Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Se perdió el control
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 30 de mayo de 2007

Parte del proceso de liberación de la economía fue la creación de un sistema de abastecimiento de combustibles en el que el Estado renunció a toda capacidad de ejercer algún control sobre los precios. La teoría era que la oferta y la demanda fijarían el valor real del petróleo, pero quienes pensaron en esa idea, que abandonó la existencia de un fondo compensatorio diseñado para paliar momentos de crisis, no se dieron cuenta que en Guatemala existe un oligopolio conformado por las pocas empresas que se dedican a la importación del crudo y tampoco se entendió que siendo un producto extremadamente sensible por su impacto en todo el proceso económico, la renuncia a toda forma de control podría tener consecuencias.

Ayer el director de Hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas dijo que no hay forma de evitar los incrementos que han llevado ya el galón a cifras de 30 quetzales en algunos expendios y que, según sus propias estimaciones, todavía seguirán produciéndose sin que se pueda predecir hasta donde llegaremos.

En el momento actual se dice que el incremento es porque el aumento de la demanda mundial sobrepasó la capacidad de producción de las refinerías. En otras palabras, no es que el crudo haya subido de precio, sino que fueron las petroleras que manejan el proceso de refinería las que lo hicieron y por ello en todo el mundo hay valores que no son congruentes con el precio del petróleo crudo.

Quienes se están hartando con esta situación son las petroleras. En países como el nuestro, simplemente las autoridades se cruzan de brazos y, como alguna vez dijo el presidente Berger, si acaso le piden a Dios que no siga subiendo el precio. En otros países, sin embargo, se han puesto las pilas y el Congreso de los Estados Unidos, por ejemplo, ha legislado para contener la voracidad sin límite de los abastecedores de las estaciones de servicio, dictando medidas para establecer cuál es el margen de utilidad que están teniendo las petroleras en esta crisis.

En Guatemala ni siquiera nos tomamos la molestia de averiguar qué está pasando y hay funcionarios que vinculan el alza a la "crisis del Medio Oriente", recurriendo al más trillado de los estribillos. Esta crisis es de carácter especulativo, simple y llanamente, provocada por las petroleras para incrementar sus ganancias y se aprovechan de la creciente debilidad de los Estados que de manera voluntaria decidieron renunciar a su poder regulador, lo cual indudablemente tuvo un precio que fue pagado con creces a los políticos que les hicieron el favor de eliminar cualquier traba, control o regulación, para generar ya no un libre mercado, sino un sistema de total libertinaje en el que el consumidor se queda sin posibilidad de defensa. Cuando la codicia rompa el saco, vendrán nuevamente tiempos de regulación y forzarán al Estado a retomar su papel regulador.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 290507


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.