Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Agujero emblemático
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 5 de marzo de 2007

La casualidad quiso que de una manera muy gráfica y emblemática se pusiera de manifiesto la realidad del país para que aun aquellos con pocas entendederas pudieran darse cuenta de cómo andamos. El hoyo en el Barrio San Antonio, que aparentemente existía desde hace mucho tiempo pero no se veía porque el asfalto y las viviendas todavía lo cubrían, quedó al descubierto de pronto cobrando vidas y provocando pánico entre los vecinos.

Y simultáneamente el hoyo en que está metida la sociedad guatemalteca y su Estado, también apareció abruptamente cuando el asesinato de tres diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano y de su piloto puso de manifiesto una realidad que, como el hoyo del Barrio San Antonio, provocaba retumbos y temblores, pero se mantenía cubierta por el asfalto de la indiferencia de un pueblo que sabía de la limpieza social y del crimen organizado por el Estado, pero que se hacía de la vista gorda.

El problema principal del país no es que el crimen organizado haya penetrado al Estado; es que el Estado ha organizado su crimen y esa realidad es la que no quieren ver ni entender los encargados de gobernar al país. Porque una cosa es enfrentar a autoridades que responden a sobornos para facilitar las cosas a los capos del crimen y otra es enfrentar a autoridades que son los capos del crimen. La lucha se plantea en términos muy diferentes y mientras no se entienda esa correcta dimensión, seguiremos hablando pajas, dando palos de ciego y queriendo tapar el sol con un dedo.

El hoyo del Barrio San Antonio es como el hoyo en que metieron al país quienes debilitaron e hicieron inoperante al Estado. Se insistió tanto en reducir el Estado, en quitarle funciones y atribuciones, que lo redujeron a su mínima expresión, sin capacidad ni siquiera para defenderse a sí mismo, para cumplir con sus fines esenciales y el resultado de esa prédica tan consistente está a la vista. No tenemos Estado, no tenemos instituciones que funcionen y que puedan atender las necesidades de la población y las que hay están puestas al servicio de intereses ajenos de los de Guatemala.

Es emblemático tener un hoyo que mostrar gráficamente para ilustrar cómo es que dejamos que se fuera por el desagüe toda la reserva moral del país; es importante ver cómo en un agujero que es un pozo negro sin fin, se perdieron todos los valores que pueden servir para la construcción del civismo. Un hoy espantoso que amenaza con crecer, con irse tragando lo poco que queda alrededor es la patética realidad de un país en el que los políticos son como nuestra Conred, es decir, una partida de inútiles que a la hora de la verdad no sirven para nada. Son demasiados parangones los que podemos hacer entre uno y otro agujero. Pero la conclusión dramática es que no se ve la forma de taparlos.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 030307


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.