Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Los golpes finales
Por la redacción de La Hora - Guatemala, 5 de septiembre de 2007

Dijimos la semana pasada que las horas finales de la campaña serían marcadas por la sucesión de golpes propios de campaña negra y la verdad es que se nota en el ambiente que son muchos los factores que están tratando de influir a su manera, con acciones que tienden a sembrar dudas y crear confusión, para ajustar el resultado electoral al gusto de los intereses de poderosos sectores. No cabe la menor duda que la elección no es algo que quienes ejercen poderes ocultos en el país no van a dejar totalmente a la libre, porque al fin de cuentas se sabe que en Guatemala la gente puede ir a votar, pero la elección real la hacen quienes tienen algún poder y lo usan para influir y manipular a la población.

Las campañas negras pueden ser de variado tipo, desde las más burdas cuya negrura salta a la vista por la forma descarada en que se realizan, hasta las más sofisticadas que son las más eficientes porque tienen la apariencia de ser pura y objetiva información para el elector. Pero todos sabemos que se pueden manipular hechos, datos y situaciones, para llevar agua a los molinos de determinados sectores y esas acciones tienen la característica de que no se pueden ni percibir ni mucho menos calificar como actos de campaña negra porque la opinión pública los recibe con carta de veracidad.

Creemos que el sistema electoral guatemalteco tiene serias deficiencias que atentan contra el ejercicio de la verdadera democracia y de lo que se ha dicho a lo largo de esta campaña nos parece que pocas expresiones son tan profundas y válidas como aquella que sostuvo que el pueblo vota pero no elige. Y si queda duda de ello, la forma en que se le condiciona aun en las últimas horas del proceso es una muestra de cuán condicionada está nuestra pobre y debilitada democracia. Por si no fuera suficiente que el dinero sea el que determine realidades, resulta que existen también otros mecanismos que se usan para complementar la inducción del voto.

Cuando vamos llegando al final del proceso se hace evidente que el modelo nuestro está dando abundantes señas de agotamiento, de inutilidad para el cumplimiento de sus propios fines y que como colectivo social tendremos que buscar medidas para corregir las más agudas deficiencias. Tenemos que revisar seriamente el sistema del financiamiento de los partidos políticos para terminar con el control que genera esas campañas chatas, sin ideas innovadoras ni propuestas de cambio porque todos los que quieren financiarse tienen que jurar su compromiso de apego a las reglas de juego del sistema. Tenemos que establecer control para evitar la manipulación de las encuestas que se presentan como objetivas sin más garantía que la palabra del encuestador. De lo contrario, con un sistema que presenta tantos agujeros, estaremos garantizando la hipoteca de nuestro futuro político dispuesta por quienes ponen el dinero para financiar la actividad de los partidos políticos.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.