Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La ofensiva pistocracia
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 28 de agosto de 2007

Cada proceso electoral tenemos la oportunidad de confirmar que vivimos un sistema político muy peculiar en el que al final de cuentas lo determinante y decisivo no es ni la ideología, ni el mensaje, ni la personalidad de los candidatos, sino que en resumidas cuentas, el tamaño de las contribuciones que alguien es capaz de recoger, puesto que todo se decide con base en la capacidad de realizar cuantiosas inversiones no sólo para la necesaria y costosa propaganda, sino que también para movilizaciones que muestren presencia y aseguren voto, así como para disponer de los mecanismos de verificación el día de la elección.

El micropartidismo que tanto se señala en el país y la proliferación de candidaturas demasiado pequeñas, tiene una estrecha vinculación con el tema económico. Alguien podrá decir que aquellos partidos que no tienen capacidad de disponer de buenos financistas no tienen por qué existir y menos por qué participar, pero cuando reflexionamos un poco sobre la cuestión vemos el verdadero problema.

Y es que los guatemaltecos, como los electores de muchos países como el nuestro, votan pero no eligen realmente porque los que eligen son los que tienen dinero para aportar y apostar a ciertas figuras. ¿Cree usted que esos aportes son de gratis, patrióticos y desinteresados? Si usted está convencido de que así es, entonces creerá que vivimos en el sistema perfecto y que los más pistudos hacen el favor de elegir bien para compensar los "errores de las masas". Pero cuando sabemos que el capital no actúa de manera desinteresada, tenemos que entender que nuestra mal llamada democracia es en realidad una pistocracia mediante la cual quienes tienen el dinero se aseguran disponer de todas las facilidades comprando a los políticos desde antes de que lleguen al poder.

¿Por qué Guatemala es uno de los países más desiguales y con mayor brecha social de todo el mundo? La respuesta está en que el ejercicio del poder en nuestro país es para beneficio de quienes eligen a los gobernantes y esos son, cabalmente, los que les encumbran poniendo dinero suficiente. Puede surgir un buen candidato, capaz y honesto, además de visionario, pero si no tiene un centavo para hacer campaña porque el gran capital no lo toma en cuenta, se quedará como un enano político sin que ni su figura ni sus ideas, no digamos sus propuestas, puedan trascender.

Por supuesto que para algunos es éste el sistema perfecto, porque podemos decir sin rubor que el pueblo elige a sus autoridades libremente en elecciones incuestionables. Sin embargo, cuando vemos que para pedirse cartas en un proceso electoral hace falta vender literalmente el alma al diablo (aunque el diablo se disfrace como quiera), tenemos que entender que nunca el país revertirá esos índices de inequidad porque el sistema está hecho para que el que tiene plata pueda siempre acumular más porque aquí el billete es poder, no el voto.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.