Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Diez por ciento
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 28 de noviembre de 2005

La inflación acumulada en los últimos tres años, desde el momento en que se produjo el último aumento al salario mínimo, rebasa con creces el diez por ciento que ahora parece ser la oferta del Gobierno para superar el estancamiento generado en la Comisión Nacional del Salario por la enorme brecha entre la oferta empresarial y la demanda de los trabajadores. La inflación, que técnicamente es el aumento del circulante, se refleja y se mide por el aumento de precios en productos determinados y si en forma acumulada pasa del 20 por ciento, podemos suponer que en general quienes no han recibido aumento salarial han perdido por lo menos una suma igual en cuanto a su capacidad de compra.

Y en Guatemala la capacidad de compra de los estratos de menores ingresos, que son los que si acaso viven con un salario mínimo, es para subsistir. No se trata de capacidad para ahorrar ni para gastos superfluos, sino simplemente para cubrir algunas de las necesidades vitales. Y por ello es que el diez por ciento que ofrece el Gobierno y que está a punto de oficializarse, es de plano insuficiente de cara a la realidad económica del país.

Sentimos que es un peligro seguirle apostando a la paciencia secular del guatemalteco, porque si bien es cierto que nuestro pueblo parece aguantar con todo, también debe recordarse que cíclicamente le entra un aire con remolino y así lo hemos visto a lo largo de nuestra vida como nación independiente. Y es obvio que estamos llegando a niveles sumamente peligrosos porque la gente ya no puede seguir soportando la forma en que, en nombre de la libertad de mercado, se distorsiona por completo el concepto de la oferta y la demanda para caer en un mercantilismo absurdo y abusivo cuyo ejemplo más preclaro ha sido el impuesto por las importadoras de combustible, mismas que necesitaron de un tirón de orejas del Presidente para empezar a operar rebajas largamente pospuestas en el valor de las gasolinas.

Ya dijimos que la apuesta empresarial en la Comisión del Salario Mínimo fue evidente; sabían que a falta de acuerdo entre las partes le correspondería al gobierno de empresarios tomar una decisión. Eso significa que desde la primera reunión los dados estaban cargados y que la propuesta del sector laboral no tenía viabilidad alguna. Y lo confirma ahora el ofrecimiento gubernamental que ya trascendió, porque viene a preservar los intereses del sector patronal y a cumplir cabalmente con el papel de fiel guardián del punto de vista del empresariado en materia social. La jugada puede parecer buena, pero no está exenta de riesgos porque el hambre es el peor consejero de los pueblos.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.