Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Vaya que no hay tratado
Por la dirección editorial de La Hora - Guatemala, 24 de junio de 2007

La ausencia de un tratado de extradición con Colombia nos evita el bochorno de tener que solicitar que el capo del narcotráfico Otto Herrera fuera puesto a disposición de la justicia guatemalteca, porque conociendo la forma en que ésta procede se podría afirmar que Guatemala es posiblemente el país menos apto para juzgarlo y, si en el muy remoto e improbable caso se le llegara probar algo para condenarlo, también seríamos el país menos apto para garantizar su permanencia en la cárcel.

Para quienes aún creen que no hemos llegado a la condición de Estado fallido, basta ver nuestra absoluta incapacidad e impotencia frente a una figura del crimen organizado como Otto Herrera para entender que estamos a años luz de alcanzar las garantías de que el Estado podría actuar en la aplicación de la ley. No estamos hablando de acciones extraordinarias ni de manifestaciones estatales desusadas, sino que de lo que cualquier Estado en el mundo tiene que poder garantizar como una de sus funciones esenciales, es decir, el cumplimiento de la ley y su aplicación a quienes delinquen.

El caso de Otto Herrera es importante porque nos permite hacer una rápida radiografía del sistema para entender que no estamos en capacidad de poder manejar un proceso contra una persona con tanto poder. Si en Colombia se dice que ofreció varios millones en efectivo a sus captores y sabemos que en su residencia en La Cañada fueron incautados más de 15 millones de dólares, debemos entender que es capaz de disparar cañonazos que nuestras autoridades no podrían resistir. Y aunque Guatemala tuviera preeminencia en la solicitud de extradición y la captura de Herrera hubiera sido por gestión nuestra, es seguro que no podríamos garantizar su permanencia en la cárcel mientras se ventila el proceso porque aquí hasta delincuentes de poca monta logran evadirse sin consecuencias, no digamos alguien que puede comprar no sólo a los funcionarios de presidios sino a sus más altos superiores.

Un Estado puede tener problemas para cumplir con sus obligaciones de dar educación y salud a su pueblo si carece de recursos y hay tenaz oposición al pago de impuestos, pero lo que ningún Estado podría dejar de hacer es administrar correctamente la justicia porque en el marco de la más absoluta impunidad el carácter de fallido es irrefutable. Y ese es el caso que se desnuda ahora cuando se vio al Fiscal General hablando de que nuestro país podría pedir la extradición de Herrera, porque no creemos que ningún guatemalteco haya pensado que era un paso prudente, por mucho que legalmente tuvieran que darlo para no incurrir en responsabilidades, puesto que todos los que vivimos en Guatemala sabemos perfectamente que hubiera sido imposible cumplir con aplicar la ley al individuo Otto Herrera.

Fuente: www.lahora.com.gt - 230607


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.