Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Vergüenza internacional
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 25 de noviembre de 2005

El vicepresidente Eduardo Stein la emprendió ayer contra tirios y troyanos, llamando amebas a los diputados al Congreso de la República y “vergüenza internacional” al sistema de justicia. Sus declaraciones generarán conflicto, pero la verdad sea dicha, le asiste la razón en mucho de lo que plantea porque todos los guatemaltecos y aun los observadores internacionales, coincidimos en que las instituciones en el país no están cumpliendo con su función. Lo peor de todo es que lo mismo podrían decir jueces, magistrados y diputados del Organismo Ejecutivo porque tampoco en esa instancia se observa un compromiso real para trabajar positivamente por el país y la politización partidaria está haciendo estragos.

Aliviados estamos los guatemaltecos con unas instituciones tan demeritadas y, además, hipersensibles a la crítica que se oponen a que se les señalen sus deficiencias. En el caso más grave, porque vulnera el Estado de Derecho que debe ser la piedra angular de la vida en sociedad, tenemos que aceptar que tribunales y agentes del ministerio público están fallando de manera garrafal. La Hora ha sostenido que ambas instancias fueron penetradas hasta sus cimientos en el marco del conflicto armado interno para que sirvieran de parapeto garantizando la impunidad durante la guerra.

Terminado el conflicto, jueces, magistrados y fiscales siguieron actuando igual, pero en vez de proteger a los militares y a los escuadrones paramilitares, se pusieron al servicio del crimen organizado. Honrosas excepciones hay, pero institucionalmente la situación ha sido esa y por lo tanto la necesidad de una revisión y depuración profunda era obligada. Se lo señalamos al fiscal Carlos Argueta cuando asumió su puesto y luego se lo hicimos ver por la misma vía editorial a Juan Luis Florido, pero ninguno quiso tomar en cuenta la advertencia de que estaban entrando a una estructura carcomida por compromisos con la impunidad.

Sentimos que el peor problema está en el Ministerio Público porque son los encargados de proveer las pruebas en los procesos. Si el MP falla, falla todo el sistema y eso lo saben los criminales. Y como se ha usado al Ministerio Público como brazo político para litigar por la prensa y perseguir selectivamente a determinadas personas, la politización de la justicia se ha incrementado.

Con jueces que se enferman súbitamente o fiscales que gozan viendo su fotografía en la prensa, es imposible que se pueda reparar el sistema. Hace falta mucho más que eso para que Guatemala deje de tener una administración de justicia que es, efectivamente, motivo de vergüenza internacional. No olvidemos, sin embargo, que en el MP está al frente un miembro de la GANA y por lo tanto la responsabilidad es plenamente compartida con el Ejecutivo.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.