Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El viaje irresistible
Por Lucrecia Cofiño de Prera - Guatemala, 31 de enero de 2005

La obra en pequeño formato de la artista Rosa Elena Curruchich se encuentra durante el mes de febrero en Cantón Exposición, la galería de arte de la Fundación G & T Continental, en Cuatro Grados Norte.

Todas las obras, 500 en total, forman parte de la colección privada de Marta Méndez de Woods.

En ellas se puede observar el recorrido de Curruchich a través del tiempo y el desarrollo de su pintura durante diferentes etapas. En un principio, se observan los entornos menos definidos y detallados, así como los personajes con ciertas variaciones en las proporciones anatómicas. Posteriormente, la artista encontró una solución más uniforme para desarrollar sus figuras y una manera para precisar, meticulosamente, los detalles físicos como facciones y gestos corporales, así como los característicos pormenores de los dedos de las manos y los pies. De la misma forma reproduce la naturaleza, los elementos arquitectónicos y el ornato de los escenarios; vestimentas, disfraces, herramientas y objetos tradicionales. Todos los detalles le parecen relevantes.

Rosa Elena Curruchich se muestra fascinada ante un mundo colmado de significativas oportunidades que invitan a una reunión y a la buena correspondencia de unas personas con otras. Explora, con gran sensibilidad, compromiso y sentimiento lúdico, las alegrías y tristezas de los ciclos de la vida humana, así como los valores y principios que se refuerzan a través de los ritos esenciales de los grupos sociales.

Los innumerables personajes que pululan por los pequeños escenarios mantienen una actitud alerta, las expresiones ávidas y los ojos abiertos, llenos de admiración, ante las situaciones que comparten. La obra de Curruchich se puede incluir en la corriente del arte que se reconocía como popular o naíf, ya que presenta las características de una estética no sofisticada, autodidacta y alejada de la academia, descubre soluciones personales para la escala y perspectiva, usa una rica paleta de colores, además se refiere a motivos y temas locales que se suscriben a un regionalismo específico.

En cuanto a la composición, las pequeñas pinturas presentan una gran variedad de posibilidades y de ritmos, manejo de relaciones espaciales y de atmósfera. La mayoría de ellas se complementa con un texto explicatorio que describe el tema, recurso que posiblemente adopta de la tradición de los exvotos.

Rosa Elena Curruchich, nieta de Andrés Curruchich, fue la primera mujer artista de San Juan Comalapa. Enfrentó, tanto por su condición de género como por su dedicación a una tarea poco habitual entonces, el rechazo, egoísmo y ostracismo de parte de su familia, así como del resto de la comunidad.

El tamaño de sus pinturas, que no alcanzan más que unos pocos centímetros en cada uno de sus lados, es un recurso del que echó mano para que su dedicación al arte pasara desapercibida y pudiera viajar a la capital con su obra oculta entre un perraje.

Es poderosa la presencia que irradian las miniaturas de esta magnífica y valiente artista, que con el eterno asombro de su mirada nos comparte su universo, de una manera íntima, familiar e irresistible.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.