitos de guardaespaldas que cuidan sus vidas y sus bienes. Se ha privatizado también la justicia, porque la aplican aquellos que tienen poder e influencia para que sus escuadrones de la muerte operen con toda impunidad.

Y cuando el Estado aparece en algún lado, es sólo para ir contra los intereses de la población y para apuntalar y asegurar los privilegios de unos pocos. No hay Estado para brindar salud ni un Estado capaz de garantizar la educación. El colmo es que algunas víctimas de robo prefieren ya no llamar ni a la policía ni al Ministerio Público porque, como pasó en un reciente intento de asalto a un banco, los ladrones no se pudieron llevar nada, pero en el curso de la "investigación" se perdieron más de doce mil quetzales.

Nunca en la historia el sector empresarial había estado tan bien servido como ahora. El ilustrativo caso de los combustibles es patético, puesto que si el Estado existe es simplemente para defender el asalto cotidiano a los consumidores justificando la venta a precios inexplicables de los derivados del petróleo.

Si la teoría tuviera fundamento, Guatemala pasaría ahora a ser el paraíso descrito por el neoliberalismo, puesto que la falta de controles, regulaciones y hasta de malos pensamientos, hace que la iniciativa privada no tenga límite alguno, lo que según la doctrina dogmática traerá bienestar sin parangón.


Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.