Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El ángulo que falta
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 10 de diciembre de 2005

En su columna del jueves y en la de hoy, el colega Eduardo Villatoro comenta el análisis de situación publicado en el último número del Informe Guatemala de la Fundación DESC relacionado con la situación del Ejército en el gobierno de Berger. Creemos que es un buen análisis tanto del presente como de sus antecedentes, pero le hace falta un detalle que consideramos crucial para entender lo que ha ocurrido con las fuerzas armadas.

Tras el autogolpe de Jorge Serrano Elías, en la noche de su investidura como Presidente de la República, el licenciado Ramiro de León Carpio se comprometió a suprimir los gastos confidenciales que habían llegado a niveles escandalosos durante el gobierno de Serrano. Y cuando se realizó la reforma constitucional uno de los puntos clave fue la supresión de esas partidas de gastos secretos.

Pero como bien se dice, hecha la ley, hecha la trampa y quien era el poder tras el trono en el gobierno de Ramiro de León Carpio encontró la solución. El secreto del presupuesto militar permitiría a la Presidencia de la República seguir contando con esas partidas secretas y desde entonces el Ejército se convirtió en una especie de caja chica muy útil. Útil para la Presidencia porque de allí salían los fondos ilimitados para lo que quisiera el mandatario y útil para el Ejército porque ello le incrementó su poder político, toda vez que si antes era el ministro de Finanzas el que llevaba las maletas de los confidenciales, tras la reforma constitucional el conducto era el ministro de la Defensa y el Jefe del Estado Mayor Presidencial.

Y decimos que hace falta analizar ese ángulo para entender lo que ha ocurrido con el Ejército en el gobierno de Berger, porque a pesar de las reformas que se han hecho y los cambios en el mando, el secreto de los gastos militares continúa y sigue siendo la fuente para los gastos confidenciales que plantea el ejercicio del poder. Cuando se habla de la forma en que se prostituyó el mando militar y se analizan distintos factores que incidieron en la pérdida de poder político de las fuerzas armadas que ahora hasta corren el riesgo de desaparecer para dar paso a una Guardia Nacional patrocinada por Estados Unidos, hay que ver que la corrupción se extendió mucho más cuando se diseñó esa política de contubernio para usar al Ejército como fuente de recursos oscuros para los políticos en el ejercicio del poder. Y al entender eso, se entiende también que quien causó el último descalabro con la reducción de efectivos militares (mas no del gasto), fue también el causante de esa desviación profunda que al final derivó en un sucio contubernio.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.