Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sueño de migrante
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 12 de febrero de 2007

La anunciada visita del presidente George Bush a Guatemala ha despertado ilusiones entre los guatemaltecos que están siendo perseguidos en Estados Unidos por residir allá en forma irregular. Al día siguiente del anuncio oficial de la visita del mandatario norteamericano se produjeron reacciones de grupos de interés que presionan al Gobierno para que incluya en la agenda de las reuniones bilaterales entre los gobernantes de los dos países el tema de la migración ilegal y una petición concreta para promover una moratoria en las deportaciones.

Creemos que el Gobierno debe hacer todo esfuerzo por lograr para nuestros compatriotas, cuando menos, el mismo trato preferente que reciben salvadoreños, hondureños y nicaragüenses, porque no hay razón alguna para que los chapines sean los más perseguidos. Y no es cosa de recordar que buena parte del atraso del país tiene su raíz profunda en el freno que se puso a la modernización de la economía en 1954, cuando se devolvieron los plenos poderes a una oligarquía trasnochada que no tiene otra mentalidad que la del azadón, condenando a miles de ciudadanos del país a vivir en condiciones deplorables.

Evidentemente el problema no es resultado sólo de errores de este gobierno sino que desde la época del huracán Mitch, cuando los otros gobiernos de la región aprovecharon la coyuntura para extender la cobertura a sus compatriotas, los guatemaltecos descuidamos a la gente que ha emigrado y las consecuencias las estamos sufriendo ahora con las masivas deportaciones.

Y por supuesto que creemos que es urgente y necesario que se haga algo para ayudar a esos compatriotas, pero lo más importante es crear condiciones internas que frenen el flujo de esa migración que es constante y que le cuesta tanto a nuestro pueblo. Una migración que divide a las familias, que desarraiga a la gente y que implica sacrificios que no entienden quienes no los han vivido. Una migración que, tristemente, es el motor de nuestra economía que se vigoriza y fortalece con las remesas que envían mes a mes los guatemaltecos que viven ilegalmente en Estados Unidos, pero que es reflejo del sistema desigual que niega oportunidades a los más pobres que tienen que sufrir lo indecible para forjarse su futuro lejos de la Patria.

Ayudar al migrante tiene que ser un paliativo ineludible para el Gobierno, pero paliativo al fin de cuentas porque el problema es más profundo. El problema tiene que ver con la estructura misma de nuestro modelo económico que sigue siendo excluyente y que no ofrece oportunidades iguales para todos. Y ahora que estamos en período de elecciones, bueno sería que los candidatos hicieran el ejercicio de abordar esta temática para que los ciudadanos conozcamos cuál es su punto de vista y, sobre todo, cuál es su propuesta porque se trata de uno de los problemas medulares del país.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 100207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.