Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Como el hoyo de la zona 6
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 16 de marzo de 2007

Cuando se produjo el hundimiento en la zona 6, concretamente en el barrio San Antonio, señalamos que ese fenómeno era como reflejo de lo que pasaba en el país, pensando que en muchas cosas Guatemala se encuentra hundida en un agujero profundo cuyas dimensiones aún nos queda por establecer. Pero con el correr de los días nos damos cuenta que ese hoyo se vuelve emblemático en más de un sentido, puesto que así como con Guatemala, el hoyo impresionó y fue objeto de muchas publicaciones, pero al final de cuentas allí quedó, como si nada, sin que nada ni nadie parezcan ponerle atención al problema.

Lo más probable es que a falta de acciones, la tierra siga siendo socavada en las profundidades sin que sea visible la magnitud del daño; y como ya pasó el gran susto del hundimiento súbito y brutal, generador de noticias, ahora el tema se ha "enhuerado" como se nos enhueran casi todos en Guatemala. Y el hundimiento ni siquiera sirve para generar acciones de previsión para impedir que en otros sitios de la geografía nacional se vuelva a repetir lo mismo. El alboroto de los primeros días ha desaparecido y el hoyo está en una especie de olvido.

Por ello decimos que ese hoyo es reflejo de lo que ocurre con el país, puesto que casos como el de los asesinatos de los diputados salvadoreños, que destaparon la red de crimen organizado por la misma estructura de la Policía Nacional Civil, son también objeto de alboroto y alharaca temporales, de escándalo noticioso por unos días, pero sin que ello provoque reacciones para corregir los problemas, para solventar los males.

Mientras nos distraemos con visitas como la del presidente de los Estados Unidos, la de los delegados a la Asamblea del BID y las próximas de Evo Morales y los Reyes de España, por debajo sigue socavándose la estructura misma de la institucionalidad y de la viabilidad que tengamos como país. Las instituciones en su conjunto fallan, se vuelven inoperantes y dejan de cumplir con sus fines, pero igual que con el hoyo del barrio San Antonio, mientras no se desmorone otro gran pedazo nadie hará nada ni moverá un dedo. Es demasiado complejo meterse a escarbar el hoyo, a estudiar el terreno y a ver las dimensiones del agujero, así como sus posibles ramificaciones, no digamos soluciones. Mejor tender un cerco que aleje el problema de la vista de los curiosos y rogar para que no se agrande el hoyo de manera tal que tenga que volver a ocupar espacios en las primeras planas de los diarios o en los espacios destacados de los noticieros. Si pudieran echar una torta de cemento para aparentar que todo se resolvió, seguramente que lo haríamos en el más puro estilo chapín de "componer" las cosas.

Un hoyo emblemático que no debemos ignorar porque refleja mucho de nuestra Guatemala de hoy.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 150307


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.