Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La mano peluda
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 10 de abril de 2007

Bien se dice que del cielo a la tierra no hay nada oculto y lo mismo se confirma ahora que recibimos información de que los cambios sufridos por la Ley de Educación elaborada en el marco del Plan Visión de País fueron producto del trabajo de un señor de apellido Lavarreda quien es el sustituto de la Ministra de Educación al frente del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales, CIEN. Sabíamos que un ex ministro había influido gracias a que su esposa es parte de la numerosa asesoría que hay en el despacho de la cartera, pero según personas del propio ministerio, el mayor aporte vino de ese señor Lavarreda, lo que explica por qué pudieron decir que la señora Aceña no tenía nada que ver con los cambios que alteraron abusivamente lo pactado con los dirigentes políticos.

Hay definitivamente personajes que saben cómo tirar la piedra y esconder la mano y lo peor de todo es que debe tenerse en cuenta y ojalá lo haga el Tribunal Supremo Electoral, que han jugado papeles preponderantes y cruciales en el manejo y montaje de procesos electorales en lo que se descansa mucho en programas de cómputo que se encargan de hacer las tabulaciones respectivas. Porque es muy fácil guardar apariencias de absoluta corrección y técnicamente estar en lo correcto, como cuando una de las viceministras de Educación dijo que el Ministerio no tenía nada que ver con los cambios que la mano peluda introdujo en el texto del proyecto de ley elaborado por el Plan Visión de País.

Poco les importó que todo ese plan pueda irse por el tubo como resultado del abuso, porque al fin y al cabo vivimos en un país en el que no sólo los políticos tienen su propia agenda sino que también los técnicos y quienes presumiendo de serlo actúan para llevar agua a molinos particulares. Ciertamente el Ministerio de Educación no participó en la elaboración del mamarracho, pero la presencia de alguien estrechamente vinculado al grupo que durante tantos años dirigió la actual ministra, hace suponer que los vasos comunicantes funcionaron. Y es que el Ministerio se opone tenazmente a emitir el reglamento a la Ley vigente y está haciendo todo lo que pueda para evadir el cumplimiento de ese deber.

Y no es que el Congreso se entrometa en lo que no le corresponde cuando resuelve exigir al Ministerio emitir el reglamento respectivo, sino que está velando por el cumplimiento de las leyes que no pueden funcionar a causa de la negativa ministerial a emitir el reglamento que corresponde.

La alharaca publicitaria que se hizo sobre la mejor gestión de este gobierno empieza a desnudarse y con el tiempo veremos cómo se ha manipulado información y hechos para lograr una agenda muy particular. La historia se repite y como actuaron en el TSE, promoviendo su propio rollo, lo hacen ahora desde el Ministerio.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 090407


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.