Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Fútbol y abuso sexual
Por Lucía Escobar - Guatemala, 7 de septiembre de 2005
lucia@elperiodico.com.gt

Los diputados lo habrían declarado santo.

Ángel David Sanabria Álvarez, futbolista seleccionado, tiene una denuncia en la Fiscalía de Petén por violar a una niña de 11 años, que además esta embarazada. La nota salió escondida entre las decenas de páginas que exaltan cada uno de los movimientos de la Selección Nacional de Fútbol. Pero si hubiera sido un gol del mismo Sanabria, estoy segura que tendríamos su foto hasta en la sopa, Berger ya le hubiera regalado una casa y los diputados lo habrían declarado santo.

Este es un tema muy delicado que demuestra cómo el machismo desgraciado de este país es alimentado por todos los guatemaltecos en todas las profesiones. Los directivos de la Selección son cómplices de ese delito al mantener en sus filas a gentes así y, además, si es cierto lo que dice un periódico, al ayudarlo a burlar el arraigo migratorio. Los medios de comunicación también, al minimizar la noticia y defender al acusado, exaltando datos que no tienen nada que ver, como son la nacionalidad de la niña o el monto de la indemnización que pide con todo derecho la familia de la víctima. Y usted también, cuando vaya hoy al Estadio y se idiotice ante 22 hombres corriendo atrás de una pelota, y se olvide de la niña violada por uno de ellos.

Por respeto a las miles de guatemaltecas que no se pierden un partido de fútbol, que apoyan con sus porras, trabajo, entusiasmo y sincero afecto a la Selección nacional, la Confede tiene la obligación de convocar a una conferencia para aclarar esta situación y explicar por qué esconden este tipo de delitos.

Mujeres de Guatemala: unámonos, expresemos nuestra rabia y nuestra solidaridad con esta niña, no permitamos más estas cosas. Mañana puede ser usted o su hija.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.