Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Acción, pues!
Por Lucía Escobar - Guatemala, 24 noviembre de 2004
lucia@elperiodico.com.gt

¿A quién le puede salvar la vida una hojita de papel?

Mañana se conmemora el Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, una fecha en la que todas las guatemaltecas deberíamos juntarnos para expresarnos y exigir a las autoridades que, de una vez por todas, aprueben las modificaciones al Código Penal.

Estos cambios en la legislación guatemalteca son imprescindibles para frenar un poco la ola de asesinatos contra nuestro género. Por lo menos en lo que se refiere a los cometidos por cónyuges, novios, pretendientes y otros conocidos, que según estadísticas son el 31por ciento.

Entre otras cosas, la nueva ley castigará con cárcel, los golpes, amenazas y maltratos que un gran porcentaje de mujeres recibe de parte de familiares o parejas. Así se evitarán tragedias como la que sufrieron Ingrid Acevedo y su hija Filia de 11 años de edad, quienes fueron asesinadas la semana pasada. Lo más trágico del asunto es que en la bolsa de la madre encontraron una resolución judicial o medida de seguridad por una amenaza de muerte que recibió. ¿A quién diablos le puede salvar la vida una pinche hojita de papel? Pero si las autoridades hubieran accionado contra la persona que la amenazó, tres vidas se habrían salvado. Y digo tres, por que Ingrid estaba embarazada cuando la mataron.

Las modificaciones a la ley han sido trabajadas por excelentes profesionales guatemaltecas como la abogada Hilda Morales Trujillo, a quien Amnistía Internacional nombró este año Embajadora de Conciencia. Y son apoyadas por Susan Villarán, relatora de la ONU; por la Red de la No Violencia Contra la Mujer, por la Fiscalía de la Mujer, por la PDH y por todas las personas que realmente están interesadas en un mundo más justo en donde las mujeres dejen de morir como moscas.

Y a usted, señor diputado, ¿le interesa?

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.