Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Falta de seriedad
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 14 de abril de 2007

Es comprensible que cualquier político pregone por todos los medios que goza del apoyo y respaldo de la casi totalidad de los eventuales electores. De hecho prácticamente todos lo hacen y dicen, por lo que no debiera ser motivo de análisis siquiera la declaración de doña Rigoberta Menchú, expresada en España, en el sentido de que tiene el respaldo del 75 por ciento de los guatemaltecos porque, al fin y al cabo, se trata de otra exageración propia de un político tradicional en campaña.

Pero cuando vemos que esas declaraciones son corolario de otras en las que ella se queja porque en Guatemala es discriminada por ser mujer, indígena y fea, como mentirosamente dijo que la trataba la prensa ?así, en general? de nuestro país, es sumamente peligroso que ella mienta en el extranjero con tal desfachatez porque cuando se conozca su real posición entre el electorado, tan pobre que hasta su candidato a vicepresidente zafó ya bulto, la opinión pública internacional podría pensar que ha sido víctima de una manipulación de la "minoría blanca" en contra de la mujer indígena que goza del pleno respaldo de la población.

Creemos que cada político puede hacer lo que le venga en gana para posicionarse, pero cuando compromete al país es preciso señalarles las mentiras. Doña Rigoberta Menchú tuvo especial cuidado de no decir, siquiera, que hasta los indígenas del continente rechazaron la solicitud que hizo para ser apoyada en la declaración final de la Cumbre realizada en Guatemala. Mientras el comunicado final de ese encuentro expresó apoyo a Evo Morales como líder indígena, hay un absoluto silencio en cuanto a la Premio Nobel, extremo que no es casual.

Nos tendremos que ir acostumbrando a los resbalones políticos de la candidata presidencial porque todos deberemos recordar también que ella no es política ni tiene la menor experiencia o conocimiento en esa materia. Y sus armas para crecer serán siempre las de presentarse como la mujer más popular del país, a quien las estructuras de dominación de una sociedad racista le impide llegar al poder. Esa imagen le ha rendido abundantes frutos en el pasado y no hay razón para que no haga la misma apuesta ahora.

La Hora ha sostenido siempre que vivimos, en efecto, en una sociedad racista que discrimina al indígena, pero si bien creemos que es necesaria la participación política de los miembros de cualquiera de las etnias que conforman nuestra diversidad racial, también creemos que debe haber seriedad para que no se haga daño con el tema. Combatir el racismo demanda compromiso serio y no histriónico y lamentablemente la señora Menchú evidencia una total falta de seriedad, no digamos madurez, para hablar en función política

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 130407


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.