Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Boicot malicioso
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 10 de junio de 2007

La actitud asumida por varios de los bloques parlamentarios al boicotear cualquier esfuerzo para aprobar la creación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala CICIG, no puede verse sino como parte de un complot malicioso para asegurar la impunidad a los grupos del crimen organizado que operan como poderes paralelos y con influencia y hasta control de los órganos de investigación y de justicia del país. Superados los obstáculos de la anterior CICIACS y con el dictamen favorable de la Corte de Constitucionalidad, sólo los más comprometidos con el poder paralelo y oculto pueden estar objetando la creación de un instrumento que está llamado a ser auxiliar en una lucha frontal contra el crimen organizado en el país.

Es tal la actitud de muchos bloques que algún medio de prensa dijo que la simple mención de la CICIG basta y sobra para ahuyentar a los diputados. Del Frente Republicano Guatemalteco no sorprende la actitud, puesto que no sólo tratan de proteger al líder del partido de investigaciones independientes, sino a muchos de sus miembros y de sus candidatos. En ellos puede verse la negativa a apoyar a la CICIG como un acto de sobrevivencia porque, al fin y al cabo, es el partido de la impunidad organizada, para parafrasear aquella calificación que en su tiempo hicieran del MLN sus propios dirigentes que lo llamaron el partido de la violencia organizada.

Pero que otros partidos políticos se presten al juego del FRG, con todo y lo evidente de la maniobra de esa agrupación, es inaudito y totalmente fuera de lugar porque constituye un golpe a la esperanza de un pueblo que anhela combatir la impunidad. No existe, seguramente, problema de tanta envergadura para la sociedad guatemalteca como la existencia de un sistema que protege a los criminales de todo tipo y que les garantiza que nunca serán tocados por la ley, no importa la dimensión y magnitud de sus crímenes

Es una verdadera vergüenza el proceder de varios de los diputados al Congreso de la República que de manera descarada rompen el quórum cuando se trata de discutir el tema de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, porque hacerlo es rechazar el esfuerzo que hacemos muchos guatemaltecos, con el apoyo de la comunidad internacional, para entrarle al problema más agudo y profundo que tenemos en el país y que nos impide garantizar el imperio de la ley como instrumento de orden y seguridad.

De nada sirve la oferta de mano dura o que hablen de seguridad total si no hay compromiso en temas tan puntuales como CICIG porque ese instrumento es una garantía de que el país hará algo para romper el manto que ha servido para proteger a asesinos, a secuestradores, a corruptos y narcotraficantes, responsables todos del descalabro moral del país. La seguridad sólo será resultado del imperio majestuoso de la ley.

Fuente: www.lahora.com.gt - Nota editorial - 080607


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.